VOD

Has filtrado por etiqueta: pinku

Naked Blood

Látigo dormido, carne lacerada

naked blood

Ver ficha completa

  • Título original: Naked Blood
  • Nacionalidad: Japón | Año: 1995
  • Director: Hisayasu Satō
  • Guión: Taketoshi Watari
  • Intérpretes: Misa Aika, Yumika Hayashi, Mika Kirihara
  • Argumento: Un niño prodigio inventa un calmante que transforma el dolor en placer y decide probarlo en tres personas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

naked blood

Hay un precipicio en la continuidad de la historia del cine de terror japonés que al no iniciado le cuesta sortear. La curva temporal imaginaria pasa sin solución de continuidad de la era Kaidan, las historias de espíritus vengativos que florecen en los 40 y viven su mayor esplendor durante los 50 y los 60, al J—horror, que surge a finales de los 90 y se nutre, principalmente, de Ringu (1998), una de las obras más influyentes de las últimas tres décadas —en dura pugna con El proyecto de la bruja de Blair—, y que con el tiempo se ha constituido en algo así como la «marca Japón» del cine de terror nipón, hasta el punto de ser exportada e imitada hasta la extenuación, primero por los vecinos asiáticos, y después por el resto del planeta. Dicho lo cual, no está de más apuntar que, en el fondo, el J—horror no es más que una actualización de los kaidan clásicos pasados por la túrmix tecnológica, una suerte de versión 2.0 con infinitas ampliaciones.

Se conoce que a la vera de estas producciones han caminado desde los 50 hasta el presente los sempiternos Kaiju eiga. Por otro lado, el país del sol naciente nos viene regalando de un tiempo a esta parte una alternativa a la clonación en masa de Sadako. Se trata de un sub(sub)género que combina el cyberpunk, el splatter y la cifi, al que algunos se refieren como «cyber—gore», «punk—horror» o «psychosexual horror». Aquí encontramos títulos como Tokyo gore police, Robo Geisha o Frankenstein girl vs vampire girl. Dicho esto, aún quedan en el aire los 70, los 80 y los 90. Los primeros está aún dominados por las producciones pinku eiga. El panorama del cine internacional experimenta un cambio notorio, es la década por excelencia del cine exploitation. Con los kaidan dando sus últimos coletazos, el terror anda buscando y tanteando nuevas vías de renovación. No hay una clara tendencia en estos años, si acaso, determinadas cintas que han pasado a la historia del género por su calidad, por su singularidad o por ambas cosas: Hausu (1977), Shura (1971), The village of eight gravestones (1977), algún kaidan trasnochado como Curse of the dog god (1977), la trilogía vampírica de la Toho compuesto por Vampire doll (1970), Lake of Dracula (1971) y Evil of Dracula (1974), o las numerosas adaptaciones de Edogawa Rampo. El uso extremo de la violencia de determinadas producciones, en especial la serie Joy of torture iniciada por Teruo Ishii y ciertas películas de Koji Wakamatsu como Violated angels (1967), abre un nuevo camino a seguir por el terror nipón, cuyas historias de fantasmas vengativos habían quedado un tanto desfasadas. En el libro Flowers from hell podemos leer lo siguiente: «Las raíces del splatter japonés no se encuentran en el género de terror, sino únicamente en las pinku eiga, películas soft—core japonesas que forman una parte substancial de la producción doméstica de los 60 y 70». En este sentido, se destaca Beautiful girl hunter (1979) como uno de los títulos de ese nuevo terror que se presiente en los 70 y explota en la cara de los espectadores en los 80 y que, al igual que la saga de Ishii y todo el pinku más perverso y violento, tiene precedentes en títulos como Kyuju-kyuhonme no kimusume (1959), Daydream (1964) o Black snow (1965), y también, en tanto que brutal retablo de violencia explícita y nueva y novedosa forma de acometer el género, en la mítica Jigoku (1960) de Nobuo Nakagawa. Al igual que ocurre en el resto del mundo, el cine de aquella década decide mostrar los aspectos más trágicos y desagradables de la realidad en toda su crudeza, y para ello se recurre a dos ingredientes básicos: el sexo y la violencia. Tal y como apunta Peter Tombs en su Mondo macabro: «Sexo y muerte, los componentes clave de las películas de terror, llevan mucho tiempo asociados en la psique japonesa». Es entonces cuando irrumpen los 80. Seguir leyendo…

Lo mejor: el mejor Sato en una historia personalísima.

Lo peor: demasiados aspectos quedan sin limar; podría haber sido algo mucho más grande.

Erotibot

Un robot con las pilas gastadas

Erotibot Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Karei naru erogami-ke no ichizoku
  • Nacionalidad: Japón | Año: 2011
  • Director: Naoyuki Tomomatsu
  • Guión: Naoyuki Tomomatsu
  • Intérpretes: Asami, Maria Ozawa, Yûya Tokumoto
  • Argumento: La heredera de un imperio industrial es custodiada por tres robots. Tras una conspiración solo uno de ellos defenderá su virginidad.

25 |100

Estrellas: 1

Erotibot Grande

La protagonista de la historia es la joven y virginal heredera de un imperio industrial que vive custodiada por tres androides muy diferentes entre sí. Cada uno con unas funciones (tareas domésticas, tareas de fuerza y el tercero que no hace casi nada bien); hasta que una pariente quiere reclamar la herencia y con un programa consigue controlar a dos de los robots para matarla, por suerte, el tercer robot (el desastre) no puede ser controlado y defiende a su dueña de todos los demás, consiguiendo vencerlos al final y acabando sólo con la chica.

Naoyuki Tomomatsu, director de peliculas como Eat the schoolgirl o Attack of the Schoolgirl >ombies, y que colaboró con Yoshihiro Nishimura en la dirección de Vampire girl vs. Frankenstein Girl; y protagonizada por varias actrices famosas del porno japonés (cómo Asami y Maria Ozawa, la primera ya vista en Fashion Hell).

Estamos ante un Pinku con toques gores, (muy pocos y solo hacia el final de la pelicula). El contenido mayoritario de la pelicula pues son escenas de sexo subidas de tono, donde nada se ve, pero todo se percibe. No se ve por que el director usa el manido comportamiento japones de peliculas de este calado que no quieren transformarse en pornografia al uso, y es en esencia encuadrar solo hasta el limite justo donde la escena subiria de tension sexual o usar los propios cuerpos de los actores para tapar ahi justo donde podria ser censurada la escena.

El humor tipico de estas producciones tambien esta presente, pero acaba por ser mas un lastre que otra cosa, debido a la sequedad que se percibe del tono insulso de la pelicula.

La pelicula digamoslo ya, es muy flojita, la historia es muy debil argumentalmente como para entretener lo mas minimo al personal. Las actuaciones , especialmente la de Ozawa, son horrorosas y el conjunto artistico del film es pobreton y desganado. Adjuntemos que apenas hay nada de gore o sangre y todo recae en las insulsas “escenitas calientes”, y tenemos a Erotibot como un combinado soso, un refresco sin gas, apatico y definitivamente carente de alguna emocion.

En erotibot todo chirria sobremanera. Las caracterizaciones de los robots son pauperrimas, los fx son de muy bajo presupuesto y absolutamente lamentables. Las actuaciones, como ya he dicho, son malas en demasia. La historia pierde el interes a los 5 minutos y la direccion de Tomomatsu es raquitica y tremendamente arcaica.

No hay mucho mas que contar, la pelicula al menos es corta , pero ni eso la salva de ser un producto de serie Z con muchos puntos negativos y por ello olvidable.

Lo mejor: Asami y sus caritas cuando se pone "guerrera".

Lo peor: Todo el tufillo a pobretona que destila la pelicula. La actuacion de Maria Ozawa es muy deficiente, cuando recuerdo que en Invitation Only estaba bastante bien. Los FX son indignos hasta de una produccion de serie Z.

Underwater Love

¿Qué sex appeal tendrán los hombres calvos?

Underwater Love Grande

Otra magnífica preview de nuestro compañero Mr. Zombie. Prestad atención, porque además de la clase magistral sobre Kappas y cine Pinku, nos presenta una increible obra cuya sola existencia justifica el mito de la “locura japo”. Sin más…

Underwater Love PosterLos que conozcan esta noticia, principalmente seguidores y amantes del cine asiático en general y friki o bizarro en particular, sabrán que a Shinji Imaoka le va hacer pelis raras. Sus películas son difíciles de comprender: Uncles Paradise o Daydream son raras cual perro verde y Underwater Love promete ser la mas rara entre todas las raras.

Vamos con los datos que todos los que se han hecho eco de la noticia sobre la película han mencionado: Underwater love (“Onna no Kappa”), es una película producida por la productora japonesa Kokuei Company en co-producción con la alemana Rapid Eye Movies. El director de fotografía es el reputadísimo Christopher Doyle, lo cual esta muy bien, pero cuando llega la hora de definir que tipo de película se nos presenta, nos dice el director que se trata de el primer Pinku Eiga musical de la historia, y nos quedamos con cara de WTH. (Acrónimo WTH: “What The Hell”: Expresión yankee al rascarse la cabeza pensando que significa, algo que ellos no entienden, o en su defecto usada en juegos online como exabrupto al morir tontamente a manos del bellaco rival de turno).

Asuka, una joven treintañera, trabaja en una fábrica de pescado junto a un lago. Cuando la fecha de la boda con su jefe Taki se halla próxima, encuentra un Kappa, una criatura acuática que habita en las profundidades de la laguna. Su sorpresa llega cuando descubre que el extraño ser no es sino la reencarnación de Aoki, su primer amor. Lo que sigue, es un hilarante espectáculo en el que no falta romance, música y sexo.

¡Esperad, esperad!, ya se que hay muchas preguntas, (o ninguna tal vez…), pero vamos por partes:

Kappa, se puede llamar también Gataro o Kawako: son criaturas mitológicas que según el folclore japonés viven en lagos.

Igualmente algunos los consideran como animales que formarían parte de la criptozoología, ello debido a supuestas ocasiones en las que se dice han sido divisados.

Los kappa suelen representarse como pequeños humanoides con forma de rana del tamaño de un niño. La cara tiene aspecto de tortuga y en muchas ocasiones es dibujado con un caparazón en la espalda. El hábitat natural de los kappas son los ríos y lagunas de Japón. Utilizan sus extremidades con forma de aleta para desplazarse y nadar a gran velocidad.

Pero lo más interesante de los kappas es que tienen una especie de calva en la cima de sus cabezas que está llena de agua. Se trata de una cavidad en la cabeza llena de agua y rodeada de pelo. Según la leyenda, los kappas son muy poderosos, y toda su energía viene del agua que tienen en sus cabezas. Si salen a la superficie, y por evaporación, u otro fenómeno, pierden el agua de sus cabezas pierden sus poderes y pueden incluso llegar a morir ya que quedarían como animales cualquiera.

Los kappa suelen ser el personaje malo en los cuentos tradicionales japoneses. En las historietas suelen tirarse flatulencias muy fuertes, mirar muchachas a escondidas mientras ellas se desvisten, robar hortalizas en los huertos, raptar a niños o mujeres. De hecho una de las comidas favoritas de los kappas son los niños humanos, un manjar al que no se pueden resistir. Los kappas se alimentan de sus victimas arrancándoles y comiéndose el shirikodama que se trata de una especie de bola que se encuentra dentro del ano, posiblemente referida a la próstata. Para asustar a los kappas se puede utilizar fuego. Aún hay muchas aldeas en Japón que utilizan fuegos artificiales cada año para asustar a los malos espíritus, entre ellos los kappa. Aun así, según la mitología, los kappa son seres muy educados que siguen a la perfección el código de conducta japonés. Por esto, según la tradición, para poder escapar de un kappa solo es necesario hacer una reverencia. El kappa se vera obligado a devolverla, dejando caer el agua de su calva y perdiendo temporalmente sus poderes.

Hasta aquí el lado malo de los kappas, pero también tienen su lado bueno: Los kappas son bastante curiosos y les gusta espiar a los humanos. Entienden y pueden hablar japonés, en ocasiones incluso se relacionan con humanos siempre y cuando obtengan beneficios a cambio. Por ejemplo, suelen hacer encargos para humanos recibiendo pepinos a cambio, que es para los kappas la única comida que es más deliciosa que los niños humanos. Tradicionalmente, las familias japonesas lanzaban pepinos a los lagos cercanos a sus casas para evitar que los kappas se comieran a los niños. Hoy en día, existe un tipo de sushi llamado kappamaki (rollo de kappa), que es simplemente arroz con un trocito de pepino en…

¡Vaaaaale, Wikipedia te has portado, pero deja ya de dar la murga!… Que yo en el Guild Wars los mato a patadas y tampoco son “pa tanto”. Seguramente salgan en mas juegotes roleros famosos, pero yo los mato solo ahí.

Segundo tocho de la explicación:

¿Qué es el “Pinku Eiga”?

Underwater Love Grande 2

El termino Pinku Eiga significa “película rosa”, color que, al igual que en Occidente, se asocia con lo femenino. Pero en este caso no se usa para denominar leves y románticas películas “para mujeres”, sino para catalogar films “sobre mujeres”, destinados al consumo de un público masculino ávido de sexo y violencia.

El Pinku Eiga es un subgénero cinematográfico hecho a la medida de los tabúes sexuales japoneses. Una pieza que encaja de manera perfecta en el exacto espacio que divide lo permitido de lo prohibido. No se trata de pornografía: toda relación sexual que aparece en pantalla esta simulada. La cámara esta obligada a evitar el registro de genitales, así como también el vello púbico, que se encuentra vetado bajo las normas de Eiriz, el particular código de censura japonés.

Se trata de un género de cine japonés que surgió en los años 60 con el propósito inicial de eludir a la censura que no permitía la aparición de relaciones sexuales explícitas en el cine, pero sí aceptaba la violencia y las torturas. De este modo nació el género Pinku Eiga que muestra violaciones, castigos, sadomasoquismo, etc. Generalmente el hombre adopta la postura dominante y la mujer la de la figura sumisa que recibe todo tipo de vejaciones que al final (por increíble que parezca) acaban por satisfacerle.

Durante los represivos años 60 estaba tajantemente prohibido mostrar desnudez frontal y penetración en el cine; mientras que la violencia, el erotismo y la muerte eran representaciones comunes. Es así que nació el genero Pinku Eiga. Violaciones, castigos, sadomasoquismo fueron el tema central de estas producciones. La temática de estos films es bastante repetitiva. El hombre adoptara el rol de poder, y la mujer pasiva sufrirá las vejaciones. Es común encontrar como la joven sumisa ha sido violada, por supuesto porque merecía serlo. Pero terminará encantada de la vida tras la experiencia y desarrollara una dependencia total por la tortura. Ahora eso si, no veremos ni una sola imagen de penetración ni un desnudo frontal.

En el reparto de esta co-producción germano-japonesa tenemos a Sawa Masaki, Yoshiro Umezawa, Ai Narita y Mutsuo Yoshiok. Los efectos especiales corren a cargo de Yoshihiro Nishimura. La banda sonora, en esta ocasión sumamente importante, corresponde al dúo berlinés Stereo Total.

Aquí os dejo con el trailer de esta curiosa y extraña película, u os espantará u os atraerá, pero difícilmente dejará a nadie indiferente. En el festival de Tribeca y en el de Toronto ya la pudieron ver, disfrutar o repudiar, a elegir toca.

Por Mr. Zombie

Fashion Hell

Masajes con final sangriento

Fashion Hell Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Fasshon heru
  • Nacionalidad: Japón | Año: 2010
  • Director: Jun Tsugita
  • Guión: Jun Tsugita
  • Intérpretes: Miho Arai, Asami, Saori Hara
  • Argumento: Tres amigos quieren pasar una noche picante en la casa del sexo "Shogun". Sus deseos se pagarán con sangre.

78 |100

Estrellas: 4

Fashion Hell Grande

Mr. Zombie regresa esta semana con la crítica de una cinta ciertamente “picante”. El rango de producciones que se realizan en oriente es muy diverso, y de nuevo Mr. Zombie nos trae una buena muestra de ello. Sin más…

Antes de empezar un aviso para navegantes: Fashion Hell (también conocida como Horny House of Horrors) no es el típico gorefest con géiseres de sangre al que nos han acostumbrado últimamente. El que espere algo al estilo de Tokyo Gore Police o Machine Girl, mejor sepa que esta película se aparta del estilo sangriento de las citadas. Eso no significa que no haya sangre, pero si que lo que prima es mas el humor berraco estilo Takeshi’s Castle (Humor Amarillo en España) , aderezado con puntuales fx creados por Yoshihiro Nishimura con buenos resultados.

Películas de este estilo las hacen a patadas en Japón con, en general lamentables y decepcionantes resultados, aunque no siempre es así, y alguna que otra es capaz de divertir y entretener en sus normalmente escasas duraciones. Hay que tener en cuenta que estas películas se ruedan entre 3 días a una semana a lo sumo, así que se hacen como churros y se simplifican al máximo.

Jun Tsugita es el director de esta Fashion Hell donde sus protagonistas femeninas son estrellas del cine porno japonés real. O sea, son como las Sasha Grey o las Alexis Texas que hemos visto últimamente adentrarse en el cine convencional, en este caso de horror, con resultados catastróficos en cuanto a interpretación para las chicas americanas. Quiero decir con esto, que no es habitual ver actrices del cine para adultos aventurarse en el cine fuera de su categoría x, pero si es mas normal que en Japón si se de ese caso y de hecho sus protas femeninas son habituales verlas en ambas vertientes, ya que están mas acostumbradas a trabajar de esta forma.

En el regreso del juego de su equipo de béisbol, Nakazu, Uno y Toshida han bebido demasiado y terminan visitando el salón de sexo ‘Shogun’. Nakazu nunca ha estado en un salón de relaciones sexuales antes y se siente culpable por traicionar a su novia, Misa. Se intenta ir, pero los otros dos ya están demasiado emocionados para salir. Uno elige a Nonoko, muy atractiva con su uniforme escolar, mientras que Toshida escoge a Kaori, vestida con un sugerente kimono. El tercero espera la llegada de su anfitriona, pero nada es lo que parece en este salón del sexo y cosas horribles están a punto de desencadenarse.

Esta seria la escueta sinopsis de la historia que cuenta Fashion Hell, pero es hora de desvelar ya si la película es otra de esas del montón que indigestan a los 10 minutos de proyección o si por el contrario podemos ver algo potable y decente en esta película. Mi opinión es que Fashion Hell destaca sobremanera de ese montón y en sus 75 minutos de duración se ve de un tirón y sin pestañear. No existen tiempos muertos, no encontré relleno y si por el contrario una película sugerente en cuanto a sensualidad y sexualidad, con un matiz muy claro que ahora intentare explicar. Una película con buen dominio del “tempo” en cuanto a sucesos y planos. En general aceptables interpretaciones, aunque tanto a Saori Hara como a Asami hay que darles de comer aparte y luego explico también esto. El gore escaso pero contundente y divertido. Diría que la película me ha asombrado por que esperaba menos de ella y por el contrario me ha parecido de las rarezas más divertidas que he visto este año.

Fashion Hell indudablemente y para mi gusto es no solo una “rara avis” en el panorama de este tipo de cine chirriante, alocado y definitivamente estrafalario, si no que además es una película con categoría para no quedarse en el pozo de las olvidadas y en definitiva una película que esta muy bien en lo que ofrece, como lo ofrece y en como aspira ofrecerlo.

El matiz del que hablaba anteriormente es sobre las escenas con sexo explicito, pero camufladas a la vez. Es decir, la peli es muy visceral en cuanto a contenido sexual y sugiere que se ven penes, vaginas y sexo explicito, pero en realidad, y repito que solo sugiere, por que no se muestra nada mas que los cuadritos o círculos de color negro que evitan que se vean las partes intimas tanto masculinas, como femeninas, aunque de pechos no habrá ninguna contención y se podrán ver los de las tres protagonistas durante prácticamente toda la películas casi. En el porno japonés es frecuente que las partes intimas se difuminen con cuadraditos que no dejan ver las escenas más “hot”, y el resto quede liberado de ese ocultamiento. Se las denomina películas con categoría “censored”, por que esas partes están censuradas y ocultas. Del mismo modo existen las porno “uncensored” donde no existe ningún difuminamiento y todo se muestra completamente, tal como es una peli americana, europea o latina. Esto lo explico por que aparte de en Fashion Hell se pueden ver mas pelis de este tipo con este mismo tratamiento, como por ejemplo la realizada por Noburo Iguchi, Hyperthrophy Genital Girls, aun sin subtítulos de ningún tipo, donde a la prota , la actriz del porno y convencional a la vez, Tsubomi, le crece un aparato, un trabuco, un troncomovil, ya saben , un superpalote de considerables proporciones, en una película que te partes la caja de lo desproporcionada e intencionadamente ridícula que es.

No me olvido de mencionar a las protagonistas femeninas, especialmente a las dos más conocidas para los habituales a este tipo de películas japos. Tanto Asami como Saori Hara están a caballo entre sus interpretaciones carnosas en sus innumerables producciones x y las ya bastante habítales producciones de cine mas convencional, pero del estilo que rezuma Fashion Hell, aunque no en todos los casos. A Asami la hemos visto en varias pelis de este tipo ya, es una actriz que en papeles de “mala” destaca por su buen hacer, y además es una ricura dando mamporros ya que domina bastante decentemente los movimientos y se defiende bastante bien en escenas de golpes y karate. Es una actriz que me parece muy divertida y sus caras y mohines de cabra loca los hace ingeniosamente elocuentes. Saori Hara por el contrario es mas sensual y se mueve por papeles mas melodramáticos, la chica es bella y despampanante para quien guste de las orientales y tiene madera de buena actriz más allá del universo x. De hecho es la protagonista de Sex and Zen 3D , una superproducción del cine Hongkones de reciente estreno. Se la puede ver también en la esplendida Yurikos Aroma, una película muy recomendable y de estética apasionada y fetichista con tinte dramático, que se encuentra con subtítulos en castellano.

Fashion Hell no es la típica película estúpida y bizarra con actuaciones malas y contenido aburrido, mas bien es un soplo de aire fresco al cine z japonés: Con buenas actuaciones, mejores intenciones y una trama simple pero muy eficaz, destaca por encima de medianías y mediocridades existentes.


Lo mejor: Trama simple pero sugerente y tremendamente divertida. Asami divertidísima, Saori belleza exótica. Fx de Nishimura , pocos pero de calidad. La música en esta ocasión funciona bien, muy acorde con la exposición en pantalla.

Lo peor: Las escenas tapadas, comprensibles pero molestas, sin esos difuminados la peli iria a la categoría x y por ello se entiende, y alguna actuación masculina algo floja.