Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Vampiros en La Habana!

Vampiros en La Habana!

Entre copas

Vampiros en la Habana

Ver ficha completa

  • Título original: ¡Vampiros en La Habana!
  • Nacionalidad: Cuba | Año: 1985
  • Director: Juan Padrón
  • Guión: Juan Padrón, Ernesto Padrón
  • Intérpretes: Animación
  • Argumento: El descubrimiento de una poción que permite a los vampiros salir a la luz del día enfrentará a dos grandes clanes. En medio de todo, Pepito un vampiro cubano más preocupado por la salsa y la piña colada.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

vampiros en la habana photo VampHab03_zpsiit7kgeg.jpg

Hierbabuena, huevo de camaleón, corazón de lagarto, sangre de colibrí, ají, piña colada, extracto de tiburón, ron, sal y azúcar sin refinar. Los vampiros amateurs están de suerte y es que Almas oscuras rinde homenaje al Vampisol, la famosa fórmula anti solar que Juan Padrón inventó en 1985 para sus sanguijuelas cubanas.

¡Vampiros en La Habana! es la animada y divertida historia de Werner Amadeus, un científico de los Cárpatos cuya pócima secreta permitirá a los vampiros dejar de trasnochar, para así servirse chupitos de plasma a plena luz del sol. ¡Chúpate ésa Edward Cullen! Después de ejercer como conejillo de indias, su sobrino Pepito se convertirá en el protagonista de esta delirante historia de enredos y persecuciones.

Qué bien arranca. Su genial prólogo narrando la presencia vampírica a lo largo de la historia hasta 1870, momento en el cual los chupasangres deciden organizarse. Por un lado, la Capa Nostra instaurada en la costa este de Estados Unidos y presidida por Johnny Terrori; por otro lado Grupo Vampírico de Conde Drácula con sede en Düsseldorf. Tras varios intentos fallidos con perros vampiro, Amadeus consigue dar con la supuesta receta perfecta, pero en vampiros humanoides no surge el efecto esperado y Vlad el Empalador dice adiós a su carrera como rondador nocturno. Auf wiedersehen Amadeus, willkommen Cuba.

El contexto no es fortuito. Padrón quiso situar la guerra entre vampiros en un momento importante para Cuba, los últimos días de la dictadura de Machado, mostrando así la represión policial y la revolución en las calles. El dibujante cubano no siembra duda alguna sobre su posicionamiento político, pero no satisfecho con describir ese conflicto decidió juntar a dos clanes vampiros en disputa por el Vampisol. Sólo falta que los Rage Against the Machine se marquen un concierto en plena La Habana para desatar el apocalipsi. Aprovechando la tirada de la mafia en los años veinte y treinta, Chicago también es retratada como una ciudad habitada por vampiros alcaponienses. Los estereotipos no faltan, desde el vampiro yankee con afán de controlar el mundo, hasta el italiano fastidioso pasando por el descarado gallego (español).

En medio de todo el meollo se encuentra Pepito, que ignora su condición de vampiro y se dedica a tocar la trompeta, trapichear con sus compinches y sacar de quicio a la policía del régimen de Machado. El continuo movimiento de nuestro protagonista y los secundarios imprimen un ritmo trepidante a la película dejándonos sin respiración durante su tramo final donde las incesantes persecuciones no parecen tener fin. Queda claro, pues, que no necesitamos hincar el diente para que unos colmillos se armen de cachondeo y jolgorio.

Imágenes de la película

vampiros en la habana photo VampHab02_zpsqxk5n7gs.jpg

vampiros en la habana photo VampHab05_zpsgkzkxdvc.jpg

vampiros en la habana photo VampHab04_zps5qzdcd4m.jpg

Lo mejor: su prólogo.

Lo peor: agota el último acto.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.