VOD

Has filtrado por etiqueta: redes-sociales

Eliminado

Skype mortal

eliminado

Ver ficha completa

  • Título original: Unfriended
  • Nacionalidad: USA, Rusia, Polonia... | Año: 2014
  • Director: Leo Gabriadze
  • Guión: Nelson Greaves
  • Intérpretes: Shelley Hennig, Mosses Storm, Renee Oldstead
  • Argumento: Un año después de la muerte de Laura Barns, sus amigos comienzan a ser asediados por internet por una extraña presencia.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

eliminado photo eliminado_2_zpso8nyek9t.jpg

Blaire (Shelley Hennig), Mitch (Mosses Storm), Jess (Renee Oldstead), Adam (Will Peltz), Ken (Jacob Wysocki) y Val (Courtney Halverson) son un grupo de adolescentes que, un año después del suicidio de una amiga común, Laura Barns, comienza a ser asediado por un ente sobrenatural que reclaman algún tipo de justicia o venganza…

Así planteada, Eliminado no ofrecería ningún elemento de interés: otra suerte de slasher con asesino sobrenatural clamando justicia en el aniversario de su muerte. Si a ello se une que, formalmente, pudiera parecer un found footage, digamos que sólo entran ganas de salir corriendo y alejarse lo más posible de ella. Pero, ¡no tan rápido! Resulta que toda la película es una conversación, a tiempo real, entre los cinco amigos vía Skype. Personalmente, esto despierta mi interés: ¿cómo se adapta una historia de terror tan clásica (y tan tópica) a un entorno absolutamente alejado de cualquier escenario aterrador, por ejemplo? Entendámonos: los found footage, pese al elemento tecnológico, pueden suceder en espacios absolutamente aterradores y primigenios. Y, cuando sucede como en la saga Paranormal Activity, se circunscriben a una casa, suelen centrarse en las horas nocturnas, otro clásico. *Quien escribe, además, no ha visto Open Windows, por lo que la curiosidad sobre cómo se desenvuelve en unos parámetros tan constreñidos esta historia me pudo. Seguir leyendo…

Lo mejor: el partido que le saca a los recursos de una pantalla de ordenador y las redes sociales.

Lo peor: la previsibilidad de su historia.

Antisocial

Un viaje a través del cyberinfierno

antisocial

Cinco amigos de la universidad se reúnen en una fiesta para recibir el Año Nuevo. Sin ellos saberlo, una epidemia ha entrado en erupción, causando brotes en todo el mundo. Con nadie a quien recurrir, se atrincheran dentro de la casa con la única compañía de sus móviles, ordenadores portátiles y otros dispositivos de alta tecnología. Utilizan sus dispositivos para investigar la posible causa del brote. A medida que el virus se propaga, el ambiente en la casa transita del miedo a la paranoia. ¿Quién está a salvo? ¿En quiénes pueden confiar? La realidad se vuelve borrosa, ya que poco a poco descubren el origen del virus causante de la enfermedad … y no hay vuelta atrás.

Son muchos los que ya se han apresurado a presentar la candidatura de Antisocial, debut en la dirección del candiense Cody Calahan, a mejor película de terror independiente de 2013. La película de Cody mezcla dos elementos muy manidos dentro del género. Por un lado los “infectados”, que no son otra cosa que esos pobres desgraciados que por obra y gracias de alguna terrible enfermedad que se propaga como la peste (o por alguna otra inverosímil razón que se les pueda pasar por la cabeza a los guionistas de turno) acaban convertidos en una especie de zombis rabiosos deseosos de mandar a la humanidad a tomar viento. El segundo elemento lo conforma el horror a internet, las redes sociales y las nuevas tecnologías. Quizás no tan reicidente como el tema de los infectados, pero también presente en un buen número de títulos en los últimos años. Seguir leyendo…

Megan is Missing

Menos ordenador y más monte

Megan is missing Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Menos ordenador y más monte
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Michael Goi
  • Guión: Michael Goi
  • Intérpretes: Amber Perkins, Rachel Quinn, Dean Waite
  • Argumento: La reconstrucción de la misteriosa desaparición de dos jóvenes en los USA, y el escalofriante resultado de las pesquisas

78 |100

Estrellas: 4

Photobucket

1.-Parental Advisory:

PhotobucketPués parece que el cine semi-documental se me ha pegado al disco duro, como una de esas canciones que no te acaban de convencer pero que no te puedes quitar de la cabeza, y a este paso me voy a convertir en el portador oficial del asunto. Esa es una de las características principales de la película; la otra, algo que también me atrae bastante últimamente, es que se trata de una película independiente, de bajo presupuesto y con unos recursos muy limitados. Ambas cosas juegan a su favor, en ciertos aspectos que comentaré más adelante, pero también lastra una iniciativa fílmica que podía haber dado mucho más de asi, y, sobretodo, haber tenido más repercusión en los circuitos de las películas de aficonados al terror. Da la sensación, a veces, de que ni siquiera el propio director estaba del todo convencido de las posibilidades de la película en sí. Y sus intenciones son más que loables: NO hablarnos de los peligros de internet, que es como se ha intentado vender, sino de la sonrojante inocencia y, al mismo tiempo, falta de escrúpulos de las nuevas generaciones. Que los predadores sexuales lo tienen más fácil a través de internet es evidente, pero al mismo tiempo es una herramienta muy útil para tenerlos localizados y conocer cada uno de sus movimientos. Pero por mucho que las policias del mundo se esfuercen en alertar a los padres de esos peligros (https://thebestvpn.com/protect-kids-online/) si un/a adolescente quiere enseñar las tetas/pene a través de Skype o similares lo va a hacer. Y ese es el verdadero problema: qué lleva a alguien de 11 a 14 años a pasarse horas enfrente de un ordenador hablando de sexo con desconocidos. ¿Aburrimiento?, puede; ¿Drogas y alcohol?, puede; ¿imitar a tus compañeros y/o amigos?, tambien. Lo más seguro es que sea una mezcla de todo ello sin, evidentemente, dejar de lado la responsabilidad de los padres en el asunto. Pero, ¿qué pasa si el menor vive en un hogar desestructurado?, o ¿si el menor es tan ideal de la muerte que sus padres ni siquieran sopesan la idea de que su hijo ande trasteando con temas de adultos?.

Entonces pasa que MEGAN ha desaparecido….

2.-Si es que se veía venir…:

PhotobucketMegan (Rachel Quinn) vive con su madre, con la que se pega unas voces y un par de hostias a diario, y con el padrastro, que abusa de ella desde que tenía uso de razón. Y Megan se desahoga on-line. Se lo cuenta a sus amigas (a las que conoce “realmente”), a quien esté en el chat de turno y al universitario al que le está haciendo una felación a cambio de algo de farlopa. Megan tiene 14 años. Megan también tiene una amiga, Amy (Amber Perkins), que es justo lo opuesto a ella. Amy es una niña de 13 años, hija modelo, buena estudiante y con unos padres que la quieren y se preocupan por ella. Pero lo justo, como es tan buenecita…Pero Megan y Amy son inseparables. Y, como suele pasar, es la inocente la que acaba “pervertida” por la que-ya-ha-visto-y-hecho-de-todo, y no al revés. Así que Megan y Amy se lo cuentan todo, pero mientras Megan le cuenta la violación semi-consentida en el campamento cuando tenía 10 años, Amy escucha y se deja fascinar y atraer por el oscuro mundo de su amiga. La escena de la primera fiesta de Amy con Megan es demoledora, no tanto por lo que se ve sino por quienes son los protagonistas….crios drogados que hacen que los protagonistas de KIDS parezcan boy scouts. Y entre sus charlas se intercalan otras con el grupo de amigas “guays” de Megan, que tela marinera. Realmente consigue transmitir los precedentes que acaban degenerando en el trágico final de las dos amigas.

Y en una de estas Megan conoce a un tipo muy guay por internet, que le manda unas fotos muy molonas haciendo surf y tal. Y se gustan, y quedan en verse. Entonces Megan desaparece y el mundo de Amy se viene abajo. No solo ha desaparecido su única amiga, sino que se siente culpable, las amigas de Megan la desprecian y la acosan y se siente sola, que es lo peor para ella. El no saber dónde está, y como es posible que no le haya dicho nada y la haya dejado tirada. Poco después de desaparecer Megan, intenta ponerse en contacto con el tipo con el que había quedado ella, el surfero…mal hecho niña, mal hecho.

3.-Hachazo:

PhotobucketLa estructura de la película puede despistar al principio, de hecho sino eres de los pacientes es probable que a los 15 minutos puedas quitarla ante el desfile de niñatas y sus tonterias. Filmada con la propia videocámara de una de las protagonistas, móviles, cámaras de la calle, noticiarios locales…, a veces parece más uno de esos insufribles docudramas de la MTV que una película. Pero a mi había algo turbador en semejante despliegue de insensatez preadolescente que me tenía algo mosca, algo que me decía que la película iba a ir por otros derroteros. Como efectivamente hace. Y el máximo acierto de la película es que lo hace de forma progresiva, lentamente, sin prisas. Pasamos de las charlas on-line a declaraciones policiales pasando por la citada fiesta y momentos de insospechada ternura entre las dos amigas, que de tan opuestas que son, son inseparables (o BFF como dicen en los USA), hasta desembocar en un más que coherente final, tan demoledor y brutal que no te lo vas a quitar de la cabeza durante días. O eso me pasó a mi. No, en serio, los fácilmente impresionables (queda alguno??, aparte de los meapilas que nos insultaron con A SERBIAN FILM??) verla con cuidadín…

Como comentaba al principio, el hecho de que la película cuente con muy pocos medios y la mayoría del personal debute con esta película (el director, por ejemplo) se nota, para lo bueno (la falta de complejos y la desfachatez positiva de un grupo de gente que sabe que tiene algo muy bueno entre manos) y para lo malo (detalles amateur que ensombrecen el resultado final, actores que parece que pasaban por allí y les han pagado con un bocata). Pero lo que es innegable es que Megan is Missing consigue su objetivo: asustar sin necesidad de monstruos, ni escenas especialmente gore, ni recreándose en escenas innecesariamente violentas. Y asusta mucho. Asusta lo solos que están los adolescentes, la cantidad de tiempo libre que tienen y la cantidad de opciones perversas que hay a su alcance. Y asusta saber que lo que le pasó a Megan (supuestamente basado en hechos reales) está pasando ahora mismo en cualquier lugar del mundo.

Incluso en tu barrio.

Lo mejor: El mensaje que transmite y esos 20 minutos finales que se te clavan en la retina como puñales.

Lo peor: Que el comienzo pueda echar atrás a mucha gente y ciertas "chapucillas" de director debutante.

Panic Button

Facebook no es bueno... Facebook es peligroso... ¡Nos encanta Facebook!

Panic Button

Cuatro jóvenes ganan el viaje de sus vidas a Nueva York, cortesía de All2gethr.com, su red social favorita. Cuando suben al jet privado y se les priva de sus teléfonos móviles, los “afortunados” son invitados a tomar parte en un novedoso juego online a bordo del avión… Pero este no será un juego cualquiera. Atrapados a 30.000 pies de altura, serán forzados a jugar para sobrevivir ellos mismos y mantener en vida a sus seres más queridos, capturados por un misterioso tipo que parece conocer sus más íntimos secretos.

Sin escapatoria y sin nadie en quien confiar, están a punto de aprender que poner su vida online puede tener consecuencias mortales…

Que las redes sociales y las nuevas tecnologías tienen su lado oscuro y, en cierta manera, terrorífico, es un hecho que algunos de nosotros tenemos bastante asumido y que el cine de terror no ha dudado en sacarle partido: Satan’s Facebook, Chain Letter, Chatroom

En esta ocasión Panic Button traslada el horror de la pérdida de identidad, la ausencia de privacidad y la necesidad, enfermiza, de ir siempre un paso más allá en materia de “nuevas experiencias virtuales”, a la zona de pasajeros de un jet privado que viaja a 30.000 pies de altura. Miedo a las alturas y miedo a las redes sociales (… y a las consecuencias que de estas últimas pueden llegar a derivarse); curiosa mezcla.
Panic Button es la segunda película del director británico Chris Crow y su estreno está previsto para finales de 2011. Veremos en qué queda todo.