Has filtrado por etiquetaa: explotation

The Violent Kind

La raza canibal

The Violent Kind

Ver ficha completa



The Violent Kind

Cody, Q y Elroy son colegas hasta la muerte y miembros de una familia de moteros que remonta sus andanzas desde los sesenta. A estos chicos les gusta el sexo, la violencia, el crimen y las motos rápidas; pero aun les gusta más volver a casa para pasar el cumpleaños de su madre con la familia y el resto de la “crew”.

En la vieja casa perdida en el bosque, sede de tantas y tantas fiestas, los delincuentes habituales ahogan las penas en el bourbon derramado entre los senos turgentes de las strippers. Todo el mundo se relaja menos Cody, que se come los nudillos viendo como su ex-novia se lo monta delante de todos con el primer idiota que ha encontrado

Lo mejor: El mejunje de subgéneros. En el último tramo de la película todo toma buen ritmo, merced al giro argumental que traen los “rockabillies from hell”.

Lo peor: El mejunje de subgéneros. Una introducción de personajes que no llega a aportar mucho y momentos de obligada transición entre los subgéneros que aburren.


Dear God No!

La explotación elevada al cubo

Dear God No!

”The Impalers” son una de las bandas de moteros más crueles de los Estados Unidos. A su paso, ni la hierba ni el vello púbico vuelven a crecer; asesinatos, violaciones, estupro… todo es poco para ellos.
Tras un enfrentamiento casi mortal con sus rivales, los “Satan’s Own”, los supervivientes deciden lamerse las heridas en una cabaña perdida de las montañas; cerca, justo al norte de Georgia. Allí, los habitantes de la casa, sometidos a la brutalidad de los motoristas, rápidamente dan la vuelta a la tortilla, revelándose como una familia de pertubardos, liderada por un científico loco y su jorobado ayudante.
Afuera, los gruñidos de un ser hambriento de carne humana, que bien podría ser el verdadero “Big foot”, impiden la salida de la banda.
Entre la espada y la pared, planean vender cara su vida…

Beach Creature

Trikinis ensangrentados en las playas de Indonesia

Beach Creature

Cuando uno presenta una noticia bajo la sombra de semejantes… fotogramas, no puede más que pedir disculpas al encantador sector femenino de Almas Oscuras por traer novedades de baja estofa cuyo único interés son los cuerpos (mayoritariamente de mujeres) de buen ver y cuatro escenas divertidas, a la par que gratuitamente sangrientas, con un monstruo “muerde culos”. Dejando a un lado la eterna polémica de que sexo muestra más sus encantos en pantalla, Beach Creature se trata, obviamente, de una explotación directa de Piranha 3D, cuya reseña pronto publicaremos en ésta vuestra playa. Así que estamos ante una serie “B” cuyo verdadero protagonista debería ser la criatura marina carnívora diseñada con más imaginación que presupuesto; un proyecto (casi) digno de la propia Asylum, pero con un toque exótico: su procedencia, ni más ni menos que Indonesia.

Misterio en la Selva

Horror, degradación y delfines

Misterio en la Selva

Nuestros amigos de Vindicta Films, productora independiente sita en Buenos Aires, nos han hecho llegar la noticia del próximo rodaje de “Misterio en la Selva”, su primer largometraje después de experimentar con seis cortometrajes fuertemente violentos, y la verdad es que pinta realmente provocativa su propuesta.

La historia está basada en hechos verídicos propios del Amazonas, como son la captura y matanza de delfines para confección de drogas, amuletos, zoofilia y rituales religiosos. Usando la metodología del falso documental, factor importante para reforzar la crudeza de la historia, se nos presenta a un joven biólogo que viaja junto a unos compañeros a la selva amazónica en busca de hierbas medicinales para sus trabajos de investigación. Durante el trayecto, encuentra a unos sujetos practicando zoofilia con un delfín de agua dulce, conocido como “boto cor de rosa”. Los científicos aterrorizados con la situación intentan impedir el acto, sin imaginarse que sus vidas penden de un hilo.

Especial Troll 2

Ración extra de pepperoni

Especial Troll 2

Ver ficha completa



Especial Troll 2

Aprestad vuestros botes de champú anticaspa, porque hoy en Almas Oscuras nos visita Troll 2, y va a dejarnos los hombros como la cumbre del Kilimanjaro.

Una producción italiana, rodada en Utah en 1989, que a día de hoy cuenta con miles de seguidores fanáticos y deseosos por esparcir las bondades de las cintas cutres de video-club. La verdad que la película tiene un estilo peculiar, capaz de encandilarnos durante todo su metraje. Uno no sabe si por lo mala que es ó por que la muy condenada, presenta escenas tan surrealistas que consigue evadirnos de los problemas cotidianos.

Sin más preámbulos, os invito a sumergiros en un delirio solo comparable a la ingesta de varias botellas de absenta…

Lo mejor: Llega un punto en la película que todo es tan malo y ridículo, que finalmente olvidas cualquier pena. Además, es altamente revisionable

Lo peor: Casi todos los personajes pueden llegar a producirte un ataque de nervios por su estupidez y por sus intérpretes


Bottomfeeder

La criatura del pantano está cachonda

Bottomfeeder

Joe Angell es un policía de mal carácter que emprende, con furia asesina, la tarea de dar caza a una monstruosidad salida desde un oscuro río de California. Este monstruo, creado a partir de desechos tóxicos, una mutación mitad hombre mitad pez, tiene un gusto especial por las jovencitas y parece que su mayor obsesión es esparcir su semilla, aun a disgusto de las chicas que se encuentra en su periplo. ¡Corre Joe! Solo tu puedes evitar que más bellas chicas sean violadas en la profundidad del bosque.

¡Cantad loas y aleluyas! Cuando algunos cerebros, como el mío, todavía andamos recuperándonos del bizarro show que supuso la casposa Black Devil Doll, de los desquiciados hermanos Lewis; ahora nos anuncian a bombo y platillo su nuevo “fiasco”: Bottomfeeder. Según ellos, un homenaje oscuro a las películas de monstruos violadores (vale, en este mismo momento que cualquier fémina deje de leer la noticia) Este remedo de sub-género, tiene sus bases en la grandiosa Creature from the Black Lagoon (1954), pero sustituyendo cualquier elemento romántico por elementos más viscerales y prácticos, ¿ó es que un horrible monstruo marino no puede darse el gustazo con una bella humana? Sea como sea y sin ninguna imagen todavía, Bottomfeeder, nombre que hace referencia a los peces que se alimentan en los fondos acuáticos, promete grandes dosis de desnudos femeninos gratuitos, escenas descacharrantes y efectos especiales de tío vivo de feria. Con solo estar a la altura de psicotronias como Humanoids from the deep ó Con la bestia dentro (1982), un servidor estará más que satisfecho.