secuela

Candyman

Pecado blanco, castigo negro

Has filtrado por etiquetaa: secuela

Posesión Infernal 2 en marcha

Y también el regreso de Ash junto a Raimi

Posesión Infernal 2 en marcha

El éxito, tanto comercial como artístico, de la nueva Posesión infernal, ha sentado las bases para que la franquicia resurja en distintas ramas. Era de esperar, pues los 97 millones de dólares ingresados en todo el mundo, con un presupuesto de sólo 17 millones, las buenas críticas, algo poco usual en este tipo de productos, y sobre todo las entusiastas opiniones de los fans, prometen mayores frutos en próximas entregas. Así, el director Fede Álvarez repetirá al mando y ha confirmado, en una entrevista para Collinder, que el proyecto se encuentra en la primera fase de desarrollo.

“Estamos hablando con Sam y debatiendo sobre lo que deberíamos hacer en esta secuela. Será porque crecí en los 80, pero para mi una secuela es la continuación de los hechos desarrollados en la primera entrega y si no has visto la primera no entiendes la segunda. Pero para la industria el concepto de secuela es el mismo pero con un montón de nuevos personajes. Algo así como ocurría en Saw o Destino Final. Pero personalmente no creo que debamos coger a un montón de nuevos jóvenes y les volvamos a meter en la cabaña y vuelvan a abrir el libro”.

La matanza de Texas 3D

Faltaba la secuela 3D...

La matanza de Texas 3D

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

La matanza de Texas 3D

Cuando un jovencísimo Tobe Hooper estaba rodando La matanza de Texas, dudo que supiera el aguante que tendría como franquicia décadas después. De hecho, dudo imaginase que se convertiría en un clásico imitado hasta la saciedad. Pero así es la vida. Allá por 1974 los espectadores de todo el mundo conocieron el terror con olor a cuero y ruido de sierra mecánica. Nacía Leatherface y toda la tropa de degenerados caníbales que le acompañaban en una recóndita casucha de Texas. Las victimas, jovenzuelos de ciudad con ganas de pasar unas agradables vacaciones en tierras pueblerinas. Esto hoy en día nos suena ha visto mil veces, pero en su día, pese a no ser Hooper quién lo inventó – nos podemos remontar, como modelo, al mítico 2000 maniacos (1964) de H.G. Lewis – era una rama todavía fresca del cine de terror y del apogeo del slasher juvenil.

Pese al gran éxito, sobre todo a nivel de rentabilidad, Hooper no se animó con la secuela hasta 1986. Una segunda parte que arriesgaba al cambiar el tono serio por un humor negro cercano a la auto parodia. Comedia grotesca más que cine de terror, La matanza de Texas 2 es una reivindicable joyita del absurdo convertido en diversión absoluta. Además, por ahí andaba el gran Dennis Hooper, pasado de rosca y luchando sierra con sierra con Leatherface. Seguro que no deja indiferente a nadie. Luego llegaron las mediocres Leatherface (1990) y La nueva generación (1994), ambas sin Tobe Hooper a los mandos. La saga cayó en el olvido tras sus funestos resultados. No obstante, en plena era de los remakes, un clásico como la película original tenía todas las papeletas para ser reimaginada. En 2003 aterrizó la versión actualizada, y la verdad, siempre me ha parecido muy recomendable pese a la estilización visual que eliminaba uno de los principales aciertos del original: la suciedad. Tres años más tarde la precuela, sangrienta y divertida pero más convincente como secuela, pues apenas cuenta nada de los orígenes. ¿Qué faltaba? Acertasteis…¡la secuela en 3D!

Lo mejor: Siento ser tan superficial, pero solo se me ocurre que las dos chicas están de buen ver, sobre todo en 3D.

Lo peor: Que la hayan rodado.


The Factory

Thriller Vintage

The Factory

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

The Factory

Seven, de David Fincher (1995), y El Silencio de los Corderos, de Jonathan Demme (1991), dos thrillers que no necesitan ningún tipo de presentación son, además, dos películas que redefinieron el género y, a su vez, lo perjudicaron. Suele pasar: cuando la sombra de algo es tan alargada, cuesta mucho salirse de ella. El Silencio de los Corderos ofreció, entre sus mil virtudes, al psicópata inteligente por antonomasia. Ante Hannibal Lecter no quedaba más remedio que cagarse en los pantalones. Seven, entre sus mil virtudes, demostró que el thriller podía poner los pelos tan de punta como la mejor de las pelis de posesiones o de muertos vivientes.

Y, por culpa de ambas, los noventa estuvieron plagados de thrillers con psicópatas: El Coleccionista de Huesos (The Bone Collector, 1999) de Phillip Noyce; El Coleccionista de Amantes (Kiss the Girls, 1997) de Gary Fleder; Resurreccion (1999) de Russell Mulcahy; Jaquel al Asesino (Knight Moves, 1992) de Carl Schenkel; Jennifer 8 (1992) de Bruce Robinson… y un largo etcétera.

Si en la enumeración anterior estuviera incluida The Factory no nos daríamos cuenta. La única diferencia con algunos de esos títulos es que hay entre ambos veinte años. Por lo demás, nada: lo protagoniza uno de los rostros más emblemáticos de los noventa, John Cusack (eso sí, con casi cincuenta años); es una producción de Dark Castle, que empezó sus andaduras por aquel entonces (House on Haunted Hill, William Malone, 1999), y cumple a rajatabla con todos los tópicos del género que Seven y El Silencio de los Corderos codificaron, para bien y para mal.

Lo mejor: No aburre.

Lo peor: Ya no tenía sentido volver a hacer lo mismo una y otra vez en los noventa; menos aún dos décadas después.


Paranormal Activity 4

¡Y dicen que van a hacer más!

Paranormal Activity 4

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

Paranormal Activity 4

Con esta saga me pasa algo curioso. A cada entrega, bajo las expectativas para amoldarme al producto y, de esa forma, poder verlo con otros ojos que me animen a entender el fenómeno social que han originado. Sin embargo, cada vez que me enfrento a la nueva entrega con las expectativas mermadas respecto a la anterior, me doy cuenta que debería haberlas bajado todavía más. Y así sigo, cuatro películas después, sin comprender qué gusta tanto y a tanta gente. Creedme, lo intento, pero no hay manera. No soy ningún detractor acérrimo de los mockumentary. Al contrario, algunos de ellos, como El proyecto de la bruja de Blair (1999), REC (2007) Cloverfield (2008) o Trollhunter (2010) me parecen muy interesantes, alguno incluso excelente. Claro que, dentro de este estilo, esta reeditada moda, hay mucha más morralla anual que productos interesantes. Ahora bien, ¿por qué Paranormal Activity 4 se estrena en cines, recaudando alrededor de 140 millones de dólares a nivel mundial, cuando es la misma basura que engendros directos a video como Gacy House (2010) y Área 407 (2012)? Coño, si incluso la copia de turno de los sinvergüenzas de Asylum, Paranormal Entitity (2010)… ¡le da mil vueltas a esto!

El primer Paranormal Activity, producido en 2007 aunque conocido masivamente en 2009, me pareció un experimento curioso y, a ratos, efectivo en su construcción del terror sobrenatural. La segunda y la tercera se empeñaban en jugar al típico “a ver quién la tiene más grande”, contando igualmente con presupuestos ínfimos, pero jugando la baza de multiplicar lo que ya funcionó anteriormente: más puertas abriéndose y cerrándose, más pasos en la escalera, más sabanas que vuelan de repente, más gritos, etcétera. Vamos, multiplicar cosas que sale barato multiplicar. La novedad, salvo en cambio de formatos (en la tercera se utilizaba presuntamente el difunto VHS) o el añadido de personajes vulnerables (niños y perros) venía a ser lo mismo, pero cada vez más cansino. Puro desgaste formulario.

Lo mejor: Lo voy pensando para cuando estrenen la quinta.

Lo peor: Piensa en mierda de caballo. Desprende un horrible olor. Es un hedor insoportable, cada vez se vuelve más nauseabundo. Paranormal Activity 4 es peor.


Vuelven los zombis nazis

Confirmada la secuela... ¡En 3D!

Vuelven los zombis nazis

A punto de estrenar en cines su salto a Hollywood, Hansel y Gretel: Cazadores de brujas, el noruego Tommy Wirkola ha decidido volver a lo que, en principio, mejor sabe hacer. Y es que el director de la sangrienta Dead Snow (2009), en España conocida con el más explicito Zombis nazis, se dispone a retomar la historia que le dio a conocer. Así, pese a que Wirkola ya había dado muestras anteriormente de su interés por dirigir una secuela, no ha sido hasta una entrevista para la promoción de la citada H&G que ha confirmado que incluso tiene el guión listo para comenzar a rodar el próximo invierno.

¿Sobre el argumento? Pues se sabe que la acción empezará justo donde acabo la primera. Según el director, tendrá un ritmo frenético de principio a fin (recordemos que en la primera hasta que empezaba lo bueno teníamos que aguantar alrededor de 40 minutos poco alentadores) y contará como novedad con la posibilidad de verla en 3D para que la fiesta de tripas y desmembramientos sea más intima y cercana.

El último exorcismo 2

Cartel, nuevas fotos y primer trailer

El último exorcismo 2

Tardaban, pero ya circula por la red el primer trailer oficial de The Last Exorcism Part II, que es como se titulará finalmente The Last Excorcism 2: The Beginning of the End. ¿Y qué se puede esperar una vez visto? A ver, no es que las expectativas previas fuesen exactamente entusiastas. El último exorcismo (2010), pese a convertirse en una película altamente rentable, no despertó tantos comentarios positivos como para pensar en continuaciones, pero los billetes son los billetes. En mi opinión, una película interesante en su primera mitad que se va deshinchando a continuación hasta llegar a un clímax con giro argumental decepcionante.

La cosa es que, seguro que para sorpresa de unos cuantos, el trailer revela una novedad por encima de todas: el manoseado formato mockumentary es sustituido por el convencional. Es decir, la secuela no intentará colarnos el rollo realista en clave documental, sino que será una de exorcismos en celuloide de toda la vida. Claro que, esto tampoco es motivo para hacerse ilusiones. Y es que precisamente en la anterior, el formato de falsa realidad era una de las cosas que la hacía interesante dentro de la monotonía imperante en el subgénero desde poco después del boom de la obra maestra El exorcista (1973). A juzgar por las imágenes a las que ya podemos acceder, no parece que haya intentando innovar en lo más mínimo.