Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Tragedy Girls

Tragedy Girls

Todo por un “Like”

tragedy girls

Ver ficha completa

  • Título original: Tragedy Girls
  • Nacionalidad: USA | Año: 2017
  • Director: Tyler MacIntyre
  • Guión: Chris Lee Hill, Tyler MacIntyre
  • Intérpretes: Alexandra Shipp, Brianna Hildebrand, Josh Hutcherson
  • Argumento: Obsesionadas por la violencia y por ser populares en el instituto, dos amigas dan caza a un psicópata.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

 photo tragedygirls_1_zpsmm4zfrxz.jpg

Amigos lectores de esta web: la intimidad ha muerto. Ha sido asesinada. Un crimen colaborativo en el que todos, incluido tú mismo, hemos participado. La autopsia ha determinado que ha muerto por sobredosis de un coctel de pensamientos de Facebook, de imágenes de Instagram y de breves sentencias de Twitter. En esta nueva sociedad no importa ya lo que vive dentro de ti, solo serás valorado y levemente recordado por lo que muestres al mundo. Y me refiero al mundo en toda su extensión, pues enseñarte a unas decenas de conocidos no tiene sentido alguno habiendo millones de personas en todo el globo a las que fascinar… lo único que importa es estar, da igual que estés por una caída, porque estrenes una camiseta o porque te la quites en directo en Periscope. Tantos likes, tanto vales. Filmes como Nosedive de la 3ª temporada de Black Mirror, o la cinta que nos ocupa, son un retrato de anticipación del futuro inmediato en el que la habilidad para las cyber-relaciones sociales será tanto o más necesaria que para las reales.

Por desgracia esta película que os traemos hoy no se aleja de la realidad que vivimos: su historia tiene puntos en común con varios crímenes acontecidos en esta década, en los que estudiantes han subido a la redes sus violentas hazañas contra amigos y compañeros (hablando de esta cinta, “El rincón oscuro” indicaba, por ejemplo, el caso de Cassie Jo Stoddart asesinada por dos compañeros de clase que subieron después a Youtube toda la planificación y los instantes posteriores a la ejecución) Al ser cine, tiene el poder de usar esta realidad para la reflexión y el análisis sin renunciar a sacar buenas sonrisas al espectador.

Obsesionadas por la violencia y por ser populares en el instituto, dos amigas dan caza a un psicópata con el fin de aprender de él los trucos de la profesión. Al ver que éste no está muy por la labor de educarlas, ambas deciden continuar los asesinatos con su sello y utilizar su manejo de las redes sociales para posicionarse, como adalides, frente a la oleada de violencia que asola su localidad. Mientras su popularidad crece afloran las diferencias entre ambas.

¿De quién se ríe Tragedy Girls? El espectador asiste al cachondeo de este dúo de asesinas acompañándolas, con una sonrisa en el rostro, mientras matan a diestro y siniestro a cualquiera que se ponga en su camino. Se ríe de su propio reflejo de la sociedad miope en que se retrata pero, al mismo tiempo, se considera exento de formar parte del grupo por la frontera que crea la propia pantalla de cine. La descacharrante sucesión de tripas, cuchilladas y muertes aparatosas, unida a una postproducción plagada de corazones virtuales que salen de la pantalla, coloridas cámaras lentas y ediciones virtuosas con música indie de fondo, dotan al producto de una acertada levedad, frivolidad estilizada, que encantará tanto a espectadores descerebrados que buscan sólo diversión salvaje, como a aquellos que, después de un rato, comiencen a sentirse molestos con lo que están observando. Y es que Tragedy Girls tiene mucha más miga de lo que aparenta y decide llevar su discurso hasta las últimas consecuencias con una conclusión brillante por su valentía y por regalar una sonrisa final a los espectadores más críticos: una sonrisa que tendrá un poquito de patada en cierta parte…

Como asistente habitual de festivales de cine, siempre me fascina la fiesta que se monta en una sala llena de aficionados al fantástico cuando se produce un crimen brutal en pantalla. Si la cinta es como la actual entiendo cierto jolgorio de la platea, pues existe una fuerte intención jocosa en la planificación del suceso. Pero muchas veces el gusto por la sangre, por la herida, por lo bruto, crean aplausos y silbidos que, lejos de enriquecer la experiencia, sacan completamente al espectador del espíritu del film. Así que, querido lector, disfruta a tope del viaje, pero no dejes de plantearte de qué se ríe Tragedy Girls.

En la claqueta tenemos a Tyler MacIntyre, que ya hace un par de años demostró talento en esto de afilar comedias con Patchwork, en la que dibujaba las neurosis femeninas en un zombi formado por distintos trozos de cuerpos de mujeres dotados de voz propia. En esta ocasión su presupuesto crece y también lo hace el resultado y la calidad. Como en su anterior trabajo, sabe sacar partido a la vis cómica de sus actrices: Brianna Hildebrand (la negasonic de Deadpool) encarna con acierto a Sadie Cunningham. Y con igual soltura se maneja la bellísima Alexandra Shipp con su personaje de McKayla Hooper. Dos Apellidos, Cunningham y Hooper, que esconden la sana intención de MacIntyre (que coescribe el guion) de homenajear el género Slasher del que esta película es indudable deudora. Y si dentro del Slasher clásico tuviéramos que buscar una cinta que compartiera adn con ésta, sin duda alguna hablaríamos de Heathers (Escuela de jóvenes asesinos) en las que unos adolescentes encarnados por Christian Slater y Winona Ryder se libraban de los compañeros más guays de su instituto… de esos crímenes llegan estos lodos. Ambas muestran una juventud poco o nada supervisada por sus padres; arrastrados por corrientes mediáticas donde el principal valor social carece de base y parece marcado exclusivamente por ideales de marketing. Una deriva que, comparando ambas títulos, no hizo más que crecer con los años. De hecho aconsejo revisar la película de los 80 antes o justo después de ver esta otra.

Cerrando la reseña, esta Tragedy Girls es un buen pasatiempo para cualquier aficionado del cine de género. Su marcado carácter de cinta adolescente no la aleja de abordar con análisis y espíritu crítico la violencia que desarrolla. Contiene humor casi siempre afinado y bastante valentía a la hora de explorar los límites de la corrección política de estos formatos. Pese a estirar en determinados momentos algunas situaciones, para ganar en duración, desde luego el resultado destaca frente al mar de mediocridad que suele darse en esté género de psicópatas con espinillas.

Imágenes de la película

 photo tragedygirls_2_zpsy8bwoe92.jpg

 photo tragedygirls_4_zpshgyteha9.jpg

 photo tragedygirls_3_zps0fv3t5ev.jpg

Lo mejor: Buenos actores en un guion valiente, sangriento y divertido.

Lo peor: Cierta caída de ritmo hacia la mitad pese a su poca duración.

Vuestros comentarios

1. dic 11, 00:11 | Mountain

Muy buena pinta, gracias Tito Jesus, habrá que verla!

2. dic 21, 02:09 | José Armando

Esto parece una mezcla de “Natural Born Killers” con alguna de las películas de los hermanos Wayans, habrá que ver como se las ingenian para entretenernos no solo con sangre y risa fácil…

Veremos…

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.