Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Visible Scars

Visible Scars

Las gemelas asustan dos veces

visible scars grande

visible scars posterHace diecisiete años, Mike Gillis asesinó a una joven madre de dos bonitas gemelas. Aquel despiadado hombre raptó a las niñas para satisfacer el deseo de su mujer por tener hijos. Los años pasaban y para mantener la “seguridad” de las niñas, que crecían encerradas en el sótano de una pequeña cabaña escondida en los profundo del bosque, aquel hombre seguía matando y matando, hasta acabar con su propia esposa. Hasta el día en que un incendio acabó con su vida y derrumbó la casa sobre las pobres niñas.

Presente: Stacy viaja hasta la cabaña de su tío, sita apropiadamente en los mismos bosques donde años atrás Gillis cometiera sus fechorías. Ella quiere escapar de los maltratos de su novio y recuperar algo de la estabilidad perdida. Una vez allí, comienza a oir voces infantiles que llaman entre lloros a su madre; muerta de miedo, Stacy comienza a temer por su salud mental. Mientras, el detective Black continua la investigación del asesinato y desaparición que ocurrieron hará diecisiete años, por fin el rastro parece dirigirle hasta un bosque donde una chica intenta dilucidar el significado de sus “visiones”.

Por si fuera poco, los amigos de Stacy, desconocedores de los abusos de su novio, llevan a ésta hasta la cabaña donde la joven buscaba recogimiento: como títeres, todos nuestros protagonistas convergen en medio de un terrible caos sobrenatural.

De nuevo es Estados Unidos la responsable de un misterio sobrenatural que apesta a conceptos desgastados, que no necesariamente aburridos. Supongo que los más puristas no comulgaréis con esta propuesta de corte tan tradicional, sobre todo a nivel argumental, pero reconozcamos que los lugares comunes aportan una comodidad al espectador innegable, amén de que las penas con calidad lo son menos. Claro está que mucha calidad debería albergar Visible Scars (hasta el nombre es demasiado típico) para obviar su absoluta falta de sorpresa, amén de una sinopsis que parece un extracto de la Biblia (os aseguro que en su redacción poco hay de mi propia cosecha).

¿Será una buena cinta o un bodrio de los muchos que atormentan al sufrido fanático del horror? Se trata de una duda de la que tardaremos en salir, el estreno de este thriller será en 2012, pero en fecha aun por concretar. Lo que al menos sabemos es que Richard Turke su director y co-guionista (junto a él, completa el libreto un desconocido Thomas L. Fergusson), no cuenta con una filmografía digna de reseñar y tampoco parece un experto dentro del género. Al menos ha sido bendecido con un casting resultón y temible a la vez.

Encabezando el reparto nos encontramos con Jillian Murray, una de esas actrices jóvenes que está subiendo como la espuma gracias a no decirle que no a nada. ¡Alto malpensados! No estaba hablando de su capacidad para hincar rodilla en tierra ante desaprensivos directores o productores viciosos. No, me refería a su capacidad para abordar distintos géneros, muy alejados entre sí, con la misma soltura, que no es otra que la propia de una actriz guapa (muy guapa esta morenaza) pero sin mucho talento. Solo hace falta revisar su tristona participación en dos películas del género que nos interesa, The Graves y Forget me Not, para darnos cuenta que, a pesar de poder triunfar en Hollywood, esta chica nunca será una actriz de carácter. Pero, ¿a quien queremos engañar? Una producción de estas características debía contar con un rostro joven y atractivo a través del que transmitir miedo al espectador, ¡nadie ha dicho que deba ser buena interprete! (Lo siento Belén Rueda)

Junto a ella, pero no en pantalla puesto que interpreta al “loco” Gillis, contamos con el conocido Tom Sizemore, cuyo nombre encontraréis en los créditos de casi una centena de títulos que van desde la clásica Acero Azul hasta Asesinos Natos. Una sólida adquisición que contrasta con la curiosidad de ver de nuevo en acción a Hanna Hall, aquella niña que gritaba “corre Forrest”, para acabar revindicando el mito adolescente en Las Vírgenes Suicidas o enfrentarse al psicótico Michael Myers en la revisión de Rob Zombie.

Curiosidades aparte, ahí tenéis el trailer para juzgar por vosotros mismos si la falta de creatividad hollywoodiense está enterrando su forma de entender el cine o, por lo menos, tendremos con Visible Scars hora y media de entretenimiento tan simple y directo como su título.

Vuestros comentarios

1. ene 28, 01:12 | Bob Rock

Hola Almas Oscuras.

Y aquí, coinfidencialmente, os voy a decir lo que de verdad me llamó la atención de este thriller: la cara de los hippies (imagen derecha/arriba).

Creo que hablan por si solas!!

Un saludo!

2. ene 28, 01:57 | MASP

Si a Tío Bob le ha llamado la atención habrá que verla. Además sale Tom Sizemore, a alguien más le cae simpático este cabroncete?

Otra más en la lista de pendientes.
La Virgen! No doy a basto!
Este finde quería ver “Beneath The Darkness” con el versátil Dennis Quaid haciendo de capullo, que lo borda el mamón en el trailer.

Qué buen actor y qué desaprovechado, de verdad. Esa “Enemigo Mío” que no se la pierda nadie, por Dios!!

Saludetes.

3. ago 25, 16:47 | Bafometh729

Jai pipol:

Puntuación: 10/100

Por belcebú, la primera hora te duermes y el resto es una mier pinchada en un palo. Si por lo menos hubiese habido un par de tetas … Esta película tiene de todo para haber sido un buen entretenimiento pero como finalmente carece de todo y aderezado a ritmo lento, ¡qué queda! pues la consabida mier. Unos Fx pocos y muy cutres, interpretaciones de segunda regional, un guión visto mil veces, una puesta en escena nula, acción de vergüenza ajena, y un final para echarse a reir. Una auténtica pérdida de tiempo. Por favor Bob, no la veas aunque te haya llamado la atención

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.