Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Trash Fire

Trash Fire

Jugando con fuego

Trash Fire Review

Ver ficha completa

  • Título original: Trash Fire
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2016
  • Director: Richard Bates Jr.
  • Guión: Richard Bates Jr.
  • Intérpretes: Adrian Grenier, Angela Trimbur, Fionnula Flanagan
  • Argumento: De vuelta a la casa de su abuela, Owen tendrá que enfrentarse a las consecuencias del incendio que causó hace años.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Trash_Fire_Interior_zpsjehu72mf.jpg

El tercer trabajo de Richard Bates Jr. vuelve a incidir en los pilares fundamentales de su filmografía hasta la fecha: las relaciones familiares tóxicas y la religión como causa de alienación dentro de un entorno suburbano. Las herramientas para diseccionar estas obsesiones siguen siendo también las mismas, todavía sin pulir. Si en “Excision” unas gotitas humor negro y la sucinta ración de oníricas escenas truculentas servían para analizar el complejo de Dios y la represión; “Suburban Gothic” nos presentaba un retrato más ligero sobre la soledad, donde de nuevo la disfuncionalidad del núcleo familiar se erigía como lo más terrorífico de la pócima, siendo bastante intrascendente a pesar de unas sólidas interpretación. Aquí encontraremos un hibrido entre estas dos aproximaciones, todo por mostrar, que no analizar, el comportamiento de seres execrables.

“Trash Fire”, que así se llama ese tercer trabajo, muestra a un director y guionista maduro pero igualmente decidido a imponer su propia visión sobre el cine de género, le pese a quien le pese. De tal modo nos enfrentamos a cine de autor hasta sus últimas consecuencias, con una agradecida marca persona, aunque lejos de los resultados, en cuanto a diversión, que podría ofrecer un terror más convencional. El miedo como tal no hace acto de presencia durante el metraje hasta sus últimos instantes; de hecho se repite en parte el esquema de “Excision”, sin la fuerza de ésta. Eso sí, y aquí hallamos otra deje característico, la dirección de actores es absolutamente formidable. Hablamos de una cinta coral donde los personajes, pocos pero bien dibujados, tienen una historia que contar, y además lo hacen con encomiable energía. Algo de agradecer a sus intérpretes, pero que simplemente es fiel reflejo del cuidado y mimo que este director vuelca sobre sus creaciones. Más o menos repugnantes, el conjunto de seres detestables que ha conseguido acumular Bates, bajo el cobijo de su pluma, merecen un amplio respeto dada la fuerza de su mirada. A este respecto me quedo con muchísima ganas de saber qué tipo de persona protagoniza su próxima obra.

La primera media hora sirve para presentarnos a esos personajes odiosos e insoportables como sólo John Waters, gran amigo de Bates, podría dibujar. Owen es un capullo bulímico con ataques de epilepsia, además su misantropía es la muestra palpable de un trauma infantil que le persigue durante horrendas pesadillas: De pequeño provocó de manera involuntaria un incendio que terminó con la vida de sus padres y arruinó el físico de su hermana pequeña. Por si fuera poco, tras quedar huérfanos fueron puestos al cuidado de su abuela beata, una mala bestia que maltrató psicológicamente a sus nietos hasta provocar la huida de Owen, el cual abandonó a su hermana sin poder enfrentarse a su deformidad física. Con semejante percal es normal que este muchacho sea un hijo de puta de primer grado al que no soporta ni su psicóloga.
La hostilidad de la que hace gala Owen es el motor de una comicidad cruel que funciona a la perfección entre la dupla formada por Adrian Grenier (“Cecil B. Demente”) y Angela Trimbur (“Final Girls”), especialmente porque esta última se convierte en la réplica perfecta al interpretar a una mujer paciente e hipnotizada por la fuerte personalidad de su chico. Que ambos acaben convirtiéndose en padres parece una broma del destino, pero afortunadamente será lo que detone la visita a la vieja casa familiar, dando un giro radical a “Trash Fire”; hasta el momento una comedia negra sin el mínimo ápice de peligrosidad, muy en paralelo con los trabajos más blancos del mentado Waters.
No obstante debemos reconocer la efectividad, y aquí se nota la experiencia, de unos diálogos siempre lo suficientemente macarras para atraer la atención del espectador. Sin embargo no os engañaré: esta presentación es larga y se salta las normas de cualquier thriller al uso, por eso señalaba a esta película como puro “cine de autor”, provocando dudas sobre lo que realmente estamos viendo. ¿Terror, drama? La mezcla viene demasiada aguada en sus partes como para ofrecer una respuesta directa, quizás por eso mejor dejarse llevar y disfrutar con los altibajos de sus partes. Efectivamente, esa “diferencia” es el peaje por ver algo original, aunque luego los resultados, al igual que con “Suburban Gothic”, sean insatisfactorios a nivel global.

Bien, ya tenemos a nuestra pareja de protagonistas en el caserón donde la abuela crió a sus nietos bajo la estricta palabra del catolicismo y donde la hermana de Owen permanece reclusa de su propia deformidad. Por cierto, observamos una feroz crítica religiosa en diferentes puntos de la trama, a un nivel más incisivo que en los anteriores trabajos de Bates. A costa del cristianismo tenemos algún que otro gag potable, los más cómicos protagonizados por Caleb, un divertido Matthew Gray Gubler (“Suburban Gothic”), fanático evangelista tontorrón e inofensivo. El contrapunto perfecto a la maldad en estado puro que representa Fionnula Flanagan (“Los Otros”), la famosa abuela del cuento. Mientras que Caleb se preocupa genuinamente por el embarazo de su hermana y la peligrosa relación que mantiene con Owen, la abuela Violet destila un veneno terrorífico, siendo su presencia el único motivo para incluir a “Trash Fire” es un portal especializado en cine de género. A estos personajes, siempre al filo de una realidad extrema, debemos sumarles a Pearl, interpretada por AnnaLynne McCord, la musa que dio vida a Pauline en “Excision”. Esta vez de forma más secundaria, McCord se erige en portavoz de la locura más visible, pero una caracterizada por los adjetivo “frágil” y “lamentable”, también marcada por la deformidad física, reflejo de la psíquica. Precisamente, el apartado dramático va ganando terreno a mitad de la trama, convirtiendo a “Trash Fire” en una película incómoda desde cualquier punto de vista. Pero no todo van a ser lágrimas: entre sáfica perversión de piel quemada; tele predicadores propicios para la masturbación religiosa; serpientes robadas a abusones de escasa conciencia; reproches de todo tipo e indiferencia emocional se va pasando el rato de forma rápida hasta converger la tragedia. Que no por esperada deja de ser más traumática.

“Trash Fire” termina de sopetón, otro deje personal de Bates, buscando impactar a un espectador demasiado confuso como para aportar el corazón necesario al incendio que nunca vemos en pantalla. El fuego purificador es aquí un vehículo para los intereses particulares, el odio que despierta lo incomprensible a la gente corta de miras. Una lectura interesante si tenemos en cuenta quien acaba de entran en la Casa Blanca. Pese a tratarse de una obra de ficción, la realidad está dolorosamente presente en la desdicha que se nos presenta.

Por supuesto, y a pesar de un presupuesto exiguo, el apartado técnico y visual cumple con creces para este cuento sobre personas horribles. Un peldaño por encima de “Suburban Gothic”, y otro por debajo de “Excision”; el último trabajo de Bates debería marcar un punto y aparte en la filmografía del norteamericano. Es decir, vista como una especie de trilogía, estas tres películas ganan por encima de sus partes, pero algunos podrán acusar de repetitivo y falto de contenido al estilo de Bates, no sin cierta razón. Se requiere una nueva dirección, quizás más firme, en el próximo trabajo de este joven cineasta, por otra parte más honesto que muchos de sus coetáneos.

Ni me ha convencido ni me ha desagradado. “Trash Fire” no era lo que esperaba, sobre todo viendo lo que representa su primera hora y media al más puro estilo “Senfield”, y lo peor es que no se trataba del terror suburbano, lleno de vicio, que prometía su tráiler. A pesar de esta pequeña decepción, debo alabar la fuerte personalidad de su director, aquí desatado en el retrato de unas personas que podrían estar allí fuera intentando enredarnos en sus miserables vidas. ¡Abracemos la misantropía!

Imágenes de la película

 photo Trash_Fire_1_zpsbywecgiv.jpg

 photo Trash_Fire_2_zps5x3bbkin.jpg

 photo Trash_Fire_3_zpsvq6borqt.jpg

Lo mejor: Intérpretes e inteligentes diálogos.

Lo peor: Argumentalmente no tiene una dirección clara, requiriendo de una longitud de metraje excesiva para contar muy poquita cosa.

Vuestros comentarios

1. nov 14, 23:04 | tito Jesús

Pues a mí me pareció divertidísima, cada vez que la vieja mete una pulla me parece que la película sube enteros. Y algunas contestaciones del protagonista, que por otro lado me parece un auténtico gañán, roza la genialidad

2. nov 16, 13:25 | Zalomero

No he leído la reseña, más allá del apartado Lo Mejor/Lo Peor, pero algo me dice que sigue más los derroteros de Suburban Gothic (ni la pude terminar) que de Excision (me fascinó).

Ains, con lo que prometía este director… :( Aún así le dará una oportunidad para juzgar por mi mismo.

3. nov 18, 05:46 | Ch

Tenia ganas de ver alguna peli, entre a Almas y me entusiasmo “Trash Fire” hasta que lei que era peor que Excision y ahi decidi arriesgar y perder el tiempo en otra cosa, y eso fue “The Monster” , ya que estoy me paso por la ficha de esa.

4. nov 18, 22:54 | nameless

De acuerdo con la crítica.

Viéndola pensaba lo mismo.Qué me quieren contar y a dónde va ésto.

Pelín mejor que Suburban Gothic (mala) y años luz de Excision.

Una pena porque está bien dirigida.

5. feb 2, 21:10 | Mr Zombie

Yo debo decir que simplemente me ha encantado y es la sorpresa mas agradable del año pasado. Me gusta su director y esperaba algo bueno de esta nueva peli, pero he quedado impresionado, ya que no pensaba que me gustaria tanto.

Esta es de las de repetir en un futuro proximo junto a la de Melanie, Under The shadows y The eyes of my mother. Por decir solo algunas de las que seguramente vueva a ver un dia de estos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.