VOD

Has filtrado por etiqueta: miike

Festival de Sitges 2015 (Especial Asia)

Una selección del mejor cine asiático

sitges 2015 cine oriental photo sitges_orient_petit_zpsd2o6g05g.jpg

Ya tenemos lista —recién salida del horno— la segunda de nuestras video entregas de la pasada edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya (Festival de Sitges 2015). En esta ocasión Tito Jesús, Javier Muriel y Alejandro Antón nos brindan una apetitosa selección de algunos de los títulos asiáticos más destacados que pudimos ver en el Festival. Desde las últimas locuras del inefable Takashi Miike, pasando por lo nuevo de otro grande como es Sion Sono, el live-action épico de Attack at Titan, la acción más desenfrenada, el cine de época más suntuoso y el mejor anime. Drama, comedia, acción, gore, monstruos y pura psicodelia… Ya sabemos que estos asiáticos no le hacen ascos absolutamente a nada. Esperamos que la selección sea de vuestro agrado. Y recordad… esto no termina aquí. Esperamos que reservéis un hueco en vuestros estómagos para una tercera —y en esta ocasión sí, definitiva— video entrega con aquellos títulos que se nos han quedado rezagados y que merecen, sin dudarlo, nuestra atención. Por ahora esperamos que disfrutéis de nuestro particular Asia Express. Seguir leyendo…

A lesson of the Evil

Te has portado mal…

A lesson of the evil

Seiji Hasumi es un apacible maestro querido y respetado tanto por sus alumnos como colegas. Un educador atento y encantador que bajo la máscara cotidiana esconde su total carencia de empatía. Incapaz de identificarse con otros seres humanos, Hasumi se va sumergiendo más y más en su desorden mental para encontrar la solución definitiva a los problemas que ve en sus semejantes: abusos escolares, maltrato, padres negligentes… todo se puede encauzar cortando el mal de raíz. ¿Y quien mejor que propio profesor para matar a los alumnos de una escuela?

Que la noticia de una nueva película de Takeshi Miike siempre es una alegría no nos cabe duda, si además se trata de la vuelta a su estilo hiperviolento todos deberíamos estar dando palmas con las orejas.

Hablar de Miike es casi hablar de un subgénero propio en la industria cinematográfica japonesa. Prolífico autor, casi a dos películas de media por año, que ha cautivado al mismísimos Tarantino, y que el festiva de Sitges trata casi como hijo adoptivo, llevaba unos años alejados de los excesos (sin renunciar a los efectismos extremos para desarrollar incluso películas infantiles/juveniles como Ninja Kids o Yatterman), lejos quedaban obras maestras del gore como Ichi The Killer, locuras grotescas como Izo, odas a lo enfermizo de la categoría de Visitor Q o la paranoia yakuza de su trilogía más conocida, Dead or Alive.