Has filtrado por etiquetaa: nazis

Stay Out of the Attic

Trabajo nocturno, experimentos y nazis

Stay Out of the Attic

Un grupo diverso de ex convictos convertidos en transportistas son convencidos por su espeluznante cliente, para que trabajen toda la noche a cambio de un generoso aumento de sueldo. A medida que avanza la noche y se limpian las habitaciones, van descubriendo poco a poco los horrores que existen dentro de su vieja mansión victoriana, que incluyen trampas explosivas, experimentos humanos, monstruos nazis y mucho más.

Si bien es cierto que en España tenemos una plataforma streaming interesante como Planet Horror, o del canal Dark, se echa de menos algo como Shudder, que supone realmente un Netflix del terror. Digo Netflix, como HBO, Amazon o lo que sea. El caso, es que se trata de una plataforma de ese tipo, que apuesta totalmente por el género y tira del mismo modelo: compras externas y producción propia. Algunas de las sorpresas recientes del terror, como The Mortuary Collection (2019) o Host (2020) vienen de ahí. Veremos qué sucede con su apuesta por estas tierras.

Living Space

Taxidermia teutona

Living Space

Un viaje romántico adopta un giro siniestro cuando el auto de Brad y Ashley se avería en medio del campo alemán. Obligados a refugiarse en una granja aislada, que pensaron que estaba abandonada, la pareja se entera rápidamente de que la casa tiene un pasado oscuro. Empujados a una pesadilla sobrenatural, la pareja debe luchar contra fuerzas malévolas, lideradas por un general nazi no muerto, si desean sobrevivir a la noche.

Que el bueno de Hitler fuese candidato al premio Nobel debería advertirnos sobre la falta de criterio que tenemos como especie, no es de extrañar que algunos expertos señalen a la erradicación de los humanos como una de las hipótesis más felices dentro de la historia del universo. De momento tendremos que conformarnos con reírnos de nuestros miedos sacando del armario los viejos esqueletos del III Reich. En formato horror sobrenatural publicitado extrañamente como un cruce entre “Poltergeist” y “Dead Snow”, otra de esas frases gratuitas dentro del proceloso mundillo del marketing cinematográfico.

Dead Snow 2: Red vs Dead

Los zombis nazis más gamberros que nunca

Dead Snow 2: Red vs Dead

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Dead Snow 2: Red vs Dead

No tenía ni puñetera idea de qué esperar de la secuela de Dead Snow (en España la conocimos como “Zombis Nazis”). De manera que finalmente decidí agarrame a todo un clásico que casi siempre acaba dando sus frutos cuando hablamos de secuelas: “más y mejor”. Y en cuanto al “más” lo cierto es que no albergo duda alguna. El noruego Tommy Wirkola, del que nunca me cansaré de recomendar su divertida versión de Hansel y Gretel, ha realizado un gran esfuerzo para ofrecernos en Dead Snow 2: Red vs Dead más… mucho más. Y más de todo. Más gore, más zombis, más uniformes (y no solamente nazis), más humor salvaje y políticamente incorrecto, más sexo ¿? (tendréis que ver la película hasta el final para dar respuesta a este par de interrogantes) y, supuestamente, más diversión. El problema es que no siempre la regla del “más y mejor” funciona en ambos sentidos. ¿Más significa siempre mejor? Ahí es donde, sí, empiezo a tener mis dudas.

Dead Snow 2: Red vs Dead arranca justo donde lo dejó su predecesora. Martin, nuestro sufrido protagonista, con un brazo menos, logra huir del escuadrón de zombis nazis que reclamaban su tesoro. Pero lejos de conformarse con el destello del oro que acaban de recuperar, estos entrañables nazis surgido de las montañas noruegas y liderados por Herzog, tienen planes mucho más ambiciosos que, de entrada, implican: un tanque, nuevos reclutas zombis y una población por arrasar. Pero Martin no piensa quedarse de brazo cruzado (¿y con qué coño lo cruza?). Con la ayuda de un supuesto escuadrón anti-zombie y de unos viejos “amigos” de los alemanes, Martin se embarcará en una descabellada y sangrienta batalla para evitar el levantamiento del Cuarto Reich.

Lo mejor: Te ríes. Y te ríes a gusto, como por ejemplo en la última secuencia de la película.

Lo peor: Se ha perdido el factor sorpresa y el poquito componente de horror que tenía la primera entrega.


Saturday Morning Mistery

Jugando al despiste

Saturday Morning Mistery

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Saturday Morning Mistery

Dos chicas, dos chicos, un perro y una furgoneta. El equipo suficiente como para desenmascarar el misterio de la casa encantada donde unos malandrines imprimen dinero falso. Así, decenas y decenas de infructuosos casos hasta que la casa Kyser se pone delante de las narices de nuestro aguerrido grupo de jóvenes investigadores. Su último encargo incluye pasar la noche en la casa con un amplio historial de locura, rituales satánicos y niños desaparecidos; para demostrar que se trata de una mansión completamente normal. ¿Lo es? Será la mañana del sábado la que responderá nuestra pregunta, cuando bien encontremos otros estafadores presos gracias a nuestros chicos o bien sólo encontremos sus restos descuartizados.

Saturday Morning Mistery, anteriormente conocida como Saturday Morning Massacre, es una cinta que corre el riesgo de pasar desapercibida por los amantes del cine de terror debido a sus orígenes independientes, así como a la forma de venderse. Nada sería más injusto, porque al margen de su germen underground nos encontramos con un proyecto que se toma muy en serio el diálogo con el espectador experimentado, buscando descolocarlo, atraparlo y epatarlo mediante una mezcla poco ortodoxa de subgéneros, tonos y escenas perturbadoras. Por no hablar de su genial arranque, como comedia negra, que no dejará de sorprender a nadie, incluyendo unos títulos de crédito que aunque económicos ya ofrecen algo distinto.

A pesar de sus fallos, que los tiene y la gran mayoría deudores de su escaso presupuesto, esta película norteamericana se pone el listón muy alto y deja más que satisfecho a cualquier amante del cine de terror. ¿Por qué? Como ya comentaba, su mezcla de subgéneros hace que el metraje transite durante su primera hora por una variedad de situaciones argumentales muy jugosas. No es mi tarea desvelaros nada de su argumento porque precisamente en la sorpresa basa tanto su mejor baza como esos problemas de “marketing” que pueden causar rechazo a cualquier que se introduzca a la cinta con su peculiar tráiler. Así que disculpadme si no comento nada de los cuatro volantazos o subgéneros que nos han preparado sus guionistas – tal vez en su elevado número encontremos la razón de este sabroso coctel –, puesto que sería alterar la inteligente experiencia que se nos presenta: un guión divertido que no se opaca incluso con un par de agujeros escandalosos.

Lo mejor: Su mezcla de géneros, tonos y los bruscos giros del guión que son capaces de descolocar al aficionado más irredento.

Lo peor: Su tramo final toma un rumbo más prosaico y directo que deja un poco frío ante su potente inicio.


Vuelven los zombis nazis

Confirmada la secuela... ¡En 3D!

Vuelven los zombis nazis

A punto de estrenar en cines su salto a Hollywood, Hansel y Gretel: Cazadores de brujas, el noruego Tommy Wirkola ha decidido volver a lo que, en principio, mejor sabe hacer. Y es que el director de la sangrienta Dead Snow (2009), en España conocida con el más explicito Zombis nazis, se dispone a retomar la historia que le dio a conocer. Así, pese a que Wirkola ya había dado muestras anteriormente de su interés por dirigir una secuela, no ha sido hasta una entrevista para la promoción de la citada H&G que ha confirmado que incluso tiene el guión listo para comenzar a rodar el próximo invierno.

¿Sobre el argumento? Pues se sabe que la acción empezará justo donde acabo la primera. Según el director, tendrá un ritmo frenético de principio a fin (recordemos que en la primera hasta que empezaba lo bueno teníamos que aguantar alrededor de 40 minutos poco alentadores) y contará como novedad con la posibilidad de verla en 3D para que la fiesta de tripas y desmembramientos sea más intima y cercana.

El Roble Seco

O el hombre que NO llegó a ser

El Roble Seco

Nuestro compañero y amigo Randolph Carter nos presenta su relato de horror El Roble Seco.

Todo comenzó un otoño a finales de los ochenta. Dicen algunos entendidos investigadores que coincidió con unas ráfagas electromagnéticas provenientes de la gravedad del lejano Júpiter. Otros indican que se trató de fuerzas de la Naturaleza ligadas a la contaminación producida por el hombre, y los más modernos teóricos coinciden en que la causa fue producida por algún tipo de radiación o nube radiactiva.

Yo no me inclino por ninguna de estas opiniones y aún hoy sigo buscando una explicación más verosímil. Lo cierto es que tan sólo hubo dos casos —conocidos— en todo el mundo. Bórotom Sòktov —no sé realmente cómo se escribe— vivía como pastor ermitaño en medio de ninguna parte, entre montañas y bosques, con una cabaña construida por él mismo veinte años antes, de madera maciza, bien aislada tanto del frío como del calor, de vigas fuertes y resistente a los vendavales.

Subsistía de su rebaño de ovejas, de carne de lobos y jabalíes que cazaba con trampas en el bosque, algunas hierbas y bayas y un improvisado invernadero. Aislado del resto de la humanidad desde los años cuarenta, creía que el mundo había sido dominado por los nazis y que sus montañas impenetrables y sus frondosos bosques le aseguraban ser el único humano libre en todo el planeta.