Estás aquí: Página de inicio » Thriller » La maldición de Lake Manor

La maldición de Lake Manor

confinamiento obligatorio

La maldición de Lake Manor

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Tras su paso por Sitges “La maldición de Lake Manor” logra su distrubución en nuestro país, estará disponible a partir del viernes 22. En sus pases en este festival, recibió el aplauso de un público entregado. Aunque muchos vieron venir su sorpresa, esto no pareció importarles demasiado y celebraron el buen hacer de este cuento enfermizo con estética casi impecable. Una cinta italiana que remite al fabuloso cine fantástico de los 70 que nos regalaba ese país.

La mansión de Lake Manor es el nido en el que crece, bajo la estricta supervisión de su madre, Samuel. El joven vive confinado en una silla de ruedas. Nunca ha salido de los límites de la propiedad y su contacto con otras personas es casi nulo. En esta atmósfera gótica de tiempo indeterminado, llega a la villa una joven criada, con la que el adolescente siente una conexión instantánea. Cuando esta deje un IPod en la cama de Samuel, pondrá en marcha un irrefrenable deseo en el joven por ampliar los horizontes de su vida.

Con momentos que nos recuerdan a la estupenda “Canino” de Yorgos Lanthimos, o más aún a “El castillo de la pureza” de Arturo Ripstein (de la que hay un excelente link en youtube que pasamos a compartir), la historia del joven Samuel habla, bajo su intrigante disfraz de cine de género, sobre la proyección de los miedos y traumas de los padres en sus hijos.

Recuerda en algunos puntos a “Run”, otro thriller por aterrizar cuando la pandemia le despeje una pista. La diferencia entre todos estos títulos está en los motivos que lleva a cada figura paternal al control del adolescente. En este caso, Lake Manor guarda una potente sorpresa que, al menos para mí, animaba a que el título no terminara precisamente donde lo hace.

La atmósfera y la puesta en escena sin duda son un personaje más de este oscuro relato. Los salones, pasillos y dormitorios nos remiten a la mejor fantasía de casas encantadas o a los espacios casi barrocos en los que Dario Argento ambienta sus giallos. Un universo de colores cálidos y tostados cuando la luz de tungsteno incide en ellos, pero de verdosos tonos fríos, cuando entra la luz natural, y negros puros en la sombra. La cinta lleva este contraste casi a los límites, creando algunas secuencias demasiado oscuras para el espectador, que forzará su mirada para tratar de discernir, de forma coherente, los elementos del plano. O hablando en plata: En varios momentos no veremos una puta mierda.

Para envolver a esta sencilla trama, el guion se llena de una crueldad soterrada, con algunas secuencias muy desasosegantes, como el castigo a una de las invitadas al cumpleaños de Samuel en los primeros minutos, que ayudan a desviar la atención de su sorpresa, pero que al terminar la cinta no llegan a ser del todo comprensibles. Para mi gusto esa atmósfera malsana hubiera necesitado de más explicaciones respecto a los extramuros de la trama. Por suerte, la historia de amor juvenil que envuelve el suspense, y que no resulta para nada empalagosa, funciona con potencia y con una excelente química entre Justin Korovkin (que interpreta a Samuel) y Ginevra Francesconi (que interpreta a la jovencísima criada Denise).

Debuta en el largo el director Roberto De Feo, que es también el creador de la historia. De Feo, al contrario que su apellido, ha sabido crear secuencias muy hermosas, como esa en la que versionan where is my mind con un piano fundiendo modernidad y clascismo, o la del primer beso, para potenciar un romanticismo elegante que combina a la perfección con el aire gótico de toda la producción. Desgraciadamente, no ha acertado tanto con la sorpresa. El carácter pausado de la trama ayuda a que veas venir la conclusión desde bien lejos. Además si eres amante de un cine más intenso, esta maldición de Lake Manor te pondrá la miel en los labios unos segundos antes de sus títulos de crédito, dejándote con ganas de muchisimo más.

Lo mejor: Preciosa ambientación y una historia de amor juvenil muy bien desarrollada.

Lo peor: Demasiado oscura en muchos puntos y un final que, a poco cine fantástico que veas, no te sorprende en absoluto.


Vuestros comentarios

1. 23 ene, 19:48 | casahorrores

Cierto es que no sorprende demasiado, pero es bastante consecuente con toda la movida… Y no sé, será mi mitad italiana que amenaza a la otra si opino lo contrario, pero lo cierto es que me hizo recordar los grandes momentos del terror italiano, y sólo por eso ya me vale la pena (aunque a veces tanto pianito se lo tiraba por la cabeza al niño polla ese)

2. 23 ene, 21:25 | tito jesús

Casahorrores, efectivamente tiene el aroma de ese cine de terror clásico europeo. Creo que es una película muy floja, casi mala, pero con un encanto visual muy especial que la hace recomendable.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.