VOD

Has filtrado por etiqueta: exploit

Canníbal Ferox

¡Pequeños... pero comilones!

cannibal ferox

Ver ficha completa

  • Título original: Canníbal Ferox
  • Nacionalidad: Italia | Año: 1981
  • Director: Umberto Lenzi
  • Guión: Umberto Lenzi
  • Intérpretes: Giovanni Lombardo, Lorraine De Selle, Danilo Mattei
  • Argumento: Una antropóloga, acompañada de su hermano y una amiga, viajan al Amazonas para realizar unos estudios sobre una tribu supuestamente caníbal.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

cannibal ferox

Tal y como me ha recordado mi buen amigo Manu Tóxico, nadie ha comentado por aquí el fallecimiento del bueno de Umberto Lenzi. Pues bien, el director de “Caníbal feroz”, “La invasión de los zombies atómicos”, “Siete orquídeas manchadas de rojo” o “¡Comidos vivos!” nos ha dejado a los 86 años para realizar explotaciones a la diestra de Satán. Sirva recuperar esta vieja reseña como sentido homenaje.

En el año 1962 los cineastas Paolo Cavara, Gualtiero Jacopetti y Franco Prosperi parieron un documental titulado Mondo Cane. En el film podían contemplarse extrañas culturas humanas, donde el folklore y las tradiciones se mezclaban con la excentricidad, el sadismo y el salvajismo expuestos en toda su crudeza y autenticidad. Había nacido lo que conocemos hoy en día como “cine mondo”, documentales donde la ficción y la realidad parecen converger en un mismo espacio, aportando temas e imágenes de marcado tono sensacionalista. Hubo varios films de este tipo a lo largo de los sesenta, entre los más destacados la segunda entrega de Mondo Cane y especialmente el film de este tipo más logrado, África Addio. Vale la pena mencionar un par de interesantes aportaciones al mondo durante los 70 como fueron Savana Violenta y Dolce e selvaggio, de Antonio Climati y Mario Morra respectivamente. Por supuesto hay muchos más títulos pertenecientes al subgénero, algunos mejores y otros peores, pero la intención es mostrar a grandes rasgos el origen del cine mondo y quiénes lo iniciaron.

En los ochenta tuvimos las célebres irrupciones de películas como Holocausto Caníbal, Canníbal Ferox o Comidos Vivos - entre otras - que, aprovechando el fenómeno del mondo, utilizaron sus bases e insertaron un nuevo componente: el exploitation. La combinación de ambos géneros en estos films causó una enorme controversia en la época, llegando al extremo de procesos judiciales que intentaban dirimir lo que era real y lo que era ficción. Conocemos el caso de Holocausto Caníbal por ser el más representativo de todo este tipo de films, y también por ser la mejor muestra de cómo hacer una buena película sin rehusar a la polémica. Por otro lado Umberto Lenzi, un director que venía de hacer giallos y thrillers semieróticos, supo también ver el filón y se metió en la aventura del mondo con una película llamada Il Paese del sesso selvaggio, rodada en el 1972. Su célebre incursión en el mondo-exploitation data del año 1981 y se tituló Canníbal Ferox. A ella le dedicamos este review. Seguir leyendo…

Lo mejor: El exceso gore y los paisajes selváticos.

Lo peor: Las muertes reales de algunos animales y el mal rollo entre Morguen y Lenzi.

Frankenstein created bikers

Sex, Drugs & Rock'n'roll

Frankenstein created bikers photo FrankesteinCreatedBikers_02_zps2ufktwvy.jpg

Un resucitado y proscrito motorista se hace adicto a la sustancia que le permitió regresar de la tumba. Con el fin de conseguir su dosis diaria, su banda se ve obligada a cumplir las órdenes de dos sádicos científicos que intentan capturar una mutación biológica y realizar un trasplante de cabeza en un par de adolescentes secuestrados. Cuando su ex novia sale de prisión, se embarca en una persecución en busca de su amante y la pandilla de degenerados que le rodean. A la fiesta se unen tres cazadores de recompensas disfuncionales, una banda de motoristas rivales y un ejército de strippers armadas hasta los dientes.

¿Alguien tuvo la oportunidad de ver en su día Dear God, No!? Yo no tuve dicha oportunidad —me quede con las ganas—, pero por lo visto se trataba de un new grindhouse en toda regla repleto de motoristas, delincuentes, chicas en topless, gore, rape&revenge, un bigfoot… y cualquier otra salvajada que se os pase por la cabeza. Uno de los principales reclamos de la película era que estaba rodada en unos gloriosos 16mm. Pues bien, ahora nos llega la secuela, rodada en unos… no sé… majestuosos 35mm, y que bajo el título de Frankenstein created bikers promete más motoristas, más delincuentes, más tetas, más culos, y profesor chiflado, con algo de suerte repetirá el bigfoot, y cualquier otra salvajada elevada al cubo que se os ocurra.Seguir leyendo…

The dude bro party massacre III

Aquel cine de los 80 que nos mataba de la risa

The dude bro party massacre III

Ver ficha completa

  • Título original: The dude bro party massacre III
  • Nacionalidad: USA | Año: 2015
  • Director: Tomm Jacobsen, Michael Rousselet
  • Guión: Alec Owen, Jon Salmon...
  • Intérpretes: Alec Owen, Patton Oswalt, Paul Prado
  • Argumento: Motherface ha regresado, y está dispuesto a causar estragos en la hermandad universitaria del difunto.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The dude bro party massacre III

Si no has degustado los estúpidos films de terror de Charles Band, alucinado viendo cintas como Terrorvision o Frankenhooker (conocida en estos lares como “Frankenputa”) o la saga de El vengador tóxico, o Festín sangriento; si no te measte de risa con el delirio británico de Baño de sangre en la casa de la muerte, o no te has tragado de principio a fin bochornosas copias de los Gremlins como los Munchies o Ghoulies, es posible que no le encuentres el punto a este film… Pero aún así yo que tu le daba una oportunidad a The dude bro party massacre III, sobre todo si eres de risa fácil, pues nos encontramos ante una gamberrada, de tamañas dimensiones, cargada de humor grueso y gore casposo que hace honor a las cintas mencionadas y a todas aquellas producciones, de ínfimo presupuesto, que tenían como único y sano objetivo hacernos pasar un buen rato sin preocuparse demasiado de la coherencia argumental o del buen gusto.

Con el único fin de descubrir al asesino de su hermano gemelo, nuestro protagonista, Brent (Alec Owen), se infiltra en la hermandad universitaria del difunto y decide salir con ellos a una alocada excursión. Uno a uno, los miembros se irán enfrentado a “Motherface”, archienemigo de la hermandad, a la que creían muerta de las anteriores entregas de la saga. En esta ocasión “Motherface” parece conocer muy bien las flaquezas de cada una de sus víctimas y termina con ellos de la forma que más les amedrenta. Seguir leyendo…

Lo mejor: Me recuerda a mis grabaciones antiguas y me hizo reír más de lo que me esperaba.

Lo peor: Tan payasa que en ocasiones da un poco de vergüenza y ciertos momentos de relleno.

Gutterballs 2: Balls Deep

BBK desencadenado

Gutterballs 2: Balls Deep photo gutterballs_2_3_zpsir6yryuj.jpg

En Gutterballs 2: Balls Deep, transcurridos diez años de la masacre original en la bolera, Stacy, pariente de una de las víctimas, está terminando su turno en el local. Un grupito de jóvenes estúpidos aparecen con ganas de fiesta acompañados de una “bola 8” mágica e intentan contactar con BBK. Para su desgracia parece ser que alcanzarán su objetivo… Con la fuerza de un pleno, BBK irrumpirá en escena y empezará a correr la sangre.

Una sentida reverencia para el príncipe de la mugre. Para el rey de lo abyecto. Para el emperador de la repugnancia y la degradación. Regresa el gran BBK (“el asesino de la bolsa de bolos”) de la mano del no menos grande Ryan Nicholson, el director, guionista y especialista en efectos especiales canadiense que ha sido capaz de regurgitar salvajadas del calibre de Live Feed, Hanger, Famine o Collar. Nicholson es un pirado (con todo el cariño del mundo) que lleva el infracine tatuado a fuego en su piel. El tipo hace lo que le da la gana y cuando le da la gana… y quizás por esa razón ha decidido que, justo ahora, es el mejor momento para escupirnos a la cara la secuela de la que quizás sea su obra más “popular”: Gutterballs. Seguir leyendo…

Time to Kill

Sara, dulce Sara

time to kill

Sara es una hermosa rubia que luce unos espectaculares tatuajes en su piel. Aquejada de una extraña enfermedad, Sara recibe la noticia de que tan solo le queda 24 horas de vida. ¿A qué dedicará Sara su último día sobre la Tierra? Pues a torturar y matar a todos aquellos que le han hecho daño. La venganza está servida. Para Sara no hay tiempo que perder, tan sólo hay… Tiempo para matar (Time to Kill).

Una sinopsis contundente para un nuevo grindhouse-revival de la mano del director, guionista y productor Brian Williams. Supongo que a estas alturas a nadie se le escapa que esta moda, supongo que pasajera, de revisitar las formas raídas y gastadas de los viejos exploits setenteros en ocasiones no es más que un subterfugio para intentar justificar, camuflar o adornar la escasez de medios - principalmente de pasta. Pero también está sobradamente probado que la carencia de medios no está reñida con el talento, y el grindhouse-revival, que tuvo su orígen en aquel doble programa de la mano de Tarantino y Rodríguez, también nos ha ofrecido deliciosas películas en los últimos años (películas que me niego a mencionar por temor a hacerme muy, pero que muy pesado). De manera que un servidor sigue recibiendo, como agua de mayo, propuestas como las de Time to Kill, un exploit revenge en toda regla, en cuyo tráiler (y póster, que podréis ver a continuación) abundan las tetas, los culos, los tatuajes, el gore…, y más tetas, y más culos y baños de sangre (en el sentido más literal de la expresión). Yo me apunto, sin pensármelo, a esta escalada de violencia y sexo sin sentido cogidito de la mano de la dulce Sara. A continuación el póster, algunas imágenes y el póster de Time to Kill. Seguir leyendo…

All Hell Breaks Loose

Moteros del infierno Vs. el tipo equivocado

all hell breaks loose

All Hell Breaks Loose es una historia de amor, cuero y violencia. Cuando los “Pecadores de Satán”, una pandilla de moteros salidos del mismísimo infierno, secuestran a la novia de un hombre, pronto descubrirán que acaban de morder más de lo que pueden masticar. Ahora el hombre está envuelto en una cruzada por salvar a su esposa, sea como sea… incluso si eso significa morir una y otra vez. Con la ayuda de un sheriff paleto, un sacerdote pervertido y un vaquero que sólo puede ser Dios, el infierno acabará vuelto del revés.

El orígen de una película como All Hell Breaks Loose es, cuanto menos, peculiar. Jeremy Garner y Thevocab Ulariast, director y guionista, respectivamente, de la película, tenían un amigo en común llamado Justin Sullivan que cada fin de semana recorría, junto a sus colegas del club de moteros, y a lomos de su flamante Harley, centenares de kilómetros sin un rumbo fijo. Jeremy y Thevocab sumaron dos más dos y llegaron a la conclusión de que tenían el material de partida perfecto para rodar una genuína biker movie de aroma setentero. Reunieron un presupuesto ajustado, le dieron a su colega Jeremy el papel de Dios sobre dos ruedas, papeles secundarios para todos los miembros del club de moteros, contrataron a un par de strippers, aderezaron el conjunto con una generosa ración de gore y violencia, algo de humor negro, posesiones demoníacas, planos desenfocados, arañazos… y ¡Bang!, ya tenemos un jugoso y apetecible plato de neo-grindhouse listo para ser degustado por todos aquellos que somos fanáticos de películas como Hobo with a shotgun, Father’s Day o The Disco Exorcist (tengo la impresión de que siempre acabo mencionando las mismas películas cuando sale el tema del Grindhouse). Seguir leyendo…

American Muscle

Quien la hace, la paga

american muscle

Tras regresar de un viaje que emprendió con una hermosa desconocida, Falcon descubre que la casa que una vez compartió con su esposa ahora está ocupada por unos adictos a la metanfetamina que trabajan para su hermano Sam. Por lo visto Sam se ha convertido en un pequeño capo de la mafia local. Falcon recupera un cargamento de armas y rápidamente se deshace de los lacayos armados de su hermano; y todo ello antes de recuperar la única cosa que nunca le ha traicionado … su poderoso coche genuínamente americano.

No me resisto a transcribir las palabras de un tal Travis Stevens, productor de American Muscle, contándonos de qué va la película: “American Muscle gira alrededor de un chico que ha estado en prisión durante los 10 últimos años de su vida. Ahora está libre, y tras un pequeño viaje de placer se encargará de matar, en las siguientes 24 horas, a todo bicho viviente que tuviera algo que ver con su encarcelamiento. No es más que un tiburón con un único objetivo: masticar a todo el que se ponga delante. Siento que American Muscle es mi película más personal, ya que tiene todo lo que amo en este mundo: ¡nenas tatuados y desnudas montando motocicletas con Uzis en sus manos y un protagnoista bastardo que en realidad no habla demasiado!” Seguir leyendo…

Gun Woman

Una japonesita de armas tomar...

gun woman

Un médico japonés busca vengarse de un sádico asesino sádico después de que éste matara a su querida esposa. A pesar de la máxima seguridad que rodea a este multimillonario asesino, el médico encuentra un plan perfecto para culminar su venganza: convertir a una joven en el asesino más letal que el mundo haya visto jamás. El plan se ejecutará en una instalación subterránea donde el asesino cumple con sus fetiches sexuales. La misma noche en que el plan debe ser llevado a cabo, el doctor culmina su obra… Ella es ahora, Gun Woman.

¡¡¡Midnight X-Treme!!! Junto a mi querido Brigadoon, las dos secciones del Festival de Sitges que un servidor espera con mayor impaciencia. Como supongo que muchos de vosotros ya sabéis, hoy mismo se ha hecho oficial la programación completa de la 47 edición del Festival de Sitges, y dentro del Midnight X-Treme nos encontramos con la sexy y sangrienta Gun Woman, del director japonés Kurando Mitsutake (Samurai Avenger: The Blind Wolf); una hiperviolenta película de acción que conmemora el viejo cine de kung-fu y los exploits de los años 70. Y sin duda alguna, uno de los grandes alicientes de Gun Woman, será el de poder ver en acción, tal y como Dios la trajo al mundo, a la bella actriz nipona Asami, una habitual del cine de Noboru Iguchi (que, por cierto, también tendrá su huequecito en Sitges con Live) a la que pudimos disfrutar en películas como Dead Sushi o Zombie Ass: Toilet of the Dead. Dicen las malas lenguas que Asami afronta en Gun Woman una secuencia de lucha cercana a los 30 minutos de duración… totalmente desnuda. Seguir leyendo…