VOD

Has filtrado por etiqueta: after-dark-2011

The Task

Sin respeto hacia el espectador

The Task Poster

Ver ficha completa

  • Título original: The Task
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2010
  • Director: Alex Orwell
  • Guión: Kenny Yakkel
  • Intérpretes: Alexandra Staden, Victor McGuire, Adam Rayner
  • Argumento: Un grupo de participantes de un “reality show” tienen que sobrevivir a una estancia nocturna en una cárcel abandonada.

40 |100

Estrellas: 2

The Task Grande

Otra vez aquí, con una cinta del After Dark por reseñar y sin saber muy bien como alejarme de todos los clichés de los que he tenido que tirar para sacar adelante las críticas de otras películas del festival. De las cuales, por otro lado, poco se podía decir salvo: “no perdáis el tiempo con ellas”. Para aquellos que hayáis caído ya en sus aviesas garras, ya sabréis que me refiero a Prowl, 51 y Scream of the Banshee. Y eso sin pasar revista a otros años del festival, al que auguro seriamente un mal futuro si no se plantea cambios sinceros en la selección de largometrajes, donde un miserable 80% (tirando a lo bajo) de la producción se puede considerar cine basura o, peor, cine meramente aburrido. ¿Qué este porcentaje sea un reflejo del panorama cinematográfico actual y, quizás, de cualquier época pasada? Puede ser, pero no es suficiente razón para que los responsables de un festival, realizado por y para los amantes del cine de terror – supuestamente –, se burlen de los espectadores exhibiendo películas que, a todas luces, son peores que el cáncer.

Comenzar hablando de la parte negativa del nuevo paquete de ocho títulos que aborda el After Dark de este año, seguramente os aportará ideas claras de por donde transitan mis sensaciones con The Task. Para un servidor, y por desgracia, la cinta dirigida por un desconocido Alex Orwell y escrita por Kenny Yakkel, la mente “maravillosa” detrás de 51 y Dead Air, entra de lleno en el mismo saco mugriento al que sus peores hermanas pertenecen. Lejos, muy lejos, está de los únicas cintas rescatables del After Dark 2011 (Seconds Apart y Husk) y, sin embargo, esta vez no es por falta de esfuerzo, vagancia o desidia por parte de sus responsables, que están bastante más inspirados a nivel técnico. Tampoco suspende por el desastroso trabajo de los actores, curiosamente se ajustan a sus papeles adecuadamente; aunque desconozco si esta percepción es verdaderamente positiva o negativa.

Alzar el pulgar o dirigirlo hacia la arena es cuestión de comulgar con un guión y, más concretamente, con el giro y anti-giro final que se nos presenta; así como “disfrutar” de la definición de unos personajes repelentes “ad nauseam”, que en su molesta personalidad alimentan la fuerza de motriz del metraje: ver una película fascinado por todo el daño que un ente sobrenatural pueda inflingir a semejantes idiotas.

The Task es un reality show extremo donde los concursantes, además de ver aireadas sus miserias – ¡qué menos! –, tendrán que enfrentarse a sus miedos más íntimos en una penitenciaria abandonada y, puede que, encantada. Solo una noche y el premio será suyo.
Los seis jóvenes, un compendio de victimas arquetípicas (el chico de color, la guapa adicta a la televisión, la inteligente y fría mujer, el homosexual orgulloso de serlo, blah, blah, blah), tendrán que ir superando los terroríficos retos propuestos por la organización para conseguir la recompensa en metálico, antes de que el fantasma del alcalde de la prisión los atrape – risas malvadas con mucho eco –.

Como veis la sinopsis no puede ser más reveladora (e intrascendente). “¡Vaya! Más o menos me suena el argumento. Se parece bastante a la clásica The House on Haunted Hill”, muchos pensaréis algo parecido si no más cáustico. Bueno, si el metraje nos llevase por derroteros interesantes podríamos considerar una minucia que la historia esté tan sobada; pero el caso es que, más allá del juego que aporta el ubicar la trama dentro de la cárcel abandonada – ¿estará encantada o no? –, no se desarrolla la idea principal ni un ápice.
Ahí se deja esta simpleza y busquemos, para completar la hora y media de rigor, unos cuantos sustos falsos (¿?) mediante el retrato de las pruebas vejatorias a las que se somete a los concursantes y las reacciones del equipo de control que monitoriza la prisión.
Debió de considerar el guionista de The Task que el giro final justificaba por si solo la película. Y aquí es donde entra la implicación del espectador: fundamental disfrutar de los últimos diez minutos de la cinta porque si no considerarás seriamente presentar una querella por el robo, usando una cámara como arma, de hora y media de tu tiempo.
Sin entrar en incómodos destripes, diré que tanto el giro como el contragiro me supieron a engaño pueril, obvio, desencantador; vale, los subterfugios son la base del cine, pero solo cuando se relatan con un estilo definido. Aun entendiendo que pueda haber público para estas ideas, me sentó como una patada en las narices lo previsible y rancio del asunto; y esa citada falta de estilo concreto.

He de reconocer que dentro de los elementos provechosos mostrados, el más destacado es el ambiente que se vive dentro del penal; muy artificial pero gratificante y consecuente con la mínima historia que se nos está contando. Una iluminación siniestra y unos efectos de sonido que podrían hasta inquietarnos si no se respirase banalidad por los cuatro costados. Al respecto técnico, cabría destacar que al haberse ubicado el rodaje en Bulgaria, la cinta ha salido beneficiada en cuanto a una manufactura eficaz, a la cual le sienta muy bien la ausencia de escenas explicitas. Porque efectivamente, The Task rehuye del efectismo gráfico buscando una tensión psicológica que la misma liviandad de sus protagonistas destroza. Así que amantes del terror físico alejaros prudencialmente de esa cinta; por mucho que el montaje y la fotografía exploten un rápido y fácil terror barato, no será suficiente para la gran mayoría de aficionados.

Ya comentaba al principio de la reseña que los actores están un peldaño por encima de lo habitual en proyectos de este corte, cintas directas a DVD. Curiosamente aquellos que solo conozcáis The Task por su infame trailer o sus primeros diez minutos, creeréis que me he vuelto loco; sin embargo os aseguro que los actores, caras jóvenes que ni me suenan ni me voy a molestar por seguirlas, muestran un esfuerzo que lamentablemente se pierde dentro de la idiosincrasia (o “idiocracia” en este particular) de los personajes. No insistiré lo suficiente: *me parece fenomenal pintar de cretinos a los protagonistas, pero en su justa medida; si el exceso no produce comicidad solo va a causar un tremendo rechazo en el espectador.*Claro que siendo justos, todo se razona medianamente al final del film.

Resumiendo, The Task queda como otro intento fallido de acercarnos el cine de terror de una forma moderna, sin prejuicios y estéticamente valida, que naufraga merced a su incapacidad a la hora de imaginar un final más “explosivo” – razón, justa o no, por la que un servidor la suspende – y, duele también, por unas caracterizaciones demasiado bobas, cuya tosca exposición desvela demasiado sobre las sorpresas finales, que más allá de su tramposo origen podrían haber funcionada mejor solo con la inclusión de ideas más arriesgadas y/o frescas (¿de verdad que había que terminarla como un telefilm barato?).

Otra hora y media que relega, una vez más, al After Dark a una mera broma entre aficionados, que año tras año acabaran preguntándose entre ellos, a modo de chascarrillo: “¿has tenido el valor de verte todo el After Dark de este año?”.

En mi caso diría que así va a ser, pero el próximo año mi fe irá destinada a otras religiones.

Lo mejor: Cierta incertidumbre con respecto a supuesto encantamiento de la cárcel y unos valores de producción mejores de lo previsto. El ambiente del penal.

Lo peor: El final, triste forma de justificar un argumento para luego volverlo a tirarlo abajo. Demasiado mediocre en conjunto.

Seconds Apart

Marchando otra ración del After Dark Originals

Seconds Apart

Seconds ApartSeth y Jonah son gemelos… además de un par de asesinos despiadados. Condenados desde el mismo día de su nacimiento, los hermanos poseen poderes telequinéticos que suelen utilizar de las formas más terroríficas que podamos imaginar. Cuando algunos de sus compañeros de estudio conozcan un destino sangriento, un investigador local sospechará que los hermanos andan detrás de tan terribles asesinatos. El desenlace enfrentará a los dos hermanos en una cruenta batalla… el mal contra el mal.

Buenas sensaciones iniciales (al menos para un servidor) las ofrecidas por Seconds Apart, thriller sobrenatural con el que el director de orígen colombiano Antonio Negret acude al After Dark Originals del presente año.

Al menos las primeras imágenes y el trailer de Seconds Apart no me han transmitido esa sensación, tan habitual y molesta, de estar viendo lo mismo de siempre. Por mi parte un voto de confianza para Seconds Apart… y si después las cosas salen mal, pues ya habrá tiempo de lamentarse.

Os dejo con las primeras imágenes y el trailer final de Seconds Apart. La película de Negret tuvo un estreno limitado en salas de cine norteamericanas el pasado 28 de enero.

Fertile Ground

Y papi plantó una semillita...

Fertile Ground

Fertile GroundEmily y Nate Weaver abandonan la gran ciudad y se instalan en una casa rural propiedad de los antepasados de Nate. Una vez allí Emily comienza a experimentar terribles visiones y a experimentar el acoso de fantasmas que habitan su nuevo hogar. Al mismo tiempo descubre que está embarazada.

Seguimos a vueltas con el After Dark Originals. En esta ocasión le toca el turno a un viejo conocido de la casa, Adam Gierasch, máximo responsable - junto a su inseparable coguionista Jace Anderson – de las muy interesantes Night of the Demons y Autopsy.

Su candidatura en el After Dark Originals se titula Fertile Ground, y si bien ni su argumento ni su trailer parecen ofrecernos grandes sorpresas, en esta ocasión la presencia de su director me empuja a darle un voto de confianza.

Fertile Ground tendrá un estreno limitado en cines USA con motivo del After Dark Originals el próximo 28 de enero, para posteriormente distribuirse en DVD a partir del 3 de febrero.