posesiones

La pasajera

Entre Ash y Jesulín

Has filtrado por etiquetaa: posesiones

Ghost Rider 2: Espíritu de Venganza

Será que a la tercera va la vencida…

Ghost Rider 2: Espíritu de Venganza

Ver ficha completa



Ghost Rider 2: Espíritu de Venganza

En 2007 llegó a los cines Ghost Rider, conocida aquí, en España, como El motorista fantasma o en Latinoamérica como El vengador fantasma. Adaptación de un personaje de Marvel, creado por Gary Friedrich y que tuvo su primera aparición en viñetas en 1972, es considerado como un personaje “de segunda” dentro de la extensa gama de personajes e historietas de la editorial de Stan Lee. Aunque siempre ha tenido sus fans (sin ir más lejos, para el aquí firmante es uno de los más interesantes), las ventas no siempre han acompañado, y su periplo ha sufrido demasiados altibajos. Sin embargo, con la moda superhéroica en pleno apogeo, en los despachos de Hollywood pensaron que le había llegado el momento. El problema es que una persona que posiblemente ahora esté en paro, recomendó para dirigirla a un tal Mark Steven Johnson, que poco antes había sido responsable de la debacle de otro personaje marvelita, Daredevil (2004). Y le dieron el papel a un entusiasmado Nicolas Cage en una decisión errónea, como veremos más tarde. Los espectadores dejaron en su momento 228 millones de dólares en las taquillas de todo el mundo. Poca cosa si tenemos en cuenta un presupuesto de 110 millones más publicidad. Pero lo realmente malo no fueron las números, sino las opiniones: la mayoría del público, fans o desconocedores del cómic, echaron pestes. ¿Por qué entonces una segunda parte?

Lo mejor: Los flashbacks animados, el motorista meando fuego y que por fin alguien se ha dignado a darle a Christopher Lambert un papel de mierda que lo reivindique como icono trash.

Lo peor: Nicolas Cage muy sobreactuado, el guión avanza a trompicones, los efectos 3D los han encargado en algún mercadillo, el motorista sigue siendo muy blando…


V/H/S

Desmayos, vómitos,... ¡¿pero esto qué es?!

V/H/S

Un grupo de inadaptados sociales es contratado por un desconocido que les pide entrar en una casa abandonada y robar un raro VHS. Al entrar en la casa se encuentran con muchísimo más material del que esperaban, material que les marcará para siempre.

Está claro, esta película va a dar bastante de qué hablar, de hecho todavía no ha salido (tiene como fecha de salida octubre-noviembre de este mismo año) y ya levanta polémica por doquier. ¿Pero qué tiene de especial? Muy sencillo: V/H/S fue proyectada en el festival de Sundance y tuvo una respuesta bastante… especial digamos. Durante la proyección hasta 3 aficionados tuvieron que abandonar la sala y 2 de ellos fueron atendidos por el personal médico. Al parecer uno de ellos comenzó a tener convulsiones mientras su novia corría aquejada por vómitos. Todo esto tiene una relación estrecha con cierta escena la película y, aunque sé lo que ocurre, no pienso contarlo ya que me parece una falta de respeto para todos aquellos que todavía no hemos visto la película. Si esa escena es de verdad tan impactante que consiga hacerlo de verdad y nos pille por sorpresa (sí, esto es una crítica a ciertos medios de comunicación… ¡ya os vale!). Ahora encaja todo ¿verdad? En mi opinión esto no es más que pura parafernalia y teatrillo para atraer las miradas de nosotros los que os informamos de las últimas novedades. Por supuesto, aunque supiésemos que esto ha estado montado así a propósito (que, repito, estoy convencido de que lo ha estado), el efecto viene siendo el mismo: publicidad a rabiar. Ahora la pregunta del millón ¿es suficiente para que nos entren ganas de ver la película? ¡Sin duda! Espero con ansia el momento de poder hincarle el diente… pero en fin, toca esperar, como siempre.

La Posesión

¡Que no paren las posesiones!

La Posesión

Como sucede con los programas sobre el mundo sobrenatural, el cine descubre cada día nuevas historias presuntamente verídicas para llevar a cabo sus guiones terroríficos. El “basado en hechos reales” constituye una marca cada vez más recurrida por Hollywood, y La posesión no es excepción. En este caso produce Sam Raimi, a través de su compañía Ghost House Pictures, lo que no produce excesiva confianza si tenemos en cuenta que, a nivel comercial, cosas como El grito (2004), El grito 2 (2006) y The Messengers (2007) han salido de sus despachos. El director es el danés Ole Bordenal, que previamente ya trabajó con la Ghost House en la curiosa La sustituta (2007).

La citada historia real en que se basa La posesión salió de un artículo de Leslie Gornstein para The New York Post, en el que contaba como una familia las había pasado realmente canutas debido a una caja de madera adquirida por la hija. Se dice que dicha caja era, en realidad, un contenedor para un Dibbuk, un espíritu maldito que parasita en los cuerpos humanos y los corrompe y destruye. Que te lo creas…

Sinister

Los caminos de Insidious son inexpugnables

Sinister

Ocurre de vez en cuando que una película de terror de presupuesto irrisorio se convierte en un éxito con una rentabilidad brutal. Lo hemos visto decenas veces durante la historia del cine. Todos sabemos que los responsables de La noche de los muertos vivientes (1968), La matanza de Texas (1973), La noche de Halloween (1978), Viernes 13 (1980), El proyecto de la bruja de Blair (1999), Saw (2004) o Paranormal Activity (2007) se forraron con sus inventos. Uno de los últimos casos en este tipo de sleepers es Insidious (2010), cuyo presupuesto, 2 millones de dólares (¡!), quedó todavía más invisible con una recaudación mundial de 98 millones, también en dólares. Aunque no seáis buenos en matemáticas, salta a la vista que alguien se lo ha llevado crudo. El caso es que un productor de aquella, Jason Blum (que también lo es de la citada Paranormal Activity o de la próxima y esperada The Lords of Salem, de Rob Zombie) ha decidido que para seguir con la buena racha lo mejor es explotar el filón: el resultado es Sinister.

Un periodista viaja junto a su familia investigando crímenes que luego convierte en novelas. En el desván de una casa encuentra películas en súper 8 con pistas más allá de lo que ocasionó el crimen original.

En el reparto tenemos a gente tan capaz como Ethan Hawke y Vicent D´Onofrio, y tras las cámaras a Scott Derrickson, un tipo al que tanto le da dirigirte la correcta El exorcismo de Emily Rose (2005) o cagadas como Leyenda urbana 2 (2000) y Ultimátum a la Tierra (2008), además de ser el más que probable director para el remake de Poltergeist (1982) que se estrenará algún año de estos. El estreno comercial en Estados Unidos está previsto para el 5 de Octubre.

Podéis ver el poster animado de Sinister siguiendo el enlace que aparece a continuación del trailer.

Saturday Morning Massacre

¿Scooby dooby doo?

Saturday Morning Massacre

Un equipo de investigadores paranormales amateurs quiere encontrar su primer caso real: Dos chicos, dos chicas y un perro busca terminar con su bancarrota destapando algún caso mediático. Así, aceptan el caso de la abandonada escuela Kyser, un lugar asociado a desapariciones y crímenes.

Ignorando los consejos del sheriff local, que les recomienda no pasar la noche en la escuela, el grupo permanecerá para descubrir sin ninguna alegría que la escuela está encantada por un espíritu sádico o algo mucho peor.

Pese a no contar con caras conocidas en su elenco, ni dentro del equipo técnico (no tengo el gusto de conocer nada de la carrera de su director Spencer Parsons), Saturday Morning Massacre ha llamado poderosamente mi atención por el sardónico póster y la descocada parte final de su tráiler. Muy morbosa esa forma de darle la vuelta a los famosos capítulos de Scooby-doo.

The Pact

Mamá... ¿quién hay detrás tuyo?

The Pact

Siguiendo los pasos de su madre recién fallecida, las hermanas Nicole y Annie se ven obligadas a regresar al hogar en el que pasaron su tormentosa infancia. Anne empieza a buscar entre las pertenencias de su difunta madre alguna pista que le proporcione respuestas sobre su vida en la casa, cuando de pronto encuentra una fotografía de su madre con una extraña y desconocida mujer tras ella. Tras ver la fotografía Anne empieza a sentir una extraña presencia en la casa.