slasher

Maligno

...pero simpático.

Has filtrado por etiquetaa: slasher

Maligno

...pero simpático.

Maligno

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Maligno

Tras afirmar que se tomaba un respiro del cine de terror para hacer otras cosas, James Wan hace un ejercicio de intentar volver a sus raíces con Maligno, dirigiendo y coescribiendo (el guión está escrito por Wan y Akela Cooper, quien también está detrás del guión de La Monja 2) esta historia de terror psicológico inspirada en el giallo, las películas Mario Bava o de Brian De Palma, y hasta en el cine de la nueva carne de Cronenberg.

Maligno nos cuenta la historia de Madison Mitchell (una Annabelle Wallis que se entrega a su papel con brío, pero que en mi opinión no consigue que el viaje emocional de Madison nos toque la patata del todo), una mujer que es testigo de terribles visiones dignas de las peores pesadillas. Las cosas no mejoran cuando se da cuenta de que estas visiones no están solo en su cabeza sino que realmente están teniendo lugar en nuestro mundo y que están relacionadas con su tormentoso pasado familiar.
Maligno tiene, como cualquier giallo destilado de la herencia hitchcockiana, un macguffin (o dos), que en este caso es del don de la videncia de Madison, antiheroína conectada con un misterioso ser sediento de sangre
.

Lo mejor: Sus coreografías de acción, y el nivel de locura al que llega en su delirante final. Los que sabemos disfrutar del delirio cuando se hace bien gozaremos de una obra muy interesante.

Lo peor: Los momentos ridículos, los diálogos vacíos y las concesiones que hay que hacer para que la historia encaje .


Candyman

Pecado blanco, castigo negro

Candyman

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Candyman

Desde los primeros fotogramas de este nuevo Candyman se notan las ganas del producto de gustar; de enganchar a una nueva generación en la espesa pesadilla que proponía Bernard Rose en 1992 con Candyman, el dominio de la mente. Comenzar con las cartelas de las productoras implicadas en este film invertidas, como si las viéramos reflejadas en un espejo y sonando de fondo el tema de “The Candyman” de la versión de 1972 de Willy Wonka and the Chocolate Factory, son una excelente forma de atraparnos; aunque transmiten un aire desenfadado que contrasta con el espíritu de terror elevado, entiéndase por ese terror de marcado carácter autoral que utiliza el escalofrío para denunciar un tema o lubricar un drama, que predomina en el resultado. Puede que ahí radique el mayor acierto de esta actualización, pero también la mayor objeción: el jugar al despiste en sus intenciones durante casi todo su metraje. Pero como lo que le gusta al espectador del cine de terror es ser zarandeado, podemos decir que lo nuevo de Jordan Peele (en este caso como productor y guionista) logra un resultado notable; pese a que su trazo grueso en su denuncia social, a punto está de lastrar todo el conjunto.

Treinta años después de los acontecimientos de Candyman, el dominio de la mente, las desventuras de la socióloga que investigaba la leyenda urbana de Candyman se han transformado también en un mito. Cuando el artista plástico Anthony McCoy conozca la historia verá en ella la base sobre la que construir todo un discurso creativo. Sin saberlo ha conectado con una fuerza sobrenatural implacable, que pondrá patas arriba todo su mundo. El hombre del garfio regresará al barrio de Cabrini Green en Chicago convertido, gracias a la gentrificación, en un punto de reunión de artistas, intelectuales y emprendedores con buena estrella.

Lo mejor: Muy buena factura y un guion que sabe conectar con la original siendo una secuela y no un remake.

Lo peor: Puede que uno solo quiera ver una cinta de terror y no una arenga política sobre los abusos policiales.


Wrong Turn: Sendero al infierno

Se ha perdido la señal GPS

Wrong Turn: Sendero al infierno

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Wrong Turn: Sendero al infierno

¿Qué busca alguien que acude a ver un slasher? ¿Y qué busca el que acude a ver la secuela de un título que le gustó? Parece que son dos preguntas fáciles de contestar; la duda es: ¿cómo reaccionaríamos si nos respondiesen con algo totalmente distinto a lo planteado? Lo digo porque, en función de cómo te siente que te den gato por liebre, o qué te ofrezcan algo que no has pedido, podrás disfrutar de la nueva entrega de la franquicia Wrong turn. Filmada con una calidad y reparto que se antoja como una proposición de arrancar una nueva saga en lugar de construir una secuela... por eso en su título falta el número siete. Puede resultar muy molesto que acudas a ver una película por el reclamo de su título y te entreguen algo bien distinto, Que vayas a ver Tiburón II y te pongan Liberar a Willy.

La cosa en principio no pinta mal. Un padre (Matthew Modine) acude a un pueblo dentro de la cordillera de los Apalaches en busca de su hija y sus amigos, desaparecidos semanas antes y cuya huella se pierde en esa zona. Mientras indaga cual puede ser el paradero de estos domingueros, un flashback nos contará como se perdieron en la espesura y se encontraron con algo que no podían ni imaginar.

Lo mejor: Contiene ideas interesantes y una conclusión muy loca.

Lo peor: Parece una cosa pero es otra muy distinta.


Al morir la matinée

Sangre de la vieja escuela

Al morir la matinée

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Al morir la matinée

Una semana antes de ver este film me sorprendió el visionado de una cinta llamada “Neptunia” en Filmin. Se trataba de una alocada comedia de terror, con todos los ingredientes de la serie B de los ochenta, bien salpimentados de sangre y con la clara intención de gustar al público, sacando el máximo partido a su evidente falta de medios. Mi sorpresa fue que, al rastrear al director de “Al morir la matinée”, vi que era también codirector de aquella. Esto me confirmó que Maximiliano Contenti es un realizador muy a tener en cuenta, un gran amante del género y de los códigos que hay que manejar para saciar a sus vampíricos seguidores.

La acción nos sitúa en un cine de Montevideo a comienzos de la década de los 90. Es la última sesión del día. Fuera llueve y apenas una decena de personas se han reunido para ver un sangriento film de terror. El proyeccionista no se encuentra bien, así que deja a las órdenes de la cabina a su hija. Su primera noche no será nada fácil, un sádico maníaco se ha colado en la proyección e irá matando a los espectadores uno a uno. Cuando descubran que está sucediendo, los pocos supervivientes tratarán de hacer frente a este despiadado enemigo.

Lo mejor: Un precioso homenaje al terror de los 80. El cine donde transcurre es genial. Muy sangrienta

Lo peor: Las actuaciones y el guion juegan sobre seguro.


Kandisha

La mata machos.

Kandisha

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Kandisha

Como los cantantes de un sólo éxito, o los escritores de los que solo se conoce una obra de entre una surtida bibliografía, la carrera de los directores Alexandre Bustillo y Julien Maury parece que alcanzó su cúspide en su primer largo: “Al interior”. Desde entonces van de un lado a otro pegando bandazos sin encontrar el aplauso sonoro de su debut. Miembros fundadores del horror extremo francés de la década anterior, estos realizadores probaron suerte con la fantasía oscura en “Livide”, cinta con una meritoria atmósfera pero con un resultado irregular con un grupo de ladrones atrapados en la casa de un vampiro. Después con un particular y estiloso homenaje a “La matanza de Texas II” y al cine de terror de los 80, llamado “Aux yeux des vivants” que pese a su brutalidad no conectó con los aficionados. Nuevamente regresando al universo de Tobe Hopper, una precuela de “La matanza de Texas” llamada “leatherface”: medido espectáculo de truculencia y slasher, que duda en abrazar un salvajismo que se antojaba sobre el papel perfecto para esta pareja. En esta pasada edición de Sitges, el tándem nos trajo su último trabajo: “Kandisha”, donde parece que se aferran sin complejos al cine de terror comercial, aunque de cuando en cuando asoman destellos de su brutalidad pasada… No existe trailer ni apenas imágenes de la cinta a día de hoy así que nuestra reseña se queda, hasta que aparezca, viuda de vídeo.

En un barrio suburbial francés tres amigas pasan el tiempo entre grafitis, chicos y rap. Una noche, una de ellas sufre un intento de agresión por parte de su ex. Magullada y abrumada por la situación, se encierra en el baño e invoca a la leyenda de Aïsha Kandisha, Jinn (demonio) islámico con forma de mujer que alimenta su furia matando a hombres. A partir de ese momento ninguna de las amistades masculinas del trío estará a salvo, obligando a estas amigas a buscar la forma de romper el hechizo que ata a este monstruo con su invocadora.

Lo mejor: Muy entretenida y con alguna muerte brutal.

Lo peor: La sensación de que han desaprovechado un buen material.


Willy´s wonderland

Nicolas Caca-Cage

Willy´s wonderland

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Willy´s wonderland

Parece que el actor Nicolas Cage y su representante son los primeros interesados en que su carrera no reflote. El artista se enroca, cada vez con más fuerza, tras proyectos estrambóticos en los que dar rienda suelta a un estilo interpretativo excesivo y forzado, que alguien le ha dicho que le sienta bien. Puede que lo vislumbre como su única forma de regresar a las grandes ligas: puede que esté buscando ese título extraño, que de pronto despunte interés, y le vuelva a colocar en la picota. Pero, tal y como lo veo yo, cada nueva película (si Sion Sono no lo remedia) le hunde un poco más en las arenas movedizas de la mediocridad y le acerca al estrellato crepuscular de Michael Pare, Casper Van Dien, Eric Roberts o Dolf Lungren. Willy´s wonderland es un nuevo clavo para la tapa del ataúd de este actor, más interesado en domar su pelo que en hacer lo propio con su obtusa gestualidad.

En un pequeño pueblo, se encuentra Willy´s wonderland, un vistoso parque de bolas infantil, que vivió momentos grandiosos, hasta que se descubrieron las oscuras prácticas satánicas de sus propietarios. Ahora, que estos han pasado a mejor vida, sus espítirus se esconden dentro de los abandonados muñecos animatrónicos del complejo. Para mantener a raya su letal influencia, los habitantes del pueblo convencen a incautos a pasar una noche en las instalaciones, quedando a su suerte frente a estos muñecos asesinos. Uno de estos sacrificios humanos será un silencioso individuo, adicto a las bebidas energéticas, con varios trastornos obsesivos compulsivos, y muy mala leche, que como os podéis imaginar interpreta Nicolas Cage. Cuando las criaturas se pongan en marcha, éste no sólo tendrá que luchar por su vida, sino que tendrá que proteger también a un grupo de jóvenes que han entrado en el edificio a rescatarle.

Lo mejor: Puede tener gracia verla con amigos y alcohol. Nicolas Cage no habla.

Lo peor: Lo mal planteado que está todo el conjunto.