Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Bliss

Bliss

Colocón de primera.

bliss

Ver ficha completa

  • Título original: Bliss
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2019
  • Director: Joe Begos
  • Guión: Joe Begos
  • Intérpretes: Dora Madison, Tru Collins, Rhys Wakefield, George Wendt, Abraham Benrubi
  • Argumento: Una noche de excesos lleva a la protagonista a una pesadilla alucinógena

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

bliss

Nos alegra y sorprende la distribución de Bliss, película que pasamos a pelar a continuación, en España. La distribuidora Begin Again, se ha animado a traer a la península una de las cintas que más aplausos y reconocimientos logró del público hardcore de Sitges: esos como nuestro compañero Titus Belles, que devoran maratones y ven cualquier título de género puro y duro, sin importar la hora intempestiva en que se proyecte. Lo cierto es que, para ese tipo de espectadores, Bliss es toda una fiesta. Su estreno nos anima a retomar nuestras notas para contaros porqué.

Una pintora en pleno bloqueo de su creatividad y asediada por las deudas, decide hacer una inmersión en el mundo de la droga en busca de la chispa perdida. Tras una noche de excesos politoxicómanos y de sexo, retoma con éxito el cuadro que se perfila como su obra maestra, al tiempo que empieza a experimentar lagunas en su memoria y una extraña ansia por la sangre.

Nuevo trabajo de Joe Begos, director de “Almost human” y “The mind´s eye”. Dos películas de género que, pese a quedarse a medio gas, demostraban el amor del realizador por el cine de los 80 y por regalar a su público lo que han venido a buscar en una cinta de terror. En esta nueva incursión, Begos continúa por esa senda, con un producto que por momentos nos recuerda al desenfreno de los primeros films de Peter Jackson o de Sam Raimi, en otros al body horror más guarrindongo de Cronemberg o al paroxismo de “Climax” de Gaspar Noé. Con una historia donde las adicciones y el proceso creativo van de la mano y se desarrollan con arrebatadora furia. El director apoya toda la narración con una inusitada libertad que no escatima en sangre, visceras, drogas, sexo y musicote de primera. Este desparrame hace la cinta poco recomendable para estómagos sensibles o amantes del cine comercial. Pero toda una delicia que no podéis dejar pasar si os gusta el cine de horror que apuesta por salirse de las casitas encantadas, los vampiros que brillan, las lloronas, las monjas, las muñecas… y demás farándula que pueblan el terror más manido (placer culpable, pero predecible y repetitivo).

Mucha crítica insiste en emparentar este trabajo con las cintas de Panos Cosmatos pero creo que, salvando el uso de la luz y cierta textura de grano propia del cine de los 80, ambos realizadores tiran a dianas distintas. Yo definiría esta experiencia como una suerte de versión punk de “El ansia” de Tony Scott aderezada con “Requiem por un sueño” de Aronofsky pues, de este producto, lo más importante es el colocar en su narración un espacio tan personal como infrecuente.

Lástima que lo ajustado de su presupuesto no haya dejado el film más pulido en aspectos como el registro del sonido, donde las voces suenan a audio directo poco o nada pasado por mesa de mezclas, lo que le aporta una fescura amateur que no sé si termina de cuajar. Tampoco lo hacen las actuaciones de algunos de sus personajes secundarios, aunque esto lo suple con creces Dora Madison, que protagoniza la cinta, con un papel nada sencillo, por su locura y su confusión, que defiende con muchísima profesionalidad.

Al igual que la mencionada cinta de Gaspar Noé, este psicodélico descenso a los infiernos, no es apto para ojos sensibles; pues su enérgico montaje donde abundan efectos estroboscópicos, planos imposibles, y rapidísimos insertos de apenas unos fotogramas, transportan y marean nuestras conciencias a un estado que puede ser perjudicial para personas con epilepsia (como creo recordar que advierte la cinta en su inicio).

Así que si estáis hartos de las luces de navidad y el maldito buenrollismo de esta fechas, puede que en algún cine cercano se os brinde la oportunidad de este hemoglobínico periplo por el éxtasis más arrebatado.

bliss

bliss

bliss

Lo mejor: Se atreve con nobleza a mostrar lo que narra.

Lo peor: El sonido de la película.


Vuestros comentarios

1. dic 31, 01:52 | billyboy

existe una conversación en la película que creo que resume lo que es: cuando la protagonista discute con el novio sobre la situación que esta viviendo y dice que le da igual,que prefiere morir antes que ser una mas.

Muy acertado con lo de el maldito buenrollismo de esta fechas, y en general con lo que nos toca vivir con la cultura de lo políticamente correcto, aquí alcohol ,drogas ,sexo con múltiples desnudos y gore se dan de la mano.

2. ene 12, 07:26 | Vigilantism

Me ha gustado mucho porque es bastante bestia en todos los sentidos y la protagonista lo borda. Hacía mucho tiempo que no veía una buena peli gore en estos tiempos tan ‘políticamente correctos’ (una expresión idiota que define esta época)

3. ene 20, 20:47 | AZOTE

No es “Mandy” pero creo que es evidente que quisieron copiar alguna que otra cosa de ella y les salió un churro por falta de pasta, tiempo, ideas o todo.

Historia sin pies ni cabeza, diálogos de mierda (literal, ‘fucking shit’, de ahí no salen)… descarado que todo el trabajo ha ido a las escenas de la chica ensangrentada poniendo los caretos de Nick Cage bajo luz estroboscópica. Porque el gore tampoco es que sea mejor precisamente que el de Mind’s Eye, que ya de calidad iba justísimo.

Y empatía 0 con la groupie poligonera, de dar igual si se despelota o muere al minuto siguiente, su actuación no me dijo nada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.