VOD

Has filtrado por etiqueta: argentina

Malditos Sean!

Una muestra macanuda de terror fantástico

Malditos Sean Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Malditos Sean!
  • Nacionalidad: Argentina | Año: 2011
  • Director: Fabián Forte, Demián Rugna
  • Guión: Fabián Forte, Demián Rugna
  • Intérpretes: Victoria Almeida, Paula Bouquet Roldán, Víctor Cura
  • Argumento: Tres historias que giran alrededor de un misterioso curandero cuyo trato con el mundo de lo sobrenatural se extiende allá por donde pisa como una macabra infección.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4.5/5

Malditos Sean ext

Malditos Sean! es un declarado triunfo del cine argentino de terror, una antología de tres historias fuertemente interrelacionadas que satisfarán a los más exigentes fanáticos del terror sobrenatural. Una cinta dirigida a cuatro manos por Demián Rugna y Fabián Forte, que desde este momento, y sobre todo el primero, se convierten en mis referentes latinoamericanos del terror fantástico. Y destaco al bueno de Demián, porque ya con su anterior largometraje, The Last Gateway (2007), demostró un don especial para retratar el horror del submundo demoníaco invadiendo nuestra realidad.

Malditos Sean! es horror bien entendido, hunde su raíces en el amplio rango desarrollado durante el siglo XX por los mejores: desde fuertes influencias de Clive Barker, pasando por los consabidos Lovecraft y Stephen King, sin dejar de lado dosis de humor negro robadas de Robert Bloch y Richard Matheson, y teniendo siempre presente una patina inocente y mágica heredera de las ensoñaciones más siniestras de Ray Bradbury. Seguir leyendo…

Plaga Zombie 3:Revolución Tóxica

Oda muntante a la amistad

Plaga Zombie 3

Ver ficha completa

  • Título original: Plaga Zombie 3
  • Nacionalidad: Argentina | Año: 2011
  • Director: Pablo Parés, Hernán Sáez, Paulo Soria
  • Guión: Pablo Parés, Hernán Sáez, Paulo Soria
  • Intérpretes: Hernán Sáez, Pablo Parés, Berta Muñiz
  • Argumento: Max, Bill y John continúan su lucha contra los zombis mutantes que nos invaden. El plan se ensancha, los muertos son solo pupas de una raza extraterrestre que no tendrá piedad con los humanos. ¿Podrán nuestros tres héroes con ellos?

63 |100

Estrellas: 3

Plaga Zombie 3

La ciudad está invadida por los zombis. Pero lo peor es su verdadera naturaleza: ser punta de lanza de una invasión alienígena de la que, por alguna misteriosa y oscura razón, el gobierno prefiere hacer oídos sordos. ¿La humanidad está indefensa? ¡NO! Max, Bill y John no abandonan la esperanza con cientos de zombis despedazados a su favor, idean un plan para detener la invasión. Recemos porque nuestros héroes, con un debilitado John, puedan llevarlo a cabo antes de que todos caigamos bajo la plaga.

Hoy nos adentramos un poquito en la conclusión de la trilogía que iniciase en 1997 la productora independiente FARSA. Originalmente ideado como un producto de entretenimiento directo a video y basado principalmente en la forma de entender el cine “underground” de terror que siempre ha caracterizado a la famosa Troma; quince años después los mismos gamberros que nos divirtieron con sus zombis de colores chillones y un humor tan irreverente con sangriento, nos regalan una conclusión a la altura y coherente con respecto a las dos películas anteriores. Lógicamente más cercana a la segunda parte que a la primera, sobre todo en cuanto a dirección y diseño artístico, Revolución Tóxica vuelve a presentarnos a los mismos protagonistas desgranando una serie de situaciones cómicas donde la lógica se deja de lado en pro de la parodia y el gore más festivo.

Plaga Zombie es un todo completo, además de la progresión técnica (que no presupuestaría porque esta Revolución Tóxica sigue siendo cine de guerrilla, y no busca ir más allá) existe una evolución argumental que impide ver cada parte por separado; a excepción quizás de la primera parte. Un pequeño hándicap para aquellos que se incorporen a la saga “mutante” de nuevas, pero un guiño consciente a todo lo que han significado estas obritas artesanas. Además, ¿es un broche digno para una trilogía que se ha ganado un hueco en el corazón del aficionado más salvaje? Rotundamente sí. ¿Repite los mismos esquemas que su anterior entrega? Sí. Un punto y seguido que no busca renovarse si no más bien ahondar en el factor clave que supuso el nacimiento de la más importante saga sobre muertos vivientes habida en Latinoamérica: la amistad.

Plaga Zombie 3 es un canto a la amistad más sincera y cateta, esa que te invita a alzar una copa bien cargada y brindar con tus colegas por el próximo chiste que compartirás con ellos. Una camaradería enfocada desde una perspectiva netamente “freak”, y algo masculina también. Creo que el mejor símil para las sensaciones que desprende este largometraje, lo encontraríamos en la emoción que transmiten las canciones de los Ramones: los inadaptados uniendo sus fuerzas mediante sus gustos más personales y diferenciadores. Señores, estamos hablando de zombis fosforescentes que, aparte de ser desmembrados con una enorme facilidad, cantan, bailan y aparecen donde y cuando menos te lo esperas. Cuando te enfrentas a Revolución Tóxica, renunciar a tu lado más adolescente es como tirarla a la basura: maratones agotadoras de cine de serie B con un termo y cuatro colegas, los partidos de futbol en la calle, el trapicheo de cintas VHS con tus amigos de toda la vida, los primeros veranos en la piscina… momentos parecidos a los que a buen seguro han compartido el cuarteto responsable de esta trilogía y mentes pensantes tras FARSA: Pablo Parés, Hernán Sáez, Paulo Soria y Berta Muñiz (directores, guionistas, protagonistas, editores, productores…)

Una buena muestra de amistad es que la primera escena de la cinta la protagonicen otros directores (como Bogliano, De la Vega) del panorama fantástico argentino… la ocasión lo merecía. Un macabro placer verlos masacrados, en el buen sentido, claro.

Quiero pensar que un otro fiel reflejo de esa amistad, así como de su amor por el cine de serie B, son los personajes que interpretan desde aquel lejano 1997. Max (Sáez) vendría a ser un “Tetsuo” – aquel con el que nos fascinó Otomo – de pacotilla, tirillas e histriónico. Bill (Parés) no es más que la versión argentina de Ash, su indumentaria, sus gestos siempre están medidos para homenajear la capacidad mímica y expresiva de Bruce Campbell. ¿Y el gran John West (Muñiz)? El improbable hijo bastardo de “El Santo” y John Wayne, un luchador de wrestling con espíritu de noble vaquero a la vieja usanza, para mí uno de los personajes más entrañables y que aquí destaca por un entrenamiento que arrancará sonrisas hasta al más insensible. Adicionalmente, en esta ocasión se une a la función Paulo Soria para encarnar a “Junior” (o el “shombi de Troya”); uno en su retorcida mente quiere ver en este personaje un claro homenaje al genial “Bub” de El Día de los Muertos (1985).

Estos personajes siguen siendo tan frescos y cercanos como siempre, el verdadero motor de una película que, por otro lado, en cuanto a guion flojea ligeramente debido a la repetición de situaciones y ambientación con respecto a sus dos antecesoras. ¿Es esta reiteración un problema serio? En absoluto, le resta algo de gracia al asunto pero permite sentarnos delante de ella con la seguridad de que nos gustará si disfrutamos en su día de los largometrajes anteriores. También es cierto que sus autores han dejado un poco de lado el tema de la casquería a favor de una mayor profundidad en los chistes que llevan paralelamente cada uno de los tres protagonistas principales. Eso sí, las escasas (con respecto a sus predecesoras) escenas gore están planificadas de una forma divertida, dinámica y justifican ellas solas echarle un buen vistazo a “Revolución Tóxica”.

La película inicia con nuestros héroes unidos para luego separar el núcleo del metraje en tres líneas completamente diferentes, muy bien montadas eso sí. Tampoco este concepto es nuevo, este esquema ya fue usado en Plaga Zombie 2: Zona Mutante, no obstante las tres subtramas están mejor rodadas a pesar de no contar con verdadera profundidad argumental. ¡Hey! Pero no estamos en este mundo alternativo – que bien podría llamarse “Tromaville boluda” – para medirlo mediante las reglas del cine “intelectual”, la única misión de los espectadores es abrir los ojos y sonreír embobados… por mucho que el número musical, que casi cierra la película, ponga en tela de juicio la estabilidad mental de sus autores.

En conclusión, pese a quedar recluida a un cierto tipo de público muy “freak”, y vuelvo a apuntar que preferiblemente masculino – y perdónenme nuestras lectoras por esta conclusión tan machista –, Plaga Zombie 3 es una obrita imprescindible que cierra la trilogía a un nivel muy alto y la posiciona como candidata a obra de culto, que habrá que ir revisando con el tiempo de por medio sin perder nunca el buen humor. No te hace pensar pero te da muy buen rollo, en unos tiempos tan grises como viven aquellos cuya lengua materna es el español, Plaga Zombie 3 resulta un sano bofetón que te lanza fuera de la cruel realidad encarnando el sentido último y primigenio del séptimo arte: entretener y divertir. Además, la forma de distribución que sus autores han buscado me parece muy adecuada. A través de su propio canal de “youtube”, estrenos limitados en salas, paseos por festivales de todo el mundo y gratuita 48 horas durante su estreno mundial online, hará unas semanas (más información AQUÍ). Lo que reafirma la apuesta de FARSA: cine de fanáticos del fantástico para mentes afines. Algo a lo que un servidor siempre se apuntará, más allá de esta sencilla premisa no encontraréis lecturas más sabias…

Lo mejor: Los tres personajes principales y los momentos de casquería frenética. Destaca el buen humor característico de la trilogía.

Lo peor: Cierta repetición de escenarios y situaciones con respecto a las dos primeras entregas. Demasiada transición entre subtramas que aligera significativamente el contenido gore de una cinta que lo necesita.