violencia

Gunpowder Milkshake

Hostias, tiros y estrógenos.

Has filtrado por etiquetaa: violencia

The Lesson

Educados en el odio

The Lesson

Fin y Joel son dos adolescentes que están tirando su vida por la borda sin importarles que se puedan llevar por delante. Sin embargo, su mala educación está a punto de tomar un sorprendente giro intelectual cuando un misterioso profesor decida enseñar a los escolares una lección que nunca olvidarán.

También desde las Islas Británicas/Melniboné, llenas de simpática y abierta gente siempre preocupada por la buena educación de sus hijos, criados al amor y solidaridad hacia el resto del mundo y razas, nos llega “The Lesson”, cinta que será estrenada dentro del marco del “Film4 FrightFest” británico el próximo 21 de agosto. Un thriller siniestro con ciertos toques dramáticos, otra reflexión sobre el rumbo de nuestros jóvenes, pero espero que más orientada al espectáculo sangriento que a ningún tipo de crítica. Por mí sería estupendo, no hay nada peor que juzgar lo que viene detrás de nosotros con moralinas que no sabríamos ni aplicarnos nosotros.

Riddle Room

Secuestro, tortura y enigma

Riddle Room

Emily Burns despierta encerrada en una habitación sin la menor idea de por qué o cómo ha llegado allí. Decidida a escapar y regresar con su hija y marido, Emily descubre pistas dentro de la habitación que ayudan a explicar lo que está haciendo allí. Pero esas pistas, ¿van a ayudarla a escapar o llevarla hasta el descubrimiento de un espantoso secreto?

¿Os acordáis del “boom” del torture porn de la mano de “SAW” y “Hostel”? ¡Cómo pasa el tiempo! Hace unos años era imposible sustraerse a la controversia que se movía tras el invento de dicha etiqueta: que si eran películas rompedoras en cierta manera, que si eran un poco peñazo, que si eran una mala influencia para nuestros hijos… no recuerdo cual, pero una de las entregas de la famosa saga “SAW” fue censurada en nuestro país, demostrando una vez nuestro estupendo nivel cultural. Hasta allí llegó todo el asunto de mujeres/hombres encerrados en una situación misteriosa que los obligaba a soportar enfermizos juegos psicológicos aderezados con torturas físicas. Actualmente resulta difícil encontrar películas que se acojan de forma clara a estos parámetros, algo comprensible dado que las producciones de bajo presupuesto que se aprovecharon de dicho fenómenos fueron poco más que una mierda.

Clowntown

Payaso, una profesión con futuro

Clowntown

Un grupo de amigos se ven atrapados en una pequeña ciudad dominada por unos psicópatas disfrazados de payasos (o tal vez al revés).

Los coulrofóbicos (miedo a los payasos) estáis de suerte, porque el mundo del cine parece empeñado en hacerse eco de la actual moda de asustar al transeúnte disfrazándose de payaso diabólico. Así mismo, “Clowtown” está inspirada en el cabrón que aterrorizó la ciudad de Bakersfield en California (el Wasco Clown), otro más de los tantos que están llevando estas bromas al extremo. Bien, el actor de segunda fila Tom Nagel debuta como director, junto a Jeff Miller al guión (cuyo mayor logro es “Axe Giant: The Wrath of Paul Bunyan”, ¡casi nada!), para ofrecernos un thriller, sin distribución todavía, cuyo mejor componente, dicen, va a ser la violencia desmedida. Servida, también dicen, con espectaculares efectos especiales cortesía del famoso Robert Kurtzman, también productor y cuya lista de títulos como especialista en maquillajes empieza con “El Terror llama a su puerta”, un clásico. ¿Conseguirán entre todos generar una atmósfera siniestra y claustrofóbica como se merece este grupo de payasos psicópatas?

Lurking Woods

El cucu-tras

Lurking Woods

Un grupo de seis ex estudiantes universitarios han decidido ponerse al día tras un año de desconexión, para ello deciden pasar un fin de semana de lujo en una tranquila zona rural. Las chicas del grupo han decidido en secreto organizar un juego del “escondite”, que se traduce en ver qué chico pasa el fin de semana con qué chica. Después de algún tiempo retozando entre los árboles, se descubre que no todo parece ser diversión: una persona enmascarada está al acecho en los bosques.

Dirigido por Rizal Halim y escrito por Desmond Hew, debutantes ambos, nos llega desde Australia este thriller con cierta proporción de slasher, al menos es lo que se colige viendo el enmascarado que acecha a los típicamente guapos protagonistas. Aunque si estáis esperando algo a la altura de “Wolf Creek” ya os podéis ir olvidando. Una producción de bajo presupuesto que sigue la línea tendente de innovar lo mínimo, ajustando lo máximo sus medios técnicos para alejarse de la serie B y colocarse, con suerte, en algún canal por cable.

Knock Knock

¡Como usan las “Armas”, la madre que las “Izzo”!

Knock Knock

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Knock Knock

Es curioso, la nueva película de Eli Roth se aleja del gore y de la casquería ofrecida por el director en su anterior trabajo, The Green Inferno, a la que se acusó de ser un intento de incursión fallido en el género caníbal. Ahora resulta que Knock Knock —en España, por lo visto, se estrena bajo el título de Toc Toc— es mala porque no tiene sangre, ni vísceras, ni escenas truculentas. Y es que me encontré con muchas críticas que la vapuleaban por no seguir el patrón habitual de buena parte de la obra de Roth: películas sanguinolentas al estilo de Hostel. No entiendo porqué un director habituado a hacer cine truculento no podría, en un momento dado, decantarse por un thriller, un drama o por lo que le diera la gana. Knock knock es un thriller de secuestros con mucha mala baba, lenguaje explícito y un ambiente muy insano; pero no tiene —ni necesita— gore, y en realidad creo que es un acierto no recurrir a la sangre como principal reclamo y optar por hacer recaer el peso de la película en lo maquiavélico de los personajes femeninos.

Knock Knock (Toc Toc) es el remake de una película de 1977 titulada Death Game dirigida por Peter S Traynor. Lo cierto es que si tenéis la oportunidad de hacerlo, echadle un vistazo a la película original porque no estaba nada mal. Aunque la historia de ambas es algo diferente, en aquella —la de 1977— también teníamos a dos mujeres torturando a un hombre. Una de ellas era Sondra Locke, un rostro habitual en el cine de Clint Eastwood (ambos mantuvieron una “estrecha” relación), mientras que por otro lado, y el que más nos interesa para nuestra particular ecuación, teníamos a una de las reinas teenagers de la serie B terrorífica de aquella época y de los posteriores 80, Collen Camp.

Lo mejor: El toque gamberro de Roth. Las chicas son guerreras y tienen muy mala leche. La dirección de Eli Roth esta vez sí convence.

Lo peor: No podía ser de otra manera, Keanu Reeves estático e inalterable resulta poco creíble, aunque hacia el tramo final mejore algo.


Wrecker

Al diablo sobre ruedas le pica la entrepierna

Wrecker

Un par de excelentes amigas como son Emily y Lesley, inician un viaje en coche a través del desierto. Cuando Emily decide abandonar la autopista y coger un atajo por vías secundarias, ambas serán víctimas de un camionero psicóptio que las fuerza a participar en un mortal juego del gato y el ratón.

Dennis Weaver, el recordado y abnegado protagonista de la inmortal El diablo sobre ruedas (Duel, 1971), aquel lejano telefilm dirigido por un imberbe Spielberg y con guión de Richard Matheson que acabaría convirtiéndose en todo un clásico con mayúsculas, es sustituido, para la ocasión, por un par de mozas de muy buen ver que, nuevamente, voverán a ser el objeto de deseo de un camionero que controla una enorme y mortal máquina que lo arrasa todo a su paso. Y supongo —en realidad me apostaría mi colección de muñequitos de Los Masters del Universo— que al igual que ocurría en el clásico de Spielberg, al psicópata que se esconde tras el volante tampoco llegaremos a verle el careto. En realidad me apostaría cualquier cosa a que una inmensa y terrible sensación de déjà vu nos invadirá cuando veamos Wrecker… si es que alguna vez tenemos la ocasión de poder verla.