Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Twixt

Twixt

Un mal sueño de Coppola

Twixt Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Twixt
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2011
  • Director: Francis Ford Coppola
  • Guión: Francis Ford Coppola
  • Intérpretes: Val Kilmer, Bruce Dern, Ben Chaplin
  • Argumento: Un escritor de terror venido a menos da a parar con un pueblo que esconde un terrible misterio.

45 |100

Estrellas: 2

Twixt Grande

Hall Baltimore es un escritor de terror que acude a un perdido pueblecito para firmar libros. Allí se verá involucrado en una serie de crímenes, con un extraño sheriff también escritor, un grupo de góticos nómadas y un antiguo crimen que puede prolongarse hasta hoy. Una magnífica historia para un escritor en franco declive y que no consigue una historia propia. La presencia en sus sueños de E. A. Poe y una joven llamada V terminará por dinamitar las barreras entre lo ficticio y lo real.

Twixt es una película que cabrea y mucho. Cabrea a todos aquellos que se declaren fanáticos de Coppola, el clásico obviamente; también cabrea a todos los amantes de las buenas historias bien narradas. En general, va a molestar a todos aquellos que sepan ver el potencial desaprovechado de un guion escrito por el mismo Coppola. Una historia que de base prometía un horror gótico onírico mezclado con metalenguaje literario y cinematográfico capaz de mandar de nuevo al manicomio al pobre John Trent. Sin embargo, una injustificable tendencia a burlarse del espectador, un lenguaje gráfico algo artificioso merced al exceso de efectos digitales y una falta de dirección agónica hacen subir peligrosamente la bilirrubina en el espectador.

Bueno, ya sabéis quien está metido hasta las cachas en este proyecto. Un Francis Ford Coppola, con el rumbo absolutamente perdido, que produce, escribe y dirige este caro proyecto independiente de terror (¿?). Y digo caro porque siete millones de dólares deberían dar para algo más que un buen plantel de actores desaprovechados y un exceso de pantallas de croma, que me parece sonrojante para un director experimentado. No me entendáis mal, el uso de las nuevas tecnologías digitales es estupendo para el desarrollo del séptimo arte, no obstante habrá que saber usarlas con medida y no dejarse llevar como un adolescente incontrolado. Un buen ejemplo sería el sabio uso del 3D que ha realizado Martin Scorcese en su última obra, La Invención de Hugo. Entiendo que Twixt parte de un diseño de producción distinto, más experimental y menos costoso, pero me tendrán que explicar para que se mete Coppola en las nuevas tecnologías si no aportan nada a la historia ni a su presentación: un acabado demasiado artificial y sintético para algunos de los efectos especiales realizados por ordenador. Justo es reconocer que el juego cromático entre grises y rojo, para las escenas transcurridas en sueños, es muy agradable y sugerente, pero otros trucos tienden más a lo cómico (¿el aparato dental?) que a generar la sensación de desasosiego que se merecía un mundo onírico repleto de referencias vampíricas y góticas, así como referencias a la sórdida América profunda. No voy a recorrer la trayectoria de un director tan completo y fundamental para el cine moderno como es Coppola, baste decir que el ya mayor cineasta se ha cubierta de mierda hasta las orejas.

Otro de los implicados sería el famoso actor Val Kilmer. Tampoco voy a repasar su carrera porque daría para un artículo completo, y aunque actualmente no emprenda proyectos de renombre, quizás porque su transformación en armario ropero esté cerrándole puertas, creo que Kilmer no ha dejado atrás su talento en absoluto. Se podrían desarrollar inquietantes paralelismos con la carrera y cintura de Marlon Brando, muy bien traídos si nos acordamos de la trilogía de “El Padrino”, la cuestión es que si algo merece la pena de Twixt es Val Kilmer. Seguro que muchos reiréis ante semejante afirmación, pero a un servidor le da igual ver en pantalla a un Steven Seagal rubio si sabe el papel que se lleva entre manos. Y como escritor venido a menos y algo perdido en lagos de wiski lo clava. Además, debe ser el único del elenco que ha pillado el sentido final de este largometraje. Kilmer sabe que está trabajando en una comedia y así lo hace ver con una labor interpretativa que desborda una inusitada capacidad para reírse de su personaje. Realiza una interpretación bastante ligera que casa adecuadamente con el cinismo e histrionismo que despliegan respectivamente Ben Chaplin, como Edgar Allan Poe, y Bruce Dern como sheriff pasado de rosca. Con respecto a sus compañeros más jóvenes, ¿pues qué queréis que diga? Mención negra especial a lo insulsa y anodina que se muestra Elle Fanning, una jovencita que ya demostró en Súper Chocho los lamentables gustos de Hollywood. Aunque supongo que la gran culpable de la “desorientación” de los actores más jóvenes será la dirección artística de Coppola, no me cuesta nada imaginarme al abuelo enfocando a sus actores hacia los roles absurdos, para casar mejor sus actuaciones con la esencia incongruente que rodea a su film.

No olvidemos que su propio director ya avisaba que se trataba de cine experimental, que sería una orgía de sensaciones visuales y un montón de chorradas más… al final, todas esas palabras huecas se demuestran de una prepotencia ciega cuando analizamos la forma que presentan las piezas del puzle y como se ha decido Coppola a montarlas.

El arranque de Twixt es muy prometedor, una maravilla para aquellos que gocen de los entresijos de la escritura de terror. Por un lado tenemos un buen puñado de referencias imprescindibles. A la mente nos vienen nombres como Twin Peaks, La Boca del Miedo, Stephen King, Anne Rice, Poe, Lovecraft, Jóvenes Ocultos e incluso la mismísima versión de Drácula que rodase Coppola. Prometedores nombres que realmente están embebidos en la ambientación del más puro gótico americano, y es que el pueblo donde transcurre la trama transmite la magia cerrada de la Nueva Inglaterra de mediados del siglo pasado. La evocación surge de los distintos misterios que rodean al pueblo de marras: un hotel abandonado donde pasó unas noches Poe, un reloj de siete caras que nunca da la hora correcta, un escritor en busca de inspiración con problemas familiares, un grupo de góticos hippies (los cuales dan bastante asquito, todo hay que decirlo), unos asesinatos modernos con estacas de por medio, un antiguo crimen con tintes “cristianoatormentados”… ¿alguien da más? Porque con semejantes ingredientes John Carpenter nos hubiese regalado una joya oscura – como ya lo hiciese con la única e irrepetible En la Boca del Miedo –, ¿y que hace Coppola? No sé si será porque en realidad nunca ha sabido ser un director de género, y aquí es cuando aprovecho para decir que sus viejas películas me gustan pero nunca les he dado una prioridad especial, o porque realmente quería contar una historia de la forma más retorcida posible (como probablemente sugiera su título: Twist = Retorcido), la cuestión es que esto no es cine de autor, si no una tomadura de pelo.

El gran trauma para el espectador medianamente inteligente llega cuando a los cincuenta minutos de metraje (y se agradece que solo dure hora y media) toda la narración, el fino equilibrio entre realidad y sueño, se ve roto por una patética degeneración en la narrativa que empieza a mezclar al azar las diferentes piezas sin ningún tipo de objetivo. Incluso algunas escenas, la sesión de espiritismo por ejemplo, rozan el ridículo más pueril.

Dice Coppola que esta obra se basa en ciertos sueños personales. Como más de un crítico ya ha apuntado, resulta complicado contar con eficacia un sueño a otra persona. Sobre todo cuando dicho sueño desciende hasta los abismos de lo irracional y de las experiencias personales. Es muy probable que la persona que escucha tu sueño acabe perdiendo el interés cuando más estás disfrutando con los entresijos de tu propia paranoia. ¿La solución con Twixt sería dejarse llevar por la experiencia onírica de Coppola? ¿Sumergirse en ese mundo imaginario “maravilloso” donde nada tiene un sentido concreto? ¿Disfrutar de las bonitas imágenes que asaltan nuestra visión? No amigos, ni eso. En un gesto bastante hipócrita con respecto a la magia del cine, que Coppola debería llevar en la sangre, la película termina con un absoluto “bluf”, una burbuja que estalla delante de nuestras caras en un sinsentido muy bien explicado: “os he tomado el pelo…” y así el único que se había dado cuenta era Val Kilmer, su papada nos mira desde la pantalla como diciendo: “yo he intentado avisaros”. La película se obsesiona con indicarnos continuamente que lo importante es el final, que la clave reside ahí… ¡Ja! Preparos para la tremenda conclusión todos los que oséis a ver Twixt; no tengáis a mano objetos contundentes o podéis quedaros sin televisor.

Una perdida de tiempo, un tropiezo muy grande, una forma muy cara de vilipendiar el cine independiente, la peor manera de tirar a la basura unos ingredientes perfectos. Tras el impacto inicial, ni la ambientación onírica, ni los pequeños detalles metalingüísticos consiguen salvar Twixt. Teniendo escenas de una potencial abrumador (¿y como no iba a ser así cuando el mismo Edgar Allan Poe tiene la oportunidad de hablar sobre su obra más famosa?) y un importante factor vampírico que debía haber provocado terror, sensualidad y culpabilidad a partes iguales, todo queda en una tomadura de pelo monumental. Solo nos resta rezar porque Coppola recupere algo el rumbo, o deje la profesión de director y se dedique a producir obras ajenas – como ya hiciese con la resultona Jeepers Creepers –.

Por mi parte, una absoluta decepción.

Tráiler

Lo mejor: Val Kilmer y la estética onírica.

Lo peor: Su guión hace aguas, con uno de esos finales que no podría justificar ni la madre de Coppola.

Vuestros comentarios

1. jun 21, 11:00 | jpamplo

100×100 de acuerdo contigo, menudo desastre!!!
Para empezar Coppola pone en su contra al público, teniéndolos como gilipollas poniéndose y quitandose las gafas durante los primeros 40 minutos, que no son en 3d.
Mientras en pantalla vemos a Kilmer metido en una trata con todo el aroma de un libro de stephen King (escritor atascado busca inspiración en un pueblo americano, rodeado de misterios pasados y presentes y acosado por extrañas visiones) pero en las obras de king los tintes de humor sirven para dar veracidad a la trama, y en este caso el humor logra todo lo contrario, y desinfla una história que podría dar mucho mucho juego. A la mitad del filme la sensación que tienes es que o algo se te ha escapado, o te están tomando el pelo de mala manera.

El mundo onírico termina por ser cargante, y el intento de Coppola por hacer algo del estilo de David Linch es para “lincharlo” , pues al final parece que estás viendo una “scary movie” inspirada en Pwin Peaks.

El final es ridículo? No lo sé, espantado por el desastre (adoro a Coppola desde el padríno hasta Tetro), me salí de la sala 10 minutos antes de terminarla.

2. jun 25, 16:06 | Mr Zombie

aun no la he visto, pero esta pendiente para visionado. No me han gustado las ultimas de tito Coppola, y por lo que aqui se cuenta, parece que esta tampoco va a ser su resurgir.

Debo decir que en esta ocasion no estoy de acuerdo con maese, respecto a la Fanning; A mi me parece una enorme actriz, que curiosamente antes de trabajar con papi F.F. lo hizo con la hija Sofia, en una buena pelicula por cierto. esta chica tiene cara de oscar de Hollywood, en cuanto enganche una peli de las “oscarizables”.

Lo de Super8, me quedo a solas con el bueno de Wallestein, defendiendola a capa y espada. Bueno, alguno mas queda que aprecia el sabor de los 80 al estilo actual.

Un saludo.

3. jun 25, 17:38 | Bob Rock

Jpamplo.- Pues no añado más ;)
Si llegas a ver el final… ¿sabes la ambulancia de A Serbian Film? Pues te veo con el gotero dentro ;P

Mr. Zombie.- Desde luego ahí ya es un tema de gustos. Me refiero a la nena Fanning. Para mi simboliza unos cánones de Hollywood que a veces han hecho mucho daño (precisamente ayer estuve viendo documentales y leyendo sobre mi amada Norma Jean), y me dan rabía y no lo puedo evitar. Es que no veo que es lo que hace bien en pantalla, me parece que poner “carusas de penica” no es aportar mucho a la interpretación.

Por otro lado, ya lo he dicho: Twixt es una película que cabrea y mucho. Ojo, con tan malas expectativas seguro que al final alguien la acaba disfrutando. Porque alguna cosilla tiene, pero el final… madre mía… destruye todo lo bueno…

Opiniones, opiniones… al final, la vas a ver y vas a sacar tus propias conclusiones, ¿verdad?

Abrazo!!

4. jun 29, 17:24 | Tboneporn

Asi es,hagan caso a la critica y ahorrense este engendro.Una lastima.

5. jun 30, 03:07 | John Trent

Respecto a la película, antes de leer la reseña no tenía buenas vibraciones. Esto no ayuda. Pese a todo, la veré un día de estos, al menos para opinar con criterio. Miedo me da.

Respecto a Elle Fanning, Bob, ya sé que pasas un poco del cine comercial, pero en Súper 8 pienso que actúa bastante bien.

Respecto a Val Kilmer, creo que si le va mal con esto podría reciclarse de doble de Steven Seagal para las escenas peligrosas.

6. jul 13, 20:29 | karlexus

es una mierda de pelicula, me dormi 20 minutos y creo que no me perdi de nada, el final es como para enterrarle agujas en las uñas a Coppola… abstenerse de ver esta verguenza o atenerse a las consecuencia.

7. sep 3, 03:06 | Gatocazador

Cada vez que veo a alguien perder el tiempo escribiendo una reseña tan larga solo para poner a parir a un dios del cine, me entran realmente nauseas.
Cuando estrenes tu película, podrás empezar a quejarte, hasta entonces solo serás un fracasado más que despotrica contra los que SI son capaces y tienen redaños para hacer lo que les apetece detrás de una cámara.
Pdt: No me ha gustado la película, pero no soy nadie ni para despotricar de ella ni para lamerle el culo a los que lo hacen.

8. sep 3, 11:34 | Bob Rock

Gatocazador.- A mi aun me asquea más ver como otros pierden el tiempo criticando al que critica. ¿Dios del cine? No conozco a ningún Dios. Si tu mismo reconoces que no te ha gustado la película de tu Dios… ¿qué sentido tiene tu comentario? Si algo es una mierda se dice y punto, porque no me estarás lamiendo el culo, no serás nadie para desproticar contra la película, pero parece que besas por donde caga F.F. Coppola y sí los tienes bien puestos para poco menos que insultarme. ¡Qué paradójico! Además no tienes ni puñetera idea de lo que puedo hacer además de reseñar (ni me voy a dignar en decírtelo), como todo fanático descerebreado solo ves en dos dimensiones.

Un saludo

9. sep 3, 16:09 | Sísifo

Gatocazador: Si no tenemos derecho a decir que este film es horrendo, tampoco lo deberíamos haber tenido para decir que “El padrino II” era sublime. Hay que estar a las duras y a las maduras. Y lo siento, pero “Twixt”, que encima no te gusta ni a ti, es un desastre. Si no puedes asumir que Coppola haya hecho esto, búscate un especialista que te ayude. La vida está repleta de cosas incomprensibles que debemos encajar…

10. nov 3, 09:34 | bafometh729

Jai pipol:

No haciendo caso a las críticas, porque llevamos una temporada que no coincidimos, me la ví ayer. ¡¡Joder!!, una mier pinchada en un palo y con moscas revoloteando. Puntuación: 10/100.
Bob Rock una crítica muy acertada. Me gustaría haber podido contradecir la reseña para daros en las narices (en el buen sentido) pero me ha sido imposible, cuando la mierda es mierda, todos estamos de acuerdo. Para mí Coppola solo tienes unas tres o cuatro películas buenas en la que no incluyo la sobrevalorada Drácula.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

11. nov 3, 17:54 | RedRum

Es horrenda concuerdo con bafometh729 en la nota. De lo peorcito del año, interesante visualmente, basura argumentalmente. A mí Coppola me gusta mucho y twixt es lo peor que he visto de él.

12. jul 1, 21:48 | MY

Menudo truño. Casi no la soporto ni viendola planchando, ni limpiando el polvo ni pasando la aspiradora. De lo peor que he visto este año. Y mira que toy viendo morralla ultimamente.
Saludos genteeee¡¡¡¡

13. jul 9, 04:16 | Irulan

A mi si me gustó la película, y sobre la “trama retorcida” que dicen ustedes, yo no estoy de acuerdo ¡Es muy simple! solo se trata del accidentado y bizarro camino para llegar a escribir una novela.
No sé si les suena el nombre de Silvio Rodriguez. Es un cantante cubano a cuya canción más famosa “Mi Unicornio Azul” la gente le ha encontrado miles de significados, cuando solo se trata de un lápiz BIC. Con esta película se da exactamente el mismo caso. Para qué tanto drama.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.