Has filtrado por etiquetaa: nazis

Monster Brawl

Uno, dos, tres caídas!

Monster Brawl

Ver ficha completa



Monster Brawl

Monster Brawl es una película canadiense que intenta mezclar sin mucho éxito terror de serie B con comedia y mucho “wrestling”, más en concreto el norteamericano/canadiense, aquí el estilo latinoamericano, “la rasa”, no tiene mucha cabida. Por lo tanto ya observamos la primera barrera para disfrutar de la cinta: su tremenda focalización descarta a una gran mayoría del público, y hablo en concreto de aquellos a los que la lucha libre no les diga nada.

Lo mejor: El concepto junto a las presentaciones de algunos contendientes.

Lo peor: Un humor muy anodino y unas luchas de tercera.


Gangsters, Guns and Zombies

28 días después, alguien quiere sacar provecho

Gangsters, Guns and Zombies

Q tiene un plan: toda Inglaterra está trastornada por el asunto de los zombis, y alguien tiene que sacar provecho de la situación. Desgraciadamente los planes simples nunca lo son tanto. Primero necesita compañeros para su plan, y los gángsteres nunca son personas sencillas de tratar.

Sin embargo, y una vez superado el primer escollo de lidiar con unos socios psicópatas, todo va sobre ruedas hasta que el asunto de los zombis se escapa efectivamente de control. Q asume que está hundido hasta el cuello en un Apocalipsis zombi. Al menos, conocen una pequeña casita en la costa donde podrán guarecerse mientras la policía lidia con los muertos vivientes y ellos cuenta los billetes del golpe. ¡Qué equivocados! El viaje a la costa se convierte en una pequeña odisea repleta de criminales, locos, armas y, por supuesto, ¡zombis!

De la mano de Imagination Worldwide, una importante distribuidora norteamericana cuyos productos siempre albergan una calidad que dignifica la palabra “independiente”, nos llega el primer tráiler de otra de esas cintas “underground” que andan de tapadillo por el último festival de Cannes. En este caso una “zombedy” en toda regla. Pero no os echéis a temblar todavía. Sí, la dichosa mezcla de humor con muertos vivientes está más sobreexplotada que los bajos de un gigoló; aunque siendo justos, todo se trata de ir desgranando cada película individualmente sin meterlas en el mismo saco. Dicho lo dicho, creo que los autores de Gangsters, Guns and Zombies pueden caminar con la cabeza muy alta porque todas las sensaciones negativas que residen en la superficie (ese escamoso título, ese horrible póster…) se desmoronan con solo echarle un vistazo al tráiler.

Doomsday Book

Lo nuevo de los directores de I Saw The Devil y Hansel y Gretel

Doomsday Book

Kim Jee-Woon y Yim Pil-Sung, directores de las excelentes I Saw The Devil y Hansel And Gretel, nos traen a dúo una sci-fi coreana con sabor a tecnología robótica, evolución zombi y apocalipsis mundial.

La extraña coctelera surgida para Doomsday Book nos presenta una película de segmentos. Tres cortometrajes diferentes en cuanto a narrativa, pero unidos en contexto de ciencia ficción. El primer segemento está dirigido por Jee-Woon, el segundo por Pil-Sung y el tercero entre ambos.

The Sigil

¿Uranio? ¿Fantasmas? ¿Metraje encontrado? ¡Ssshhhh! Sigilo

The Sigil

Logan Lewis, un simple chico de Illinois, acaba sus días junto a cuarenta y una persona más en una casa de Los Ángeles. La historia llega hasta las noticias nacionales mientras el gobierno publica una versión oficial en la que una mina de uranio cercana a la casa se convierte en la causa de las muertes masivas. Los cuerpos – sobreexpuestos a la radiación – han sido confiscados por las autoridades y jamás se devolvieron a sus familiares. Hoy, la casa es poco más que unas ruinas siniestras en plena California.

Last Caress

El Giallo Imaginario

Last Caress

Ver ficha completa



Last Caress

Alguien quiere el cuadro escondido en la casa. El retrato de una infame bruja. Alguien matará por conseguirlo. Los ecos del pasado estiran sus neblinosos tentáculos para acariciar el voluptuoso presente. Alguien llega a la enorme mansión. El abandono sexual se apodera de la casa. Alguien despierta el legado del mal a través de la sangre. La carne y el metal afilado se besan sin sentido en un cuadro de Dalí.

Last Caress fue anunciada a bombo y platillo por sus autores como la primera película “glamgore” de la historia. Concepto que me parece bastante traído por los pelos, imposible de acotar o definir y tan excesivo y falso como finalmente resulta este giallo. Sí, porque finalmente la cinta de François Gaillard y Christophe Robin se podría entender como una interpretación libre del estilo que definieran Argento y Bava durante los setenta (Rojo Profundo, Suspiria, El Gato de las Nueve Colas, El Pájaro de las Plumas de Cristal) y luego fue explotado y machacado durante sucesivos años por compatriotas italianos e, incluso, el propio Argento. Precisamente todo lo que rodea a Last Caress huele a explotación artificial, incluso sus propios responsables lo reconocen: “un exploit europeo con ardiente erotismo y extrema violencia”. Y un servidor añadiría una pincelada adicional: “… con una envoltura y marketing definidos en un viejo video-club”. La publicidad alrededor de la película francesa la define mejor que sus propios autores. Todo es exceso, abuso sobre la nostalgia, argumentos fáciles sobre hinchados que llegan a distorsionar la realidad. Lo que no quiere decir que Last Caress sea una mala película, todo lo contrario, es un nuevo ejercicio que afianza el cine “underground” moderno como el mejor vehículo para sensaciones fuertes y el homenaje más profundo para con el cine de terror de los setenta u ochenta.

Lo mejor: La recreación de una estética giallo imaginaria, principalmente por su poder visual y su banda sonora electro-clash.

Lo peor: Alguna escena se alarga demasiado al preponderar la experimentación visual más propia de un video-clip. Historia 0.


Primitive

Goma, felpa y hombres lobo

Primitive

Después de “arreglarle” la cara al director de la última película de terror en que ha trabajado, el artista de maquillaje, Martin Blaine, es “invitado” a gestionar su furia en una terapia de hipnosis. Tras una perturbadora sesión, Martin recibe funestas noticias sobre su madre: ella acaba de morir en misteriosas circunstancias. Nuestro protagonista regresa a su pueblucho natal, Baronville, donde pronto empiezan a aparecer más y más cadáveres destrozados por colmillos de tamaño antinatural. Para desgracia de Martin, todas las victimas parecen conectadas a él, por lo que las sospechas de la policía comienzan a ser agobiantes. Pero más preocupante es la posibilidad de que un hombre que vivía de crear monstruos ahora tenga que enfrentar al que lleva dentro.