Estás aquí: Página de inicio » Slasher » Nadie duerme en el bosque esta noche

Nadie duerme en el bosque esta noche

psicokillers polacos

Nadie duerme en el bosque esta noche

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Presentada unos días antes de la festividad de Halloween del pasado año por la plataforma Netflix, "Nadie duerme en el bosque esta noche" es una producción polaca que mira con sus dos ojos al género slasher americano de los 80. A títulos como “Viernes 13”, “La quema” o “Campamento sangriento”. Un cine donde la sangre, la pulsión sexual adolescente y los escalofríos, viajaban en argumentos que poco diferían unos de otros, aunque en este subgénero la originalidad no era necesaria: el espectador del slasher sabe disfrutar de estos productos a poco que sus víctimas caigan de manera violenta y explícita y el héroe final de turno (generalmente femenino) le pegue un buen repaso al asesino. Los tiempos han cambiado y puede que la sencilla fórmula que nos encandilaba hace cuarenta años necesite alicientes nuevos para funcionar a la perfección.

Varios integrantes de un campamento de desintoxicación tecnológica, dejan sus móviles y tablets en una caja y se marchan a la montaña. Acampados y empezando a hacer amistad, la excursión se ve truncada cuando un deforme asesino comienza a darles caza.

Nada nuevo bajo el sol. Las regulares actuaciones, los personajes y las muertes, se podrían fácilmente extrapolar de este film, a otro de las decenas de slasher que, año a año, llegan al mercado por diferentes caminos. El aficionado a este formato, e incluso el que sólo lo haya visitado en ocasiones esporádicas, puede averiguar quién vivirá y quién morirá casi desde el inicio. Tampoco sorprenden demasiado la mayoría de los métodos empleados para terminar con el reparto. Nadie duerme en el bosque esta noche, parece estar escrita mediante un algoritmo informático. Un algoritmo, que en su afán de acercarse a ese cine de los 80, nos ofrece un desnudo edificantemente gratuito (realmente es un pezón, pero dado el puritanismo imperante se aplaude como si fuera un integral) y una banda sonora que mezcla sintetizadores con una melodía con aires a Pino Donaggio, Riz Ortolan, o Morricone. Y, en el afán de quedarse en nuestra época, nos ofrece el espectro políticamente diverso del cine actual (faltó el personaje afroamericano, pero como es una cinta polaca se les perdona): encontraremos un gay, la empoderada, el friki patito feo, y la sexualmente relajada (que en este nuevo siglo insiste siempre en no parecer una rubia tonta).
 
Difiere de la mayoría los otros títulos clones en su factura. La cinta tiene un trabajo de cámara realmente profesional, con una buena ambientación y encuadre de escenarios y un color atractivo, que dota de una impronta de calidad a su pesadilla. El gore, sin ser tampoco algo del otro mundo, aporta ese sabor salado que tanto agrada el amante del cine de género, aunque curiosamente la muerte que más me impactó evitaba mostrar sus estragos (la del saco de dormir).

No hay slasher sin un asesino peculiar, y en este caso nos encontramos a un mastuerzo que parece ser la mezcla a partes iguales de Victor Crowley, Jason y un deforme de wrong turn, al que se le notan las pústulas falsas y que termina por ser menos amenazante de lo que debería para que la cosa funcionara de maravilla, aunque nuevamente llega al aprobado.

Tal vez hubiera requerido sacar más partido a sus pocos personajes, pues es cierto que pasado su ecuador esta cinta parece quedarse sin ideas y extenderse abriendo pequeñas tramas secundarias sin apenas recorrido. Aun así. es el producto perfecto para ver sin demasiadas expectativas. Su director Bartosz M. Kowalski ha plagado el metraje de homenajes, entiendo que intencionados, a sus predecesores; con lo cual los más fans del género se divertirán cazando estos aromas como si fueran Pokémons escondidos en este bosque. Una curiosa segunda cinta para un director cuyo trabajo de debut fue “Playground”, que me dejó profundamente impactado por su perturbadora secuencia de violencia final.

Lo mejor: Un sangriento más de lo mismo con buena factura visual.

Lo peor: No sacar partido suficiente a sus personajes


Vuestros comentarios

1. 13 ene, 21:10 | game of trolls

slasher polaco con todos los cliches y lugares comunes del slasher con muertes afanadas a la saga viernes 13 (la de la bolsa de dormir) con malos malisimos similares a “las colinas tienen ojos” y uno que se parece al de “victor crowley” pero despues de haberse comido una vaquillona entera, con una historia de origen de los asesinos bastante fantasiosa (e inverosimil), con un personaje (el chico gay) que tiene dos escenas muy extrañas (en una no se da cuenta de algo muy notorio y en otra parece zafar por arte de magia de una situacion complicada), una decapitacion muy berreta (¡maniqui a la vista!), una “final girl” que la adivinas enseguida, una escena de sexo que no calentaria ni excitaria ni a un marinero embarcado 6 meses en el mar sin ver una mina, un personaje insufrible (el gordito maricon de lentes) que hasta festejas que lo asesinen (aunque yo esperaba una forma mas cruel pero bueh… es lo que hay) y el tipico final predecible de cualquier slasher que se respete.

CONCLUSION: si estas muy al pedo y tenes tiempo de sobra mirala. (como yo cuando estaba encerrado por el puto covid)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.