drogas

El crimen de un misógino drogadicto

J. González (Chupasangre)

Has filtrado por etiquetaa: drogas

Brain Damage

De penes-mojones agresivos y estanterías de video club

Brain Damage

Ver ficha completa



Brain Damage

No se si os habréis fijado, pero ¿no os parece mejor el cine casposo de los setenta y ochenta que el de los noventa para arriba? Puede que sea una cuestión nostálgica, pues el que suscribe es uno de esos nacidos a principios de los ochenta al que le pillo de cerca la movida de las series b y z de video club en aquel mítico (no tanto añorado) VHS. Recuerdo, como recordareis los de mi quinta o anteriores, aquellas estanterías en las que podías encontrar roñosos subproductos que, nunca nos preguntamos el motivo, para el aficionado loco que llevábamos (y llevamos, quiero pensar) dentro, tenían encanto. Si, aquello de ir al video club del barrio y tirarte una hora mirando estanterías y hurgando en los carros donde metían la mugre que ya nadie alquilaba, en los que podías llevarte tres o cuatro películas por quinientas pesetas. Que tiempos. Snif, snif.

Todo esto viene a cuento porque la película que nos ocupa es una de las cumbres simbólicas de dicho periodo. No porque sea de las mejores, ni de las peores. No porque sea una maravilla o porque su culto actual sea injusto o merecido. Más allá de todas esas cosas, relativamente triviales, encontramos el verdadero quid de la cuestión: es una genuina película ochentera de carátula y video club. Es lo que los peli-birreros disfrutaban en aquella época y probablemente seguirán disfrutando ahora. Los peli-birreros más jovenzuelos de este nuevo siglo puede que encuentren más gracia y disfute parodiando a su modo las películas de Michael Bay o Roland Emmerich. Eso, creerme (los nuevos), no es nada en comparación con el sano ejercicio de tumbarte en el sofá y comprobar, sin juicios ni parodias, el delirius tremens que se marcaron algunos cutre-directores con cutre-presupuestos y, sin embargo, un talento inusual dentro de tanta miseria. Si no fuese así, si no tuviesen dicho talento, ¿se hablaría más de dos décadas después de algo como Brain Damage?

Lo mejor: El talento del director para crear una convincente unión entre lo macabro y sórdido con lo de cómico e hilarante. También, las dos formas en las que se puede leer un guión con más sustancia de lo que parece.

Lo peor: Algún tramo irregular en el que se pierde el ritmo y algunas interpretaciones poco menos que espantosas, aunque eso era de esperar.


One Way Trip

Las setas mágicas que te abren en canal

One Way Trip

“Una cinta slasher con elementos góticos y un final inesperado”, así de sugerente nos presentan One Way Trip 3D sus propios productores. Co-producción entre Suiza y Austria que ya cuenta con una flamante distribución internacional, ¿tal vez debido a su filmación para el mercado 3D?. La verdad, a veces es doloroso ver como las modas empujan ciertos productos y condenan al ostracismo a otros trabajos mucho más personales e interesantes.

Psychotica

Consumir heroína... MATA

Psychotica

Dolidos por la inesperada muerte de uno de sus mejores amigos, un grupo de jóvenes heroinómanos se encierran en una granja abandonada con la intención de meterse la última dosis y, a continuación, alejarse definitivamente del mundo de las drogas sic. Pero el asunto se les escapa de las manos cuando descubren que la droga que han comprado es mucho más fuerte de lo que esperaban. Uno de ellos se volverá extremadamente violento y pondrá en peligro la vida del resto del grupo.