secuela

La matanza de Texas

Cerdo de macrogranja.

Has filtrado por etiquetaa: secuela

Hostel 3

A la ciudad de Las Vegas no se le dan del todo bien las torturas

Hostel 3

Ver ficha completa



Hostel 3

En 2005 cargué la mochila a la espalda y, junto a un par de imprudentes universitarios norteamericanos y un joven director llamado Eli Roth – quien se había ganado una nueva oportunidad gracias a su impactante debut en Cavin Fever – , puse rumbo a la vieja Europa del Este. La experiencia resultó peligrosa, dolorosa… y satisfactoria. Dulces ninfas del este actuando como cebo para universitarios salidos, y una oscura organización dándole su merecido a mis incautos compañeros de viaje.

Así es, Hostel fue una agradable sorpresa. Sobre todo porque hacía muchísimo tiempo que un servidor no abonaba la entrada de una sala de cine para asistir al repertorio de salvajadas con el que Hostel nos obsequiaba en su tramo final. Eli Roth hizo un buen trabajo. Pero por alguna extraña razón que no alcanzo a comprender, nunca sentí la necesidad de volver a cargar la mochila a la espalda y acompañar al realizador norteamericano en una segunda aventura repleta de turistas insensatos, europeos tarados e imaginativas torturas. No he visto Hostel 2. Pese a que, repito, me gustó el primer Hostel, jamás sentí la motivación suficiente como para darle una oportunidad a su secuela, estrenada también en salas de cine. Si tuviera que dar una explicación a dicho desinterés por Hostel 2 quizás apuntaría a la retahíla de desvergonzados clones que surgieron a la sombra de Hostel y que arrastraron por el lodo de la mediocridad a la ya de por sí absurda etiqueta del torture porn (Train, Penance…).

Lo mejor: La chica de la ballesta.

Lo peor: El único que transmite mal rollo es el taxista.


Destino Final 5

La muerte hace mejoras

Destino Final 5

Ver ficha completa

  • Título original: Final Destination 5
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Steven Quale
  • Guión: Eric Heisserer
  • Intérpretes: Nicholas D´Agosto, Emma Bell, Miles Fisher
  • Argumento: Tras un multitudinario accidente causado por la destrucción de un puente, los pocos supervivientes tendrán que escapar de la muerte, que acecha en cualquier rincón y se pretende llevárselos uno por uno.


Destino Final 5

662 millones de dólares. Esa es la cantidad recaudada en todo el mundo por las cinco partes de las que, por el momento, consta la franquicia. La suma de sus presupuestos es de 160 millones. Hagan cuentas. Destino final es, junto a las sagas de Saw y Paranormal Activity, una de las series de películas del terror actual más exitosas y rentables. Además, y a excepción de la más bien funesta cuarta entrega, es también la más entretenida y original dentro de su fórmula. Esta quinta entrega, que al igual que la cuarta se estrenó en cines en 3D, una vez más nos cuenta como la muerte, invisible pero al acecho, monta su particular fiesta sangrienta. Las víctimas, un grupo de jovenzuelos que la desafían escapando de sus garras durante un accidente.

Intentando refrescar la fórmula

Lo mejor: Posiblemente la mejor y más completa (dentro de sus límites) entrega de la saga, con permiso de la primera: escena de introducción impactante y muy bien resuelta, buen gore, guión algo más sólido de lo esperado y un final inesperado y épico.

Lo peor: Una lástima que la intención de refrescar la saga mediante un nueva subtrama, la de “matar para vivir”, no se desarrolle de forma más profunda, pues podría haber quedado un thriller de lo más interesante.


Wrong Turn 4: Bloody Beginnings

Estos mutantes merecen pasar a mejor vida

Wrong Turn 4: Bloody Beginnings

Ver ficha completa

  • Título original: Wrong Turn 4 Bloody Beginnings
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Declan O'Brien
  • Intérpretes: Sean Skene, Blane Cypurda, Dan Skene
  • Argumento: Un grupito de amigos se pierde en mitad de una tormenta de nieve y se refugian en un hospital psiquiátrico aparentemente abandonado.


Wrong Turn 4: Bloody Beginnings

El primer Wrong Turn, conocido en España como Km. 666, era una especie de hijo bastardo de Las colinas tienen ojos del gran Wes Craven. A pesar de estar muy lejos de su padre putativo y de que tres años más tarde, en 2006, el francés Alexandre Aja firmaría su particular obra maestra con el remake de “Las Colinas”; lo cierto es que Wrong Turn no dejaba de tener su gracia.

El segundo Wrong Turn, que en España se tituló Camino Sangriento, era una gamberrada de bajísimo presupuesto que destacaba por unas altas dosis de gore, unas chicas poco dadas a conservar la ropa, y un guión tan estúpido como divertido. Era algo así como la versión trash y desvergonzada de la primera entrega (mi favorita sin ningún lugar a dudas).

Lo mejor: Los primeros 5 .

Lo peor: El resto.


Hostel: Part III

Torture Porn en la ciudad del pecado

Hostel: Part III

Cuatro amigos inmersos en la vorágine de una despedida de solteros en Las Vegas, son atraidos por un par de prostitutas para asistir a una selecta fiesta privada. Una vez allí descubrirán que son las víctimas de un perverso juego de tortura, en el que los miembros del Elite Hunting Club controlan el más sádico de los espectáculos de la ciudad.

No hay dos sin tres… y seguramente tres sin cuatro, ni cuatro sin cinco. Si no que se lo digan a Saw y su interminable saga de jueguecitos macabros. El primer Hostel, dirigido en 2005 por el inefable Eli Roth, fue uno de los pilares básicos del llamado Torture Porn, subgénero literalmente asfixiado por un sinfín de producciones independientes norteamericanas y asiáticas (perdón por lo genérico del término) que se empeñaron en repetir la misma fórmula, una vez tras otra, sin prácticamente aportar un solo elemento que les diferenciara de la obra de Roth (Train, Penance…).

Chromeskull: Laid to Rest 2

Slasher minimalista

Chromeskull: Laid to Rest 2

Ver ficha completa



Chromeskull: Laid to Rest 2

No es la máscara lo que asusta, es el rostro detrás de la máscara.

Chromeskull es el enésimo asesino enmascarado que ha rondado en los últimos años por las pantallas de nuestras teles. Sus andanzas, en “Laid To Rest”, del mismo director que ésta, su secuela, Robert Hall, constituyeron un ejemplo de algo que podría llamarse el Slasher Minimalista: poca historia, pocas motivaciones, sin apenas un asidero narrativo más allá de un asesino con una máscara cojonuda capaz de aparecer en cualquier lado y montar una orgía de cuerpos desmembrados en un abrir y cerrar de ojos. “Laid To Rest” apenas sí tenía una localización geográfica, lo que acentuaba su sensación de pesadilla, con un acertado retrato de los lugares en los que tenían lugar los crímenes: descontextualizados, aparentemente estancias vacías alejadas de cualquier lugar civilizado, pero siempre con un componente claro: la frialdad, la deshumanización, el metal grisáceo y cromado.

Lo mejor: Gran parte del trayecto es divertidísimo e inquietante.

Lo peor: El exceso de explicaciones sobre la organización y sus fines... sin que eso signifique que se explica algo.


Children of the corn. Genesis

¿POR QUÉ NO BUSCAMOS AYUDA EN ESA GRANJA, QUE TIENE PINTA DE SER CHUNGA?

Children of the corn. Genesis

Ver ficha completa

  • Título original: Children of the Corn Genesis
  • Nacionalidad: USA | Año: 2011
  • Director: Joel Soisson
  • Guión: Joel Soisson
  • Intérpretes: Tim Rock, Kelen Coleman, Billy Drago
  • Argumento: A Tim y Allie les deja tirado el coche en una carretera desierta. Lo único que parecen tener cerca es una granja en la que vive un extraño predicador y su esposa.


Children of the corn. Genesis

“Los Chicos del Maiz” (Fritz Kiersch, 1984) era una peli pequeñita, sin demasiada ambición y, tampoco, desde mi punto de vista, demasiada calidad. Eso sí, suplía con creces sus carencias con un argumento potente –basada, es sabido por todos, en un relato de Stephen King- y un prólogo de una intensidad que luego nunca recuperaba la cinta, donde se presentaba a un villano de la talla de Isaac. La peli se instaló en el imaginario colectivo y, hasta hoy, las nuevas generaciones la conocen, más por lo que se dice de ella que por sí misma.

Lo mejor: La escena del camión.

Lo peor: La sensación de que, otra vez, te han vuelto a tomar el pelo.