Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Bajocero

Bajocero

La venganza se sirve fría

Bajocero

Ver ficha completa

  • Título original: Bajocero
  • Nacionalidad: España | Año: 2020
  • Director: Lluís Quílez
  • Guión: Fernando Navarro, Lluís Quílez
  • Intérpretes: Javier Gutiérrez, Karra Elejalde, Luis Callejo, Patrick Criado, Andrés Gertrudix, Isak Férriz, Miquel Gelabert
  • Argumento: En mitad de la nada, un autobús cargado de presos ha de hacer frente a un asesino con oscuras intenciones

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Bajocero

Desconozco qué le ha pasado a esta cinta. Imagino que ha sido el Covid. Publíco la reseña tras leer al menos una crítica de la misma en otra web y el anuncio de su futuro estreno en Netflix a finales de enero. Se trata de un producto español sumamente comercial, con un reparto potente y un argumento lo suficientemente morboso para funcionar a las mil maravillas; por eso no entiendo que súbitamente se la tragara la tierra. Cuando yo la vi, tenía visos de ser proyectada en San Sebastián y en Sitges… finalmente no se mostró en ninguno de los festivales.

Un grupo de presos va a ser trasladado en secreto desde Madrid a la prisión de Cuenca. El trayecto se hará en noche cerrada, por carreteras secundarias, con un dispositivo minúsculo para no llamar la atención y en lo más crudo del invierno para cruzarse con la menor cantidad posible de autos. Dos policías han de liderar el equipo. Uno íntegro recién destinado a la cárcel (Javier Gutiérrez) y un violento policía (creo recordar que interpretado por Isak Férriz) que no le pasa ni una broma al surtido grupo de presos. Cuando se encuentran en mitad de ninguna parte, son asediados por un misterioso francotirador que, sin dar más explicaciones, solicita que salgan todos de la prisión autobús. La negativa a entregar del nuevo agente a los presos, que se han logrado amotinar en el interior, pondrá en marcha un sangriento reguero de cuerpos.

Antes de criticar el fondo de la historia, que me resultó su mayor pega, decir que Bajocero funciona con precisión relojera en su primera mitad. Ofrece una cinta de asedio claustrofóbica, con claras referencias al cine de John Carpenter (Asalto a la comisaría 13). La película no deja de ser un western actualizado, cargadísimo de violencia y con la venganza como motivación del villano de turno. La gracia está en saber de quién, del surtido grupo de presos, se quiere vengar y por qué motivo, y si llegarán vivos a esta explicación. El resto de los reos, que no son ningunos ángeles, serán las víctimas colaterales del verdugo y tendrán, en el interior de su minúscula prisión, que tratar también de averiguar quién es quién y qué han hecho realmente para merecer ese ataque. Entre medias, Javier Gutiérrez, tratando de mantener el pellejo pegado a la carne, al tiempo que sacrifica que se cumpla la ley por encima de cualquier extorsión.

Al malo de turno no le veremos la cara hasta mitad de metraje, aunque su voz le delata desde el segundo uno, en el que propina una tremenda paliza a un tipo antes de enterrarle vivo. Con este violentísimo prólogo se abre “Bajocero”. Un comienzo necesario para entender la capacidad letal de la amenaza que espera en el frío del bosque. Un ejecutor que no duda en disparar, quemar o ahogar a quien quiera que se interponga en su objetivo, algo que le vendrá de perlas porque tiene que medirse el cobre con unos mastuerzos de cuidado.

Javier Gutiérrez siempre está excelente y en esta ocasión tampoco pierde el tino. No ser tan fuerte ni tan alto como el resto del elenco juega a su favor en la intención de mostrar su titánico esfuerzo dentro y fuera del autobús de hacer lo correcto. Frente a él, los presos, entre los que destacan especialmente dos. Patrick Criado se mete en la piel de un jovencito nervioso pero muy violento del que uno no sabe muy bien que esperar, un papel en el que saca su registro más poligonero, que por cierto borda. Por su parte Luis Callejo le ha pillado el gusto a eso de interpretar secundarios que brillan como protagonistas, sin duda el mejor actor en la pantalla, también tiene el mejor papel del guion de esta película. Callejo es un preso con mucha experiencia dentro y fuera de la cárcel al que siempre le han dado malas cartas para jugar, sin duda uno de esos personajes de western que evolucionan a lo largo del metraje y se llevan al público de calle.

La cinta viene participada entre otras por RTVE y Netflix, lo que aseguraba cierta distribución en cine y meses después en la plataforma de la segunda, aunque imagino que el tiempo y la pandemia ha devorado la posibilidad de su llegada a la gran pantalla. Contiene algunas escenas de violencia subida, muy bien editadas pero también generosas en sangre. Esta edición es tal vez el principal valor de la cinta del director de cortometrajes brillantes, Lluís Quílez, que debuta con este film. Su buen manejo del encuadre y el trabajo en sala montando imagen y sonido, han logrado crear una cinta muy dinámica y muy a la americana que se consume con agrado e interés… Hasta aquí lo bueno.

Desgraciadamente conforme se acerca el amanecer el tema empieza a desinflarse. La imposibilidad de los personajes de salir al exterior, fuerza a situaciones límites que el guion no sabe desarrollar de forma verosímil. La motivación del personaje que espera a su presa en el exterior, pretende suscitar en el espectador un debate interno que podría haber funcionado pero que se antoja oportunista, falso e incluso un tanto fascista. Además tiene no pocos paralelismos con un caso popular de nuestra crónica negra, y verlo tan sumamente mal abordado en la pantalla me produce un rechazo importante al que se suma un cierre moralmente cuestionable.

No es una cinta de sobresaliente pero desde luego está muy por encima del aprobado. Seguramente reúna no pocos aplausos, y espero que su discurso soterrado también alguna que otra crítica. Cuando la veáis os daréis cuenta que me he dejado a un gran actor por mencionar pero es que creo que las sorpresas mejor en pantalla.

Bajocero

Bajocero

Bajocero

Lo mejor: El planteamiento anima a verla entretenido de principio a fin.

Lo peor: Dentro del Bus a veces las cosas son demasiado forzadas. Su discurso moral es muy cuestionable.


Vuestros comentarios

1. feb 28, 09:28 | Frankie

Os han hecho el vacío con esta reseña y normal…dejaros de spamear cine patrio que nada tiene que ver con el terror e inflarle la nota que no engañais a nadie porfavor.
Y si no abriros otra página solo de cine español, aunque claro, os comeríais un señor mojón
Saludos cordiales

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.