Has filtrado por etiquetaa: horror

The grudge (La maldición)

grgrgrgrgrgrgrgrgrgrgrgrgr

The grudge (La maldición)

Ver ficha completa

  • Título original: The grudge
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2020
  • Director: Nicolas Pesce
  • Guión: Jeff Buhler, Nicolas Pesce
  • Intérpretes: Demian Bichir, John Cho, Andrea Riseborough, Lin Shaye, Betty Gilpin, William Sadler, Jacki Weaver
  • Argumento: Una casa esconde una maldición para todo el que entre en ella.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

The grudge (La maldición)

Si hay una saga del terror japonés que se haya exprimido hasta su última gota es Ju-on. Siendo siempre fiel a su formula original, esta maldición se transmite con más efectividad que el coronavirus por Madrid. Afecta a todo aquel que penetra en los dominios de una casa donde un tremendo dolor ha materializado un rencor sobrenatural que se pega a todo visitante que atraviese el vano de la puerta. Cursa, como las enfermedades, con alucinaciones, sensación de que alguien te agarra el tobillo, sonidos guturales, crecimiento de negrísimo pelo largo y muerte. Como toda epidemia que se digne, traspasa fronteras y tras cuatro casos en Japón (aunque en su país constan actualmente siete u ocho) Se han dado tres casos (remakes) en Estados Unidos. Ahora y de la mano de uno de los directores más prometedores en esto de causar escalofríos, llega un nuevo arranque de la franquicia made in U.S.A.

Una oficial de policía investiga una serie de crímenes sucedidos en una misma casa durante distintos años y, desobedeciendo las indicaciones del agente que se hizo cargo de los hechos en primera instancia, entra en la casa en busca de respuestas. Descubre algo dantesco al tiempo que se lleva consigo una maldición que estaba confinada al edificio.

Nicolas Pesce, responsable de la interesantísima “Eyes of my mother” y de la estilosa aunque más discutida respecto a su calidad “Piercing”, permanece fiel a la defragmentación de la trama que ha caracterizado.

Lo mejor: Una versión más adulta, oscura y sangrienta

Lo peor: Es más o menos lo mismo de las otras entregas. A ratos es plomiza.


Premios ChainSaw 2019

Fangoria hace justicia con sus Oscar del Terror.

Premios ChainSaw 2019

Hace unos días, mientras el mundo entero estaba pendiente de los Oscar, una parte del mundillo (del cine) celebraba sus propios Oscar: los llamados “Oscar del cine de terror”. Hablamos de los ChainSaw Awards que celebra cada año la legendaria revista, ahora web, Fangoria, centrados en lo más destacado del cine de terror. Ya se sabe que en las entregas de premios, digamos, convencionales, se suele pasar de nuestro género favorito salvo contadas excepciones, como El exorcista (1973), Alien (1979), El silencio de los corderos (1991), El sexto sentido (1999) o recientemente, aunque olía a temas político-raciales, Déjame salir (2017).

Los claros vencedores han sido Hereditary y Mandy. A su vez, dos de las películas más comentadas, para bien o para mal, del año pasado. Y es que son esas obras que posicionan de forma radical, del amor al odio y que, seguro, serán de culto en poco tiempo. Aparte, se recordarán por bastantes más años que muchas de las ganadoras de las últimas ediciones en los otros Oscar. Al tiempo.

El Bazar de los Malos Sueños

Más relatos del Rey del terror literario

El Bazar de los Malos Sueños

“Te sorprendería saber la cantidad de gente que me pregunta por qué sigo escribiendo cuentos. La razón es muy sencilla: escribirlos me proporciona felicidad, porque lo mío es entretener. Soy novelista por naturaleza, eso lo admito, y siento especial predilección por las historias largas que crean una experiencia de inmersión tanto para el escritor como para el lector, donde la narrativa puede convertirse en un mundo casi real.

Pero las experiencias más breves e intensas tienen también su interés. Pueden ser estimulantes, a veces incluso sorprendentes, como bailar un vals con un extraño al que nunca volverás a ver, o intercambiar un beso en la oscuridad, o ver una hermosa rareza puesta a la venta sobre una manta en un bazar callejero. Y sí, cuando mis cuentos se recopilan en una colección, siempre me siento como un vendedor callejero, uno que sólo vende en plena noche. Expongo el género e invito al lector a venir y elegir. Pero siempre añado la oportuna advertencia: ándate con cuidado, amigo mío, porque algunos de estos artículos son peligrosos. Son aquellos en los que no puedes dejar de pensar cuando el sueño tarda en vencerte y te preguntas por qué la puerta del armario está entreabierta, si sabes perfectamente que la has cerrado”.

Un monstruo viene a verme

Trágicas Pesadillas De Juventud

Un monstruo viene a verme

Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo… Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.

El psicópata que arrastra su herrumbrosa hacha ensangrentada por el suelo mientras se dirige con toda parsimonia en busca de nuevas víctimas a las que atrapará sin remisión por mucho que éstas corran. La curiosa jovenzuela neumática en ropa interior que baja al sótano en plena noche tormentosa para comprobar esos inquietantes ruidos que han fundido los plomos. Los incautos adolescentes que deciden celebrar una fiesta en esa casa solitaria con fama de encantada afincada al lado del cementerio mientras juegan a la “Ouija” en plena borrachera…

Devoradores de cadáveres

Los que se comen a los muertos

Devoradores de cadáveres

En el siglo X, el califa de Bagdad envía un embajador al rey de los búlgaros, pero el emisario es secuestrado por los vikingos. Para el refinado diplomático, las costumbres bárbaras de los pueblos escandinavos resultan a la vez salvajes y fascinantes. Y junto a ellos y a su jefe Buliwyf emprende una trepidante aventura: luchar contra “los que se comen a los muertos”…

¿Entonces que nos resta si de partida descartamos los principales iconos atemporales del terror? ¿La Momia? ¿El FMI? Pues va a ser que no. Se trata de otra amenaza igual de terrible, sanguinolenta y… hambrienta. Para descubrirla, Crichton plantea un posible origen real del mito de Beowulf, relatado en el poema de la tradición británica que lleva el mismo nombre. Para simular este presunto origen histórico de los sucesos relatados en el poema, el autor atribuye la obra a un personaje histórico, el cronista árabe Ibn Fadlan, quien protagoniza el relato y la vez cumple el rol de narrador de sucesos. Y así nuestro héroe a su pesar comienza sus tribulaciones en la Bagdad del siglo X, donde se ve involucrado en un inapropiado affaire como amante secreto de un personaje de renombre, y para evitar males mayores, nuestro concupiscente protagonista se ve obligado a enrolarse en una misión que le llevará allende los mares a correr las más diversas aventuras como involuntario compañero de un clan vikingo.