Almas Oscuras Home

Todo el cine de terror independiente por tan solo 1,95 €: descúbrelo

Novedades en nuestro catálogo de películas

Estás aquí: Página de inicio | Categorías

Categoria: Slasher

Silent Night

Nunca te sientes en el regazo de Santa Claus

Silent Night

  • Título original: Silent Night
  • Nacionalidad: USA | Año: 2012
  • Director: Steven C. Miller
  • Guión: Jayson Rothwell
  • Intérpretes: Jaime King, Malcolm McDowell, Donal Logue
  • Argumento: Un tipo disfrazado de Santa Claus asesina, de manera brutal, a los habitantes de una pequeña población.
Diversión:  4
Terror:  3
Originalidad:  1
Gore:  3
VALORACIÓN:
3 /5

Silent Night

Una pequeña población famosa por su concurso anual de Santa Claus (lo que provoca que sus calles estén infestadas de tipos vestidos de rojo y con barbas postizas), se verá desbordada por un maníaco asesino vestido, precisamente, de tan insigne personaje, que se dedicará a asesinar todo aquel que se le cruce por delante sin piedad alguna.

Todavía no tengo claro si los popes del terror sienten una necesidad entre morbosa y enfermiza por pervertir a su antojo todos los valores positivos que transmiten unas fiestas tan señaladas (sí, ya sé que mucha gente odia la navidad y que el porcentaje de suicidios se dispara en estas fechas), o si sencillamente sienten una especial animadversión hacia el gordo de barba blanca que sienta en su regazo a miles de niños de todo el mundo mientras les susurra secretos al oído (nunca me ha gustado Santa Claus. No me inspira confianza). Sea como sea hay algo que resulta evidente: si estás metido en una película de terror y de pronto te cruzas con un mastodonte vestido de Santa Claus - o Papá Noel, como se le conocía en mis tiempos – que probablemente sujete un enorme hacha en su mano derecha (en la izquierda sujeta un saco en el que guarda las cabezas de sus últimas víctimas), no lo dudes ni un instante… huye. Huye como si acabaras de ver al mismísimo diablo reclamando tu alma a gritos. Seguir leyendo…

Ver reseña completa, trailer e imágenes

Lo mejor: Divertida y entretenida. Sin más... Eso sí, os aconsejo acercaros a ella con las expectativas moderadas.

Lo peor: Guión y el personaje del sheriff.

POR: Joan Lafulla el 15/12/12
TAGS:
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 6
COMENTARIO/S
 

Inbred

¡Vivan los paletos de pueblo!

Inbred Póster

  • Título original: Inbred
  • Nacionalidad: Alemania/UK | Año: 2011
  • Director: Alex Chandon
  • Guión: Alex Chandon, Paul Shrimpton
  • Intérpretes: Jo Hartley, Seamus O'Neill, James Doherty
  • Argumento: Un grupo jóvenes delincuentes urbanos son condenados a realizar servicios a la comunidad en un extraño y remoto pueblo llamado Yorkshire. ¿Serán amables los lugareños?
Diversión:  3
Terror:  3
Originalidad:  1
Gore:  5
VALORACIÓN:
3 /5

Inbred ext

Un grupo jóvenes delincuentes urbanos son condenados a realizar servicios a la comunidad en un extraño y remoto pueblo llamado Yorkshire. Un incidente menor con uno de los lugareños se transforma rápidamente en una pesadilla delirante, empapada de sangre para todo el grupo…

Muchos sois los que ya habréis oído hablar de este curioso film del director “Alex Chandon”, incluso algunos tuvisteis la oportunidad de disfrutarla en el Festival de Sitges del año pasado. Lo cierto es que fue un film que se hizo notar, obteniendo criticas positivas en su mayoría, además de gozar de una tráiler promocional más que sugerente.

El argumento es sencillo: un grupo de jóvenes problemáticos se reúnen junto a dos instructores para realizar una excursión a un pequeño pueblo aislado de la civilización compuesto de una población un tanto extraña con instintos psicópatas y de comportamientos anormales. Es obvio que de “Inbred” lo único que uno no puede esperar es encontrarse con un drama, en seguida se palpa ese tono cómico enfermizo del film, así que quede claro que “Inbred” no es un producto que se pueda tomar en serio; abusa demasiado del humor negro, tanto es así que resulta absurda en todos los sentidos inclusive para mí; y es que estas producciones solo tienen dos salidas o caer en gracia o por el contrario en desgracia. Seguir leyendo…

Ver reseña completa, trailer e imágenes

Lo mejor: las muertes y su mala leche.

Lo peor: su tono cómico, sus primeros minutos y su gran falta de originalidad incluso a la hora de caracterizar a los personajes.

POR: RedRum el 26/10/12
TAGS: ,
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 30
COMENTARIO/S
 

Famine

El obsceno instituto de Ryan Nicholson

Famine Póster

  • Título original: Famine
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2011
  • Director: Ryan Nicholson
  • Guión: Ryan Nicholson, Taylor Nicholson, Jeff O'Brien
  • Intérpretes: Beth Cantor, Christopher Patrick Donoghue, Nathan Durec
  • Argumento: Un grupo de estudiantes se embarcan en un acto benéfico que consiste en pasar 24 horas encerrados en el instituto sin comer. Aunque un visitante del pasado tiene hambre de jóvenes muertos. ¡Comienza el festín!
Gore: 3   Humor: 2
 
Chicas: 4   Diversión: 3

Famine ext

Dos años después de un accidente que acabó con la vida, entre horribles estertores ácidos, del popular profesor Balszack, los próximos graduados del instituto Sloppy emprenden una nueva edición del evento caritativo “24 horas de hambre”. Encerrados en el instituto con 24 horas por delante sin comer, los jóvenes y sus profesores verán como un macabro asesino, disfrazado como la mascota del equipo, va acabando con ellos de las formas más crueles. Con las salidas cerradas, varios sospechosos en cartera y un rastro de muerte que no perdona a nadie, nuestros jóvenes protagonistas tendrán que descubrir la identidad de su asesino antes de que no quede ninguno.

Famine es el último trabajo del director “underground” especializado en gore Ryan Nicholson, también conocido por el estilo insultante de sus cintas, que transitan entre lo barato, lo sucio y lo depravado. Una nueva lectura del subgénero slasher, está vez adscrito al terror adolescente de instituto. Eso sí, siempre con una mínima calidad y un humor cínico lo suficientemente desarrollados como para interesar hasta al más estoico de los aficionados al terror. A pesar de seguir siendo necesario cierto entrenamiento en “cine basura” para disfrutar honestamente de todas las obras de Nicholson, es cierto que en sus dos últimas películas su cine ha experimentado cierta evolución suavizándose en cuanto a maneras, lo que a nivel narrativo se traduce como un acierto, pero a nivel gamberro pierde algo de fuerza. Esta tendencia se hizo sobre todo patente en su anterior trabajo, la divertida Star Vehicle, pero que también arrastra Famine. Aunque Famine va más cargada que su predecesora en cuanto a gore y cierta “misoginia cómica”, que siempre sobrevuela la obra de Nicholson. Seguir leyendo…

Ver reseña completa, trailer e imágenes

Recomendado para: una noche insomne cualquiera a completar con cine bizarro y demente, pero con suficiente humor como para no provocar pesadillas

POR: Bob Rock el 22/08/12
TAGS: , ,
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 5
COMENTARIO/S
 

Jason X

Jason y sus desmadradas aventuras especiales

Jason X Póster

  • Título original: Jason X
  • Nacionalidad: USA | Año: 2001
  • Director: James Isaac
  • Guión: Victor Miller, Todd Farmer
  • Intérpretes: Kane Hodder, Lexa Doig, Jeff Geddis
  • Argumento: En un futuro muy, muy lejano, una nave de carga hace un viajecito a la vieja Tierra para recuperar el cuerpo congelado de Jason Voorhees. El resto os lo podéis imaginar.
Gore: 3   Risas: 5
 
Guión: 1   Caspa: 5

Jason X ext

2010: La única forma de parar a Jason Voorhess es criogenizarlo, pero el ejercito de los Estados Unidos tiene planes para una máquina de matar como él. Afortunadamente, todo sale mal para los militares convirtiendo a Jason en un polo de psicópata durante casi quinientos años.

2460: Una nave de carga aterriza en la Tierra, ahora desierta solo recibe ocasionales visitas espaciales en busca de restos arqueológicos. El trofeo que sube a la nave en esta ocasión es un Jason más helado que el culo de un romano en fiestas y la jefa del proyecto que acogía al asesino. Pero es imposible que Jason “despierte” y comience a matar a la tripulación, ¿verdad? ¿Verdad?… ¡¿Verdad?!

Una auténtica mierda con lazo y todo. El complemento perfecto para regalar a tu peor enemigo. Película a evitar por todos los cineastas de pro que quieran epatar a la crítica con la nueva “película que verá Tarantino”. Un ejemplo de cómo mezclar conceptos sin preocuparse de las consecuencias. Un despropósito de guión. Un muestrario de actuaciones que sonrojarían hasta a Uwe Boll. Jason X es todo eso y, además, una de las películas más divertidas de la historia del cine de terror. Seguir leyendo…

Ver reseña completa, trailer e imágenes

Recomendado para: reirse bien a gusto con y junto a Jason... no apta para seguidores serios de la saga.

Rites of Spring

Las criaturas de los solsticios

Rites of Spring Póster

  • Título original: Rites of Spring
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Padraig Reynolds
  • Guión: Padraig Reynolds
  • Intérpretes: Skylar Burke, Anessa Ramsey, Hannah Bryan
  • Argumento: En aquel pequeño pueblo desaparecen chicas desde hace muchos años. Siempre que llega la primavera llega la cosecha y, con ella, los primeros gusanos.
Violencia: 3   Entretenimiento: 3
 
Monstruo: 2   Originalidad: 2

Rites of Spring ext

Dos chicas son secuestradas por un extraño obsesionado con el comienzo de la primavera. Un grupo de secuestradores chantajea a un poderoso empresario para intercambiar a la hija de este por dos millones de dólares. Una región adormecida donde cada 21 de Marzo algo despierta con un hambre insaciable. Una escuela abandonada será testigo de excepción de la colisión de estas historias.

Rites of Spring vendría a ser familia lejana de Jeepers Creepers. La cinta de 2001 que dirigiese un polémico Victor Salva, y produjese un igualmente polémico Coppola, vendría a ser el principal referente para esta mezcla de thriller, slasher y “monster movie” sobrenatural. Y en menor medida el clásico literario y cinematográfico Los Chicos del Maiz.

Aunque en ningún momento se especifica la ubicación de los hechos podemos deducir, por la ambientación rural, que la acción se sitúa en el medio oeste norteamericano. Esta falta de información será la tónica común que acabará por hacer perder el interés al espectador, sobre todo en un desenlace que se guarda las mejores escenas a nivel visual, pero también atesora el mayor número de sin sentidos. Porque no nos engañemos, Rites of Spring es una cinta de pura serie B, solo que se toma a si misma de una forma demasiado solemne. Seguir leyendo…

Ver reseña completa, trailer e imágenes

Recomendado para: amantes de Jeepers Creepers que sepan tener paciencia y perdonen que una “imitadora” no llegue a estar a la altura del material imitado.

POR: Bob Rock el 12/08/12
TAGS: ,
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 5
COMENTARIO/S
 

The Anniversary at Shallow Creek

Dispara primero, celebra después

The anniversary at Shallow Creek

  • Título original: The anniversary at Shallow Creek
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Jon D. Wagner
  • Guión: Eric Fischer, Brianna Lee Johnson
  • Intérpretes: Katharine Brandt, Annie Burgstede, Anthony Campanello
  • Argumento: Seis amigos se embarcan en un viaje despreocupado para pasar el fin de semana entre risas y cervezas en la propiedad que el tío de uno de ellos tiene en un paraje perdido.
Eficacia: 4   Novedosa: 2
 
Intriga: 3   Torturas: 4

The Anniversary at Shallow Creek

Seis amigos se embarcan en un viaje despreocupado para pasar el fin de semana entre risas y cervezas en la propiedad que el tío de uno de ellos tiene en un paraje perdido. Las chanzas entre los chicos y las chicas se detienen de golpe cuando los disparos de un francotirador convierten la salida campestre en una pesadilla macabra. ¿Podrán sobrevivir al cruel juego del gato y el ratón al que se han enrolado involuntariamente?

Un slasher que sin reinventar ninguna de las convenciones del género (chicas y chicos de buen ver en una localización aislada, sometidos a los ataques de un despiadado asesino en serie enmascarado) se muestra como una cinta eficaz, dentro de los parámetros del cine independiente. Tratada con la máxima seriedad y respeto, su principal atractivo consiste en los caminos alternativos que elige para presentar el modus operandi del asesino en discordia. Frente al terror más visceral y directo de producciones señeras como Viernes 13, The Anniversary at Shallow Creek utiliza sutiles diferencias, como la importancia de las armas de fuego, para atraer el interés del espectador.

Su director, Jon D. Wagner, se muestra muy práctico a lo hora de rodar, centrándose lo justo en cada apartado típico del slasher… suavemente, evitando las estridencias. Por ejemplo, la acción no se hace de rogar tras una más que adecuada introducción a los personajes, que además no lucen tan artificiales y molestos como en otros productos de bajo presupuesto. Incluso su tramo final gana morbosos enteros al centrarse en los efectos y (sin)razones, alejadas de lecturas morales contradictorias, de la tortura psicológica que un asesino obsesivo busca infligir a sus victimas. A destacar la interpretación de Brianna Lee Johnson (que ya pudimos ver en Seven Bellow) que hila muy bien su personaje, precisamente la protagonista estelar. Algo que no podía ser para menos, puesto que la atractiva Brianna ejerce de sólida guionista y productora a la par. Un juego siniestro que ahonda en lo psicológico y la tensión, pero deja la violencia explícita a películas preparadas con un mayor presupuesto.

Ver trailer, nuevas imágenes y comentarios

Recomendado para: Terror psicológico que sin innovar entretiene, muy recomendable para frías noches solitarias.

POR: Bob Rock el 31/07/12
TAGS:
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 5
COMENTARIO/S
 

XP3D

Estrellas juveniles de TV + slasher adolescente + 3D = Mierda en relieve

XP3D

  • Título original: XP3D
  • Nacionalidad: España | Año: 2011
  • Director: Sergi Vizcaíno
  • Guión: Dani Prado
  • Intérpretes: Amaia Salamanca, Alba Rivas, Maxi Iglesias
  • Argumento: Un grupo de estudiantes de psiquiatría acuden a un pueblo para demostrar o rechazar la existencia del más allá. En el antiguo matadero, dicen, habita el espíritu de un psicópata.

LA VALORACIÓN:

20 |100

Estrellas: 2


XP3D

Alguna vez, en los comentarios que nos dejáis en Almas Oscuras, he sido testigo de acusaciones referentes a una cierta “crítica blanda” o “ventajosa” con las películas españolas. Por ejemplo, cuando escribí la reseña de la inmensa ¿Quién puede matar a un niño? (1978), varios me acusaron de calificarla de obra maestra simplemente por ser española y, de ese modo, querer ver en ella más valores de los que realmente tiene. En otro caso más reciente, el de la polémica con Rec 3: Génesis (2012), se llegó a afirmar, sin presunción de inocencia ni leches, que a la firmante de la reseña, en este caso Samdra, le habían metido pasta en los bolsillos para que la recomendase hasta el infinito. Es obvio que los que hacen tales acusaciones son unos pocos, y que Almas tiene muchos más lectores y comentaristas que confían plenamente en que nuestras opiniones no están condicionadas por el ánimo de lucro ni por las invitaciones a grandes orgías. Esto es una web de y para fans del cine de terror. Pero está claro que de entre todos los colaboradores puede haber opiniones diversas y no siempre coincidirán con lo que opine el resto de nosotros ni tampoco con vosotros. ¿Por qué todo este coñazo de introducción? Pues porque con XP3D tengo la oportunidad perfecta para demostrar algo a los que no se fían. Aquí, favoritismos con el cine español, ninguno. Allá vamos.

Ha dicho que quieren ser psiquiatras?

Lo primero que choca viendo XP3D es que sus protagonistas estén estudiando psiquiatría. Entiendo que la intención del equipo de casting es la de elegir las cuatro caras guapas y conocidas de la TV (la horrenda TV que nos ha tocado en España, por cierto) para intentar llenar los cines de imberbes y gritonas. Lo que no entiendo es, con todas las situaciones o incluso profesiones y carreras en las que les podían haber metido, han elegido que sean estudiantes de una de las carreras más difíciles. Hasta cierto punto tampoco habría problema, sino fuese por lo estereotipado y fuera de tono que están los personajes. Nuestro grupo de empollones es un selecto club de la media neurona en el que no falta el macarra, la choni, la “seria” a la que le van los macarras, el chistoso cuyo cerebro podría ser hermano del de Homer Simpson y el greñas fan de lo oculto que dormirá con una foto de Iker Jiménez. A ellos se les une la hermana de la “seria”, una chica rarita de las que tienen por hobby suicidarse, sin conseguirlo, dos veces a la semana.

El profesor, uno de esos tan exigentes que tenemos en nuestras universidades, convence a la “seria” para que se marchen de viaje a un pueblo minero llamado Susurro. Supongo que sabiendo que la pandilla estudiantil iba a ir, emigraron hasta las vacas. Así, cuando llegan se encuentran un lugar vacío; una especie de antiguo matadero en el que hacer su trabajo. Llevamos treinta minutos de película y aún no pasa nada. Y eso que dura menos de ochenta.

¡Cuidado! Por fin empieza lo bueno. Por fin empieza la experiencia 3D de terror (con lo del 3D me extenderé luego un poco más). Como parte del experimento, el fan de Iker Jiménez pone a la suicida en una silla enfrente de un ordenador. El fan de lo oculto asegura que ha encontrado un programa “en internet”. A estas alturas no sé si lo que dicen va en serio o de coña, pero poco importa. La suicida mira fijamente al monitor y empiezan a salir, en el 3d más chungo y barato que os podáis imaginar, una serie de ondas de colores que se acercan a ella. Y de pronto, ¡zas!, aparece en pantalla el psicópata de la función, que supongo el director, un tal Sergi Vizcaíno, esperaría que se convirtiese en icono del género, y seguramente así será en las barbacoas que organice con su familia.

A partir de aquí hay más vacío, alguna escena sangrienta que ni fu ni fa, rutina y clichés del slasher teen estadounidense intentado ser (mal) aplicados a nuestro microcosmos poligonero. Y sobre todo, un desenlace ridículo y mil veces visto que cualquiera con media neurona será capaz de adivinar aunque vea la película mientras friega los platos.

La primera película de terror española en 3D

Ahí es nada. Supongo que Vizcaíno no pudo esperar para contar a todos sus amigos lo que tenía entre manos. ¡Una boñiga tridimensional! Todos fliparían, desde luego. Incluso llamaría a esos profesores que no creyeron en él cuando iba al instituto, para restregarles que su momento había llegado. Pero, a juzgar por el cabreo que sintieron muchos espectadores al verla (me da que incluso la borregada a la que principalmente va dirigido el invento no salió muy contenta) puede que tenga que buscarse una nueva identidad, emigrar y empezar de 0. De momento se ha unido a lo que llamo “el club de la chapuza patria”. En él voy incluyendo directores españoles que han intervenido o se han dado a conocer con terror adolescente basurilla, a los que debo temer si me dispongo a ver algún nuevo trabajo suyo. Tenemos a Pedro L. Barbero y Vicente J. Martín, de Tuno negro (2001); tenemos a Carlos Gil, de School Killer (2001); tenemos a David Alonso, de Más de mil cámaras velan por tu seguridad (2003); tenemos a Álvaro Fernández Armero, de El arte de morir (2004). Podría seguir, pero esto sería muy largo.

El uso del 3D, aparte de para sacar pasta a los incautos, tiene un interés muy de autor en la historia: mostrar en relieve las tetas y culos de los jovencitos de moda. Así, el primer susto que nos llevamos lo provoca el culo blanco de Luis Fernández. Justo después, Amaia Salamanca vuelve a demostrar (aunque aquí prefiera quedarse en ropa interior) que va camino ser la típica estrella femenina de nuestro cine: es decir, que vamos a verla en pelotas en dos de cada tres películas. Luego, en un alarde autoral, Vizcaíno ofrece un regalo para deleite de pajilleros: el culo de Úrsula Corberó en primer plano durante treinta segundos. ¡Ah! Y el otro momento más destacado en el que el 3D compensa el precio de la entrada es cuando dan una patada hacía cámara a una rata muerta. Me imagino al responsable del guión junto al teclado, sintiéndose orgulloso por el momento icónico para el terror patrio que nos iba a proporcionar. En fin.

Problemas para vocalizar

Un gran problema, no solo de esta película sino de las series y el cine español juvenil en general, es la dificultad para vocalizar que tienen algunas de nuestras jóvenes promesas. Algunos hablan tan rápido que tienes que rebobinar para entenderles, mientras que otros, directamente, parecen estar masticando determinado órgano sexual mientras escupen sus diálogos. En XP3D tenemos unos cuantos ejemplos de dicha problemática, a la cual parece no querer poner freno nadie. Y yo creo que es porque, al fin y al cabo, muchos de nuestros adolescentes hablan así. Es decir, se entienden entre ellos, al igual que los peces, los gorrinos o las hormigas tendrán sus códigos. Debe ser que los SMS y los programas del corazón han hecho mucho daño a la sociedad.
Para que lo entendáis.

Uno dice: “Pejoesque si nos quedamus vendazezino y nus mata tos”
Traducción: Pero es que, si nos quedamos, vendrá el asesino y nos matará a todos.
Aún así, todavía no ha podido ser superado el “Azezinooooo” de María Esteve en la citada El arte de morir.

Lo mejor: Que puedes recomendársela a un enemigo.

Lo peor: Que seas tú el enemigo al que se la recomienden.

POR: Carlos "J. Trent" Cubo el 14/05/12
TAGS: ,
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 28
COMENTARIO/S
 

Urban Explorer

¿Repetimos? ¡Repetimos!

Urban Explorer

  • Título original: Urban Explorer
  • Nacionalidad: Alemania | Año: 2011
  • Director: Andy Fetscher
  • Guión: Martin Thau
  • Intérpretes: Nathalie Kelley, Nick Eversman, Klaus Stiglmeier
  • Argumento: Unos exploradores urbanos bajan hasta unos túneles secretos del antiguo Berlín para ver unos murales nazis.

LA VALORACIÓN:

49 |100

Estrellas: 2


Urban Explorer

El tema nazi está muy trillado, eso es indiscutible. Aún así reconozco que cada vez que sacan algo relacionado con el tema despierta en mí una curiosidad morbosa. Otro tema que despertaba mi interés, aunque con los años lo he ido perdiendo, era hacer de explorador urbano. Todavía recuerdo esas casas abandonadas, con todos sus objetos de antaño llenos de polvo que me llevaban a imaginarme las vidas de quienes habían pasado por allí. O bajar por las alcantarillas del pueblo para terminar en la otra punta del mismo (y mira que mi pueblo natal no era demasiado grande), solo para conocer esa sensación de miedo y aventura, y quedar impregnados de un insoportable olor a mierda. Son inquietudes que, por lo visto, vamos perdiendo con la edad adulta (eso no quiere decir que de vez en cuando haga alguna salida en busca de lugares misteriosos que… bueno eso es otra historia que se tendría que contar en otro momento); así que dejemos de lado las experiencias personales y dejadme seguir con la película que hoy nos ocupa.

De momento tenemos: nazis y exploradores, y si a esto le sumamos un tipo chiflado ya tenemos en bandeja un slasher en toda regla. Cojonudo ¿no?

Cuatro chicos de diferentes nacionalidades contratan a un alemán para que les guíe por los túneles subterráneos de Berlín que los nazis construyeron durante la guerra. El guía les promete que verán unos grabados nazis y que pasarán tres horas aventureras e ilegales que recordaran el resto de sus vidas. Lo que se le olvida mencionar es lo que les está esperando ahí abajo…

Difícil enfocar esta película que se mueve, peligrosamente, en el hilo entre lo entretenido y lo aborrecible. No puedo negar que sea entretenida. Tiene todos los elementos que esperas de un slasher: chicos inocentones y guapetones, malotes, nervios, tensión… peeeero aborrecible por lo predecible, por el copy/paste demasiado descarado que utiliza de otras películas, por no aprovechar bien ni las situaciones ni los personajes y sobretodo con un final de esos que dices ¡puaj!.

Pero como echar la piedra es fácil, vamos al meollo. Os aconsejo no seguir leyendo si sois de los que no os gusta que os cuenten nada, ya que esta vez voy a contar algunas cosillas que pueden contener – y lo hacen – spoilers. Así, si os gustan los slashers, os recomiendo que primero la miréis y luego, si os apetece, podéis seguir leyendo la presente reseña a ver si coincidimos en algún punto.
- ¡Empieza ya, carca!
- Voy, voy…

Primero examinaré lo que he encontrado positivo. Para empezar me han tocado la fibra sensible tan solo a los 5 minutos de empezar. Al presentarse los protagonistas entre ellos lo hacen con alias, ya que el recorrido es ilegal y cuanto menos se conozcan entre ellos, mejor. Dos de los alias son Micky y Mallory, dos personajes de mi película preferida fuera del género terrorífico.

Con una sonrisa de oreja a oreja me puse a disfrutar, no solo por este detalle, sino por la presentación que se hace de la película. Buena grabación, buen sonido, tías buenas y el descenso a través de una discoteca hacía un mundo que incluso yo pagaría por visitar alguna vez.

Otro punto a favor es la leyenda que cuenta el guía sobre los experimentos realizados en ese lugar. Genética, invención espacial… mi sonrisa traspasaba ya mis orejas pensando en haber encontrado el slasher del año, pero ¡ayyyyyy! La primera ostia: La aparición de dos maleantes que no pintan absolutamente nada en el guión. Puro relleno con una situación más absurda que real, haciéndonos creer que ya sabemos quienes serán los malos. Pero señores, que no hemos nacido ayer. De esta manera la película va pasando sus minutos haciéndonos creer que están vigilados por esos personajes y que tarde o temprano volverán a encontrarse, hasta que por fin tiene lugar el accidente que lo desencadena todo. Que por otra parte es una accidente un poco cogido con pinzas al igual que, otra vez, absurdo. El guía se cae, se parte la pierna y mientras dos chicas van en busca de ayuda, la parejita del film se queda en el lugar esperando. Y es entonces cuando aparece el malote de la función. El típico que va de bueno pero que todos sabemos que es solo la piel de cordero que esconde al lobo.

Cuando ya sabemos quien es, un nazi que se ha quedado en su época dorada y va recogiendo a todas la personas que puede para torturarlas y tal… es cuando empiezan a surgir todas nuestras dudas:

1. La II Guerra Mundial terminó en el 45, estamos en el 2012, eso nos da una diferencia de 68 años. Si contamos dicha diferencia más los años que debía tener el malote cuando trabajaba para los nazis, el tío tendría que rondar como mínimo los 80. Y haciendo lo que hace en la peli no creo que tenga esa edad (puede que sea una estupidez pero lo encontré ya un poco pasado de moda que el malote sea un nazi retirado).

2. El tipo no da miedo. Es simplemente un loco más. Para nazis de miedo os recomiendo el papa de Frontiere(s), ese si era un nazi cabrón.

3. Las muertes, a excepción del de la “camisa”, son vulgares. Solo se ve una, en las otras dos tan solo vemos a las dos víctimas, las dos chicas, y ya está. O sea que gore o salvajismo: 5%.

4. Es una copiada clara de, por ejemplo, Cold Prey (una habitación repleta de objetos de las víctimas), Creep (la escena del metro) y tantas otras que no terminaría nunca de enumerar. Una cosa es repetirse, pero ¿tanto? Así cualquiera hace películas. Coges partes de diferentes films, las unes y ya está (¿alguien ha dicho Tarantino?).

5. El desenlace del pobre chico que las pasa más putas. Perdiendo un tiempo precioso en coger móbiles para llamar a la policía cuando a) está bajo de tierra y no hay cobertura; b) ¿todavía tienen batería?, c) o puede que sea mago y se sepa los pins de todos los teléfonos.

Paro de enumerar que no sé contar más.

Por favor un poco más de originalidad. No sé, si yo me encontrara en una situación así, o me cago en los pantalones y me muero de un infarto, o se intentan otros métodos de escape. Y es ahí donde ya dices “¡venga vaaaaaaaa!” Ya que disparan al malo y en vez de rematarlo (podríamos enumerar mil maneras de rematar a un tío que has visto que se ha cargado a tus compañeros para dártelos de comer, ¿os suena esto también?, que casi le arranca la oreja a tu novia, que te ha dado de sopapos y que seguro que sabes que te va a matar…pero ¡no!) dejan que se levante y que termine la faena. Pues bien hecho señor nazi, por imbéciles.

Si habéis leído todo esto y creéis que son más que una sarta de gilipolleces, pues posiblmente os lo pasareis de miedo con *Urban Explorer. Si por el contrario todos estos detalles os han molestado por su galopante falta de originalidad, tomárosla con muuuucha calma,* la mente bien abierta y disfrutad de la única escena que vale la pena verla.

En fin, que después de escribir todo esto creo que me ha gustado menos de lo que creía. No por eso no os la recomiendo, pero si ahora tuviera que volver a verla sabiendo lo que sé creo que la dejaría olvidada por ahí en el montón de pelis para ver algún día.

Lo mejor: La camisa limpia.

Lo peor: Más y más de lo mismo. El malo no da tanto miedo como tendría que dar y como no… toda la escena del metro

POR: Blanch el 16/04/12
TAGS:
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 22
COMENTARIO/S
 

Demons Never Die

Los Demonios Nunca Mueren... y es una lástima

Demons Never Die Póster

  • Título original: Demons Never Die
  • Nacionalidad: UK | Año: 2011
  • Director: Arjun Rose
  • Guión: Arjun Rose
  • Intérpretes: Robert Sheehan, Jennie Jacques, Jason Maza
  • Argumento: Tras el suicidio de Amy, sus amigos deciden seguir sus pasos y quitarse la vida. Sin embargo, un enmascarado se les adelanta...

LA VALORACIÓN:

20 |100

Estrellas: 1


DND Grande

Lo peor de la era Internet, para mí, no es ni la piratería ni los virus ni el spam ni los blogs de moda… sin duda, desde mi punto de vista, lo peor es que se haga una peli como “Demons Never Die” y el equipo de la misma y afines se dediquen a entrar a IMDB y páginas similares a meter reseñas promociónales como críticas y a aumentarle la puntuación para que algunos (yo, el primero) caigamos y veamos su producto.

Lo mejor que se puede decir de ”Demons Never Die” es que es el equivalente a un anuncio de colonias versión slasher. Amy, una adolescente, se suicida tras un desengaño amoroso. Sus amigos del instituto deciden, entonces, seguir sus pasos (El título original de “Demons Never Die” era “Suicide Kids”) y matarse, pero un encapuchado se les adelanta, y los va eliminando uno a uno…

Que el argumento sea tópico no es ninguna novedad para un slasher, ni que el grupo de adolescentes sean los típico chicos y chicas guapetes; es más, todo esto es, si me apuras, una ventaja. Es como entrar en terreno conocido, todo está preparado y no hay que perder el tiempo en presentar lo que ya se conoce. De hecho, cuenta con un aliciente a nivel argumental: estos chavales quieren morir. Ahí hay un filón que “Demons Never Die”… desaprovecha sin ni siquiera planteárselo.

Uno de los primeros aspectos que llaman la atención es la actitud de los jóvenes protagonistas. Aparte de un par de llantos aislados de Jasmine (Jennie Jacques), es evidente que los chicos NO quieren suicidarse. Por más que lo digan, por mucho que lo promulguen, el suicidio nunca llega a ser percibido por el espectador como una opción real para los protagonistas. Es un ejemplo muy claro de lo que pasa con esta película. Todo en ella es una impostura. Que los chavales hablen de muerte y quitarse la vida es una excusa para ofrecer un par de escenas que puedan resultar evocadoras para una audiencia emo malentendida.

“Demons Never Die” no quiere ser una película de terror. En realidad, el género le da bastante igual. Quiere ser un superéxito, y por ello está saturada de canciones que no ayudan a crear ningún tipo de clima, movimientos de cámara y hallazgos de montaje absolutamente contrarios al suspense, y crímenes rodados con desgana, como queriendo ser quitados de en medio porque no es el material que realmente interesa a sus responsables. Cuando intenta “parecer” una película de terror, imita, como no podía ser de otra manera, a la saga “Scream” (y aquí, un servidor es un absoluto fan de la misma). Pero copia lo malo. O sea: todos pueden ser el asesino encapuchado, porque Archie (Robert Sheena) apareció justo después de que éste desapareciera, o porque James (Jack Doolan) tiene un cuchillo, o porque Kenny (Jason Maza) está obsesionado con conseguir una pistola para matarse… Es decir: el motivo tonto que justificaría la posibilidad de que uno de ellos pudiera haber cometido un crimen frente a una motivación real y chunga para cargarse a un grupo de chavales que, además, está deseando morir.

“Demons Never Die” salió hace poco a la venta en dvd y bluray, y se estrenó el pasado Halloween en los cines británicos. Ignoro cómo le fue en taquilla, pero sinceramente, espero que mal. Hasta la española “XP 3D”, de Sergi Vizcaino, cuyo origen parece ser el mismo que el de “Demons Never Die”, un calculado ejercicio con los actores de moda para que los adolescentes pasen por taquilla, sin ser especialmente reseñable (y ser el foco de ira de muchos aficionados al terror), tiene un mayor compromiso con el género, aunque sólo sea por una escena (el momento en que aparece por primera vez el villano vía un programa informático, una escena que, además, justifica por sí solo el 3D en esa película). Creo que no hay nada malo en subirse al tren del “slasher” e intentar ofrecer un producto codificado que arrastre a la gente al cine. Pero hay que hacerlo con un mínimo de honestidad y profesionalidad. En serio: dice muy poco de una industria el tratar a su público de esta manera. Normal que se miren con recelo ciertos productos y no se les conceda ni el beneficio de la duda. Así no vamos a ir al cine. (Lamento la brevedad de la reseña, pero no hay casi nada que se pueda decir sobre esta película. Sólo repetir otra vez: mantenerse alejado de ella).

Lo mejor: el título no está mal, ¿no?

Lo peor: cualquiera de sus noventa minutos.

POR: Manu el 31/03/12
TAGS:
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 6
COMENTARIO/S
 

The Sleeper

Nostalgia desmedida

The Sleeper Póster

  • Título original: The Sleeper
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2012
  • Director: Justin Russell
  • Guión: Justin Russell
  • Intérpretes: Brittany Belland, Tiffany Arnold, Riana Ballo
  • Argumento: Las chicas de la hermandad Theta se ven acosadas por un misterioso asesino que busca llevarlas por toda la eternidad al reino de los sueños.

LA VALORACIÓN:

60 |100

Estrellas: 3


The Sleeper Grande

Una masacre de alumnos asoló la maternidad Theta durante 1979. Ahora, las muertes se han olvidado y 1981 es el año adecuado para reclutar nuevas hermanas. Pero el asesino no descansa y planea mandar a dormir a todas sus chicas, llenando de horror y pavor el desprevenido campus universitario.

The Sleeper es una de los estrenos más destacados dentro de los círculos adictos al slasher, pero que quede bien claro: a su vertiente más clásica y, si me apuráis, retrograda. Ala del manicomio, en que se ha convertido actualmente el género, donde yo llevo mucho tiempo internado a la espera de The Sleeper; acumulaba muchas ganas por echar mano de este “retroslasher”, que venía compartiendo cierta ideología estética con la apreciable The House of the Devil, largometraje de Ty West, que si por algo llamó la atención, fue por plasmar fielmente la atmósfera del cine de terror producido a finales de los setenta/principios de los ochenta .

Es decir, estamos ante un proyecto que intenta recrear una cinta que quedase olvidada allá por 1981, como si de un arqueólogo cinematográfico se tratase, su director y guionista Justin Russell (que ya coquetease con el revival descarado en sus dos primeros largometrajes: The Gremlin y Death Stop Holocaust) dedica todos sus esfuerzos a recrear una obra más del subgénero que dio cientos de títulos durante el primero lustro de la década donde los videoclubes eran las estrellas del entretenimiento, las hombreras eran el último grito en moda y Boy George podía andar por la calle sin recibir tomatazos por sus pintas. Los responsables de The Sleeper han querido jugar tanto con el público como con su propia afición por un subgénero y época tan concreta – que digo yo serán aficionados o no se entiende tamaño tributo –, y han abordado cada detalle de su obra de tal forma que se hubiesen encontrado sus rollos de metraje criando polvo en algún almacén dejado de la mano de Dios. Así, todo lo relativo a la fase puramente publicitaria se ha realizado recreando ideas de hará unos treinta años: los pósteres, las coletillas promocionales, el montaje del trailer… así hasta llegar a la propia edición del largometraje. A principios de este año, incluso salió a la venta The Sleeper en formato VHS – con su consabida copia digital –, muy del estilo de lo que hiciesen Drew Bolduc y Dan Nelson con su descacharrante The Taint, aunque con un trasfondo mucho más serio.

Pero no queda restringida la obsesión por los ochenta a la cara mediática de la película:

Una vez accedemos a The Sleeper todo quiere simular un slasher olvidado de 1981, no se limita a ubicar la trama en dicho año. No, la fotografía, la banda sonora, el ritmo, la iluminación, los encuadres, los escenarios (genial esa desierta universidad nevada)… absolutamente todo se ha tratado con una seriedad mortal, no dejando espacio para el homenaje a través de la burla gamberra – como sí han hecho muchas producciones de este nuevo milenio –. Nada más comenzar, una lista interminable de títulos, más o menos cercanos a sus directrices visuales, nos vienen raudos a la mente: Noche de Graduación, Noche Infernal, Horror High, Slumber Party Massacre, Trampa para Turistas, Sorority Row, Examen Final, San Valentin Sangriento y un “laaaaargo” etcétera. No me cuesta apenas visualizar a Justin Russell y familiares (ojear los títulos de crédito de esta su última cinta para comprobar la proliferación del apellido Russell) repasando durante varias noches, una por una, todas las películas citadas, mientras tomaban apuntes para finiquitar el diseño de producción y, ya de paso, el guión.

Esta capacidad para recrear tan fielmente una época – dentro de unas posibilidad presupuestarias algo menores a las de The House of the Devil – representa la mejor baza de The Sleeper y su mayor acierto, aunque a medida que van pasando los minutos de su hora y media de duración, vemos que también se convierte en su mayor lastre. Sobre todo, y esto es una percepción personal, porque se no se acaba pareciendo a las grandes del género (que son más bien pocas), acabando por ser una más de las nimiedades que poblaron los videoclubes ochentenos. Creo que este condición menor de The Sleeper es conveniente tenerla en cuenta cuando se accede a ella, especialmente si se quiere disfrutar de su visionado. Al igual que pasase en nuestras visitas a las estanterías llenas de cajas conteniendo cintas VHS, debemos tener muy claro lo que deseamos ver cuando alargamos la mano para tomar el mando a distancia y arrancar el largometraje de Russell: estamos frente a una película que argumentalmente es más simple que el chiste de los tomates y posee un ritmo pausado que está pasado de moda – ¡Diablos! Hasta en los ochenta hubiese estado desfasado –, pero ha nadie intenta engañar. Si te gusta ver a un psicópata misterioso acosar a jovencitas universitarias mientras deja un rastro de cadáveres que inútiles policías son incapaces de atajar, ésta es tu película. ¿Y quieres un “plus” añadido? Su perfecta planificación que, esta vez sí, supera a las películas que homenajea.

Más allá de estas premisas podríamos estar dando vueltas varias horas sin encontrar nada más que decir de interés, por ello una buena parte del gran público ya ha levantado la voz avisando de los aburrida e insoportable que resulta The Sleeper y no estoy de acuerdo. Quizás sea lenta, pero no aburrida, al menos no del todo y, sobre todo, no en su primera hora – he de reconocer que el tramo final va perdiendo el buen gusto por momentos, aunque sigue siendo muy propio de los slashers medianos de los ochenta –. El problema está en abordar el proyecto que nos ocupa sin poseer referencias, y estas vienen a resumirse en: tienes que amar profundamente el slasher barato de universidades.

No obstante, la película comete otros fallos que la van mellando con el avance del metraje, y aunque parezcan un reflejo de las obras a imitar, creo que podrían haberse superado con algo más de cariño invertido en la dirección artística o más presupuesto para contratar actores competentes. Sí, el nivel de las actuaciones roza lo ridículo. No es que necesitemos actrices de primera fila para interpretar a jovencitas que van a ser amartilladas por un despiadado asesino, pero resulta hiriente lo artificial de sus interpretaciones. Puede que sus personajes sean descaradamente planos, aun así, nada justifica la sensación de “fuera de lugar” que transmite hasta el último miembro del elenco – a excepción, quizás porque no se muestra mucho en pantalla, del actor que encarna al “Sleeper”, llamado así por acosar a sus victimas en los momentos más vulnerable; por ejemplo, durmiendo –. Claro que si vamos a buscar información sobre las carreras de las actrices participantes podemos encontrar una justificación a tamaño desastre: su escasa/nula experiencia.

Semejantes actuaciones podríamos obviarlas si al menos se hubiesen dosificado otros defectos, que son evidentemente copiados de viejas producciones para continuar con el homenaje. Por ejemplo, la capacidad de las victimas para ignorar a su asesino hasta, poco menos, tener el martillo golpeándoles su cogote, está algo traída por los pelos. Así mismo, sus poderes de tele transportación (ya sabéis a lo que me refiero) desafían cualquier error de raccord que podáis recordar o, volviendo a la desangelada parte final, la justificación de la existencia del Sleeper es SPOILER ¿inexistente? FIN SPOILER De hecho, la conclusión de la cinta arruina bastante la experiencia anterior, limitándose a dejarnos un regustillo a “otra vez nos han tomado un poco el pelo”. Como podéis ver, Russell no ha sabido cuando detenerse en su tributo, o al menos podría haber evitado los problemas tradicionales de sus admiradas predecesoras – vale, que estos defectos justifican el “estilo” del que tanto hablamos, pero molesta bastante –.

En cuanto a cierto momento bastante lamentable y meramente anecdótico, me gustaría invitaros a comentar vuestra opinión sobre el bailecito que se nos regala a mitad de la película. Lejos del tono serio de la película, ¿qué narices pinta dicho baile? Obviamente se entiende que proviene de la obsesión “videoclipera” que infectaba las producciones ochentenas, pero, ¿tan jodidamente malo? Por favor, que alguien me de la receta para olvidar tal atrocidad.

Al menos me solazaré en la tensa calidad de las escenas violentas, casi todas bastante bien filmadas y planificadas, así como lo suficientemente viscerales como para retener la atención del espectador con muy poco. La elección del arma para el serial killer, que hoy ejerce de anfitrión, es sin lugar a dudas de una eficaz sencillez que se agradece en los rocambolescos tiempos que vivimos.

En definitiva, una cinta de la que esperaba bastante más, especialmente que tratase de homenajear a las grandes del subgénero y no a las mediocridades que poblaron los videoclubes de los ochenta. Una pena la dejadez con la que se ha abordado el argumento, que no da para más de dos líneas, con unos personajes más bien sositos y sin aportar ni una sola gota de misterio bien resuelto. Eso sí, digna de alabar la reconstrucción de una época y estilo visual que no tienen precio a nivel de realización. Especialmente una banda sonora y unos títulos de crédito – hasta su tipografía está bien elegida – que pondrán los pelos como escarpias a los nostálgicos; es más, si algo sustenta la atmósfera, además de los magníficos encuadres y fotografía, sería la electrónica ambiental que sobrevuela todo el film. Así pues, un ejercicio de añoranza algo desmedido que repugnará a las generaciones actuales o los que renieguen, precisamente, de la época de principio de los ochenta. Los que se encuentren en el otro platillo de la balanza podrán pasar hora y media bien entretenida, merced a la capacidad hipnótica que sus imágenes guardan para el cerebro entrenado…

Lo mejor: Su capacidad visual para recrear el cine de principios de los ochenta. La planificación y encuadres: magníficos.

Lo peor: La pobreza argumental y lo artificiosas de casi todos los intérpretes.

POR: Bob Rock el 12/02/12
TAGS: ,
Añadir comentario AÑADIR COMENTARIO 9
COMENTARIO/S
 
Siguenos en:

Publicidad

últimos COMENTARIOS

Publicidad

Muertos vivientes

últimas RESEÑAS

  The Green Inferno
 

El intento fallido de Eli Roth de acercarse a Holocausto Caníbal

  Indigenous
 

Empacho de selva

  The house on Pine Street
 

Fantasmas y miedo a la luz del día

  As the Gods Will
 

el que pide, recibe

Ver todas las reseñas | Ver todos los carteles

Publicidad

Mal de mares

lo más COMENTADO (7 días)