Estás aquí: Página de inicio » Found Footage » La casa de las profundidades

La casa de las profundidades

miedo en aguas turbulentas

La casa de las profundidades

Ver ficha completa

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

La carrera del tándem creativo Alexandre Bustillo - Julien Maury parece navegar a bandazos desde su prometedor y contundente À l'intérieur: pieza de horror extremo, donde Béatrice Dalle y Alysson Paradis nos dejaban a todos con el corazón en un puño en una guerra por la supervivencia totalmente descarnada. A partir de allí, han tratado de repetir el éxito participando en otras producciones de terror, que van desde lo sutil de Livide, al horror comercial con Leatherface o Kandisha... en todas ellas han retomado, aunque sea sólo en una secuencia, esa violencia desmedida que les encumbró como promesas del nuevo horror de comienzo de este siglo. The deep house, La casa de las profundidades, se antoja un nuevo giro de timón. Saltan de un cine convencional, muy bien planificado en encuadre y secuencias, a otro aparentemente más casual como es el found footage. Al menos sobre el papel, pues en muchos momentos y desde los primeros compases, la banda sonora y algunos planos deciden salirse de las reglas de juego de este subgénero, para retomar los planos y maneras del cine de toda la vida.

Este material, nos presenta a una pareja de blogueros que deciden subir la apuesta de sus vídeos de aventura. Acuden a la parte más remota de un pantano y se sumergen en las ruinas de un pueblo anegado por las aguas. Encuentran una lóbrega mansión, sorprendentemente bien conservada. La casa está cerrada a cal y canto. El único punto de acceso al edificio será un tragaluz en su desván. Incautos, se adentran en la misma y comienzan el descenso por sus estancias hasta alcanzar su sótano. ¿Les quedará oxígeno para salir?

Los realizadores se confiesan grandes admiradores de Tiburón, Tentáculos o Abyss, al menos eso nos mencionaron en Sitges 2021, donde pudimos ver por primera vez esta cinta. Su deseo de rodar una secuencia bajo el agua y su trayectoria cinematográfica hasta ese momento, dio como resultado este proyecto: Una cinta de casas encantadas subacuática. La pareja, tal como indicamos en nuestro reportaje de lo mejor del Festival, no obviaron la referencia más evidente en esta andadura: La secuencia subacuática de Inferno de Dario Argento, que adjuntamos bajo estas líneas, pero que recomendamos visitar una vez terminada la película actual. Su otra referencia es La gota de agua de P. Kettrigde, que magistralmente adaptó Mario Bava en Las tres caras del miedo (de esta recoge más el clímax de su conclusión que cualquier otro concepto narrativo).

El formato found footage surgió más de la necesidad que de las ganas. Los decorados, el tanque en el que se sumergen los mismos, las limitaciones de oxígeno y lo ajustado del presupuesto, obligaban a este sistema para que la idea fuera viable. Y esta limitación arrastraba otra mayor: que el guion desarrollara una trama sobrenatural y de supervivencia en tiempo real. Todo esto crea una experiencia más sensorial que una historia al uso, que la hay, pero tomada con alfileres. Podría parecer por este párrafo que la cinta es un desastre, pero para nada; como experiencia inmersiva, nunca mejor dicho, The deep house llega muy profundo, nunca mejor dicho nuevamente. La plasticidad de las imágenes de estos dos buzos llegando a la mansión y la fantasmagoría del interior de esta atracción de feria, que es esta casa encantada, son genuinamente originales. Lo que en otras películas es el momento álgido del horror (que las cosas se muevan solas en el espacio) aquí es lógica gracias al principio de Arquímedes. Las sillas, muñecas viejas y otros elementos tétricos orbitan entorno a la pareja, al tiempo que esta, como en un videojuego, va encontrando pequeños fragmentos del pasado de la mansión hasta alcanzar su apoteósico cierre. (No es casual esta apreciación, pues el recorrido de la casa me recuerda a las experiencias inmersivas de la realidad virtual)

Desgraciadamente todos los fallos y las reiteraciones del Found footage juegan en su contra. Las imágenes se van volviendo cada vez más confusas con el paso de los minutos, llegando a tramos donde lo único que vemos son desenfoques acompañados de respiraciones entrecortadas. El horror, por causa de lo escueto de su línea argumental, se limita a unos pocos minutos dentro de sus algo más de ochenta de duración.

Nuevamente la pareja de realizadores, como alarmantemente puede pasarles a sus personajes. se queda sin oxígeno antes de llegar al triunfo. Pero es indudable que han logrado algo casi único en el terror actual: Novedad. Esta casa encantada es casi única en premisas y resultado... y eso, pese a lo irregular de su recorrido, merece un aplauso, aunque esperamos aún que Bustillo y Maury encuentren esa corriente favorable que les regrese a la superficie de los grandes en el terror: Las intenciones las tienen, les falta el proyecto.

Lo mejor: Logra texturas y momentos absolutamente originales.

Lo peor: Su guion es plano y muchas de sus imágenes demasiado confusas.


Vuestros comentarios

1. 31 oct, 22:23 | game of trolls

por estar filmada bajo el agua consigue que sea bien opresiva y claustrofobica aunque no sucedan demasiadas cosas y cuando dichas cosas sucedan al fin estas se atropellen un poco como si los realizadores quisieran mandarte todo de un solo saque e impactarte si o si pero a pesar de eso y de su final previsible (pero bienvenido, porque me imaginaba que pasaria eso) no me desagradò para nada. pero eso si: a estos realizadores les falta realizar otra pelicula bien gore como "al interior" en su vida filmica.

CONCLUSION 1: buena "peli" ideal para experimentar sensaciones de opresividad mientras la ves que de sentir miedo.
CONCLUSION 2: y por sobre todo, no concluye con una idiotez ridicula salida de la nada como "lamb" en algo que no se entiende muy bien como "broadcast signal transmission" y no es aburrida como "paranormal activity next of kin"

2. 01 nov, 06:05 | Post

Un cliche bajo el agua.
La supuesta originalidad de lo paranormal submarino no alcanzo para generarme interes
Desde la larga introduccion insulsa y casi innecesaria de los 2 youtubers empalagosos hasta la llegada al lago, las actuaciones poco convincentes, las tomas cargadas de burbujas cgi y el final pelotudo sobro para embolarme y hacer que la mire en forma discontinua.
De la tension o claustrofobia no me entere, la unica sensacion fue de angustia de haber tirado hora y media mirandola...

3/5 igual que Malignant ?, de enserio ?..media pila.

3. 01 nov, 10:11 | AZOTE

A mí la originalidad tampoco me ha consolado mucho... si una de miedo no acojona una mierda es un fracaso lo mires como lo mires. Aquí lo fían todo a la 'amenaza' de 3 fiambres que (lógicamente) bajo el agua se mueven más lentos que el caballo del malo, igual funcionaba hace décadas pero ahora pues diría que no.

4. 01 nov, 19:46 | Skalope

Estoy con Post y Azote. Muy truñosa. A mi me provocó cero tensión. Estos dos tuvieron el one-hit wonder de "À l'intérieur" y después no han parado de hacer castañas.
En esta movida de peña bajo el agua, mucho mejor las 2 de 47 metros; la primera mejor que la segunda, pero en cualquier caso, mucho más divertidas ambas que esta de la casa profunda de los huewos.

5. 01 nov, 20:15 | Draghann

Es curioso porque la película me pareció entretenida pero si te paras a pensarlo un poco, te das cuenta de que, básicamente, el guión es una mierda como un coco, la tensión brila por su ausencia porque los que deberían crearla se mueven a la velocidad de una ballena varada y el terror viene siendo el mismo que en un episodio de Bob Esponja. Lástima porque la premisa y la propia casa dan para muchísimo más....

6. 02 nov, 22:34 | wiman

Ochenta minutos que se hacen eternos... Madre mía.
De lo peor que he visto este año...

Y la secuencia post créditos, totalmente innecesaria. No aporta NADA.

7. 03 nov, 09:33 | BrainDamage

Una idea súper original y una factura técnica cojonuda, tirada por tierra por un guión absolutamente mediocre y una forma de contar la historia con la fuerza de un peo de un anciano en un pañal.

No espero ya absolutamente nada de Alexandre Bustillo y Julien Maury. Es más, después de Leatherface no sé ni por qué he perdido el tiempo en verla.

8. 03 nov, 13:30 | vira

Wilman de lo pero que has visto este año no, en años o nunca. Lo del final me di cuenta porque andaba mirando otra cosa y dije, Ups, qué pasa. A mí Kandisha me pareció bizarra, aunque le puse un 6/10, y Letherface me pareció una cosa muy bruta, no sé cómo a la gente no le gustó, pero viendo que Titane fue premiada en Cannes y todo el mundo le ríe la gracia a una película donde lo único interesante son los 30 minutos, deseas que acabe, y el final no impacta nada. No se ve a la criatura, pensaba que iba a salir un coche de dentro de la chica, ya que se quedó embarazada de un coche. Oj es que me pongo malo viendo lo mala que es Titane. The Deep House es sosa con ganas, no tiene nada interesante.

9. 03 nov, 19:26 | Vael

Como película de casas encantadas es bastante fallida, pero el agobio de que todo ocurra debajo del agua y su ambiente claustrofóbico le hace subir unos cuantos puntos. Así que estoy en el equipo de Game Of Trolls. No me aburrió, ni mucho menos.

10. 11 nov, 22:22 | Nina

Sacan nueva peli, y esperas un nuevo À l'intérieur o algo que se le acerque al menos, porque al menos yo, es con lo que identifico a Bustillo - Maury... y vas viendo una, otra...pero como que no.

Como positivo, puedo decir que es cierto que me resultó entretenida. Hay pelis que luego me arrepiento de perder el tiempo miserablemente en verlas pero tampoco es este el caso.

11. 26 nov, 01:12 | Natxo

Brillante y muy original. Me recordó a inferno de argento y a livid. Cojonuda.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.


Si desea incluir un spoiler indique use las etiquetas [spoiler] y [/spoiler] para enmarmar el texto que se ocultará.