sexo

Titane

Armaduras sentimentales

Has filtrado por etiquetaa: sexo

German Angst

Tienes una cita en las mazmorras berlinesas

German Angst

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

German Angst

Hace poco, una famosa web especializada en terror publicaba el top 5 de las antologías de terror estrenadas este año. Para mi sorpresa, no se incluía “German Angst”, si no que se tiraba por otra vertiente más conocida, así se “premiaba” de alguna forma lo convencional recomendándonos fiascos como “México Bárbaro” o “All Hallow’s Eve 2”. Una pena, porque este tríptico sobre amor, sexo y muerte, con los oscuros rincones de Berlín como telón de fondo, probablemente sea la mejor antología de género en lo que va de año. Con sus fallos y carencias, encontramos una experiencia equilibrada en sus partes y, más importante, que resulta accesible sin renunciar del todo a la agresividad prometida desde su campaña publicitaria. No en vano contamos, entre los tres directores implicados, con una de las leyendas vivientes del ultragore alemán, aunque quizás debamos reconocerle a Jörg Buttgereit, un estilo más artístico que el de otros compatriotas tan sólo enfocados a tirar vísceras desde su lado de la pantalla. Es decir, “German Angst” (“Miedo Alemán”, para no engañar a nadie) prometía emociones fuertes por encima de todo, morbo para remover las conciencias siguiendo la vía del clásico ”splatterpunk”; una apuesta muy alta de la que sale indemne de forma global.

Lo mejor: La tercera historia, casi un mediometraje, un genuino homenaje a Clive Barker

Lo peor: La primera de las historias, confusa y poco clara, parece poco más que una broma.


Knock Knock

¡Como usan las “Armas”, la madre que las “Izzo”!

Knock Knock

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Knock Knock

Es curioso, la nueva película de Eli Roth se aleja del gore y de la casquería ofrecida por el director en su anterior trabajo, The Green Inferno, a la que se acusó de ser un intento de incursión fallido en el género caníbal. Ahora resulta que Knock Knock —en España, por lo visto, se estrena bajo el título de Toc Toc— es mala porque no tiene sangre, ni vísceras, ni escenas truculentas. Y es que me encontré con muchas críticas que la vapuleaban por no seguir el patrón habitual de buena parte de la obra de Roth: películas sanguinolentas al estilo de Hostel. No entiendo porqué un director habituado a hacer cine truculento no podría, en un momento dado, decantarse por un thriller, un drama o por lo que le diera la gana. Knock knock es un thriller de secuestros con mucha mala baba, lenguaje explícito y un ambiente muy insano; pero no tiene —ni necesita— gore, y en realidad creo que es un acierto no recurrir a la sangre como principal reclamo y optar por hacer recaer el peso de la película en lo maquiavélico de los personajes femeninos.

Knock Knock (Toc Toc) es el remake de una película de 1977 titulada Death Game dirigida por Peter S Traynor. Lo cierto es que si tenéis la oportunidad de hacerlo, echadle un vistazo a la película original porque no estaba nada mal. Aunque la historia de ambas es algo diferente, en aquella —la de 1977— también teníamos a dos mujeres torturando a un hombre. Una de ellas era Sondra Locke, un rostro habitual en el cine de Clint Eastwood (ambos mantuvieron una “estrecha” relación), mientras que por otro lado, y el que más nos interesa para nuestra particular ecuación, teníamos a una de las reinas teenagers de la serie B terrorífica de aquella época y de los posteriores 80, Collen Camp.

Lo mejor: El toque gamberro de Roth. Las chicas son guerreras y tienen muy mala leche. La dirección de Eli Roth esta vez sí convence.

Lo peor: No podía ser de otra manera, Keanu Reeves estático e inalterable resulta poco creíble, aunque hacia el tramo final mejore algo.


Lace Crater

Enfermedades de transmisión fantasmal

Lace Crater

En un viaje de fin de semana a los Hamptons, Ruth se encuentra con un misterioso fantasma en la casa de huéspedes. Una cosa lleva a la otra, y terminan enrollándose en una inesperada aventura de una noche. Pronto Ruth comienza a padecer una extraña enfermedad de transmisión sexual que deja a sus médicos y amigos confundidos y asustados. A medida que su cuerpo y relaciones comienzan a desintegrarse, Ruth debe encontrar una manera de conciliar su condición con el mundo a su alrededor, o arriesgarse a acabar perdida en un vacío del que nunca regresará.

No sé si responde a alguna extraña moda, por aquello de continuar la línea marcada por las premisas de “Contracted” e “It Follows”, o realmente Harrison Atkins, creador de la película y debutante en el largometraje tras una serie de cortos que giraban alrededor del fantástico desde una perspectiva cómica, quiere realizar un análisis de la fragilidad en las relaciones sociales a la par que ofrece una mirada cáustica sobre la necesidad de compañía. La verdad es que a mí su discurso me parece un poco pretencioso e infantil, di si es terror o no y déjate de monsergas impostadas; lo que no me parece infantil es su puesta de largo, que juega con bazas muy dispares – comedia, drama, romance, horror – y, sin embargo, parecen encajar a la perfección en un tráiler que ya auguraba el buen recibimiento que tuvo el proyecto en su premier del TIFF 2015 (si alguno anda por Toronto quizás aun queden entradas para la sesión de mañana). Vamos, que la película pinta fenomenal desde su humor lánguido (¿llegará al nivel de alienación patética de “Napoleon Dinamita”?), hasta la transformación agónica, y supongo que barata, de su interesante protagonista: Lindsay Burdge, la cual dicen que construye un retrato tierno y emotivo de una mujer normal y corriente atrapada en una situación completamente caótica.

You're Gonna Die Tonight

Teaser poster del nuevo corto de Sergio Morcillo

You're Gonna Die Tonight

Una mujer flota lánguidamente en su bañera, se deja llevar por la sensación del agua caliente lamiendo su cuerpo y comienza a explorarse de forma lenta pero ávida. De repente, su placer es interrumpido cuando una llamada de teléfono rompe el ritmo de sus jadeos, la peor noche de su vida acaba de empezar con unas pocas palabras roncas: “Vas a morir esta noche”.

Sergio Morcillo, El creador de los cortometrajes “Don’t Stop”, un simpático homenaje a la “Nouvelle horreur vague” en general y a Alexandre Aja en particular; “Tus Gritos me dan Risa”, su sangrienta visión del cine de payasos asesinos y “M is for Metamorphose”, de nuevo rindiendo tributo al cine francés más extremo; ha vuelto de su exitosa relación con el Nocturna para anunciarnos su nuevo proyecto: “You’re Gonna Die Tonight”, donde parece que el giallo será esta vez el subgénero reinterpretado mediante los elementos típicos del slasher.
Basado en una idea original de Sergio Morcillo e Ismael de las Heras, “You’re Gonna Die Tonight” está escrito por Álvaro Fuentes, que nos invita a las reacciones encontradas con su choque entre erotismo y violencia. El corto viene ha sido producido por “Terror Club” y “Fonofox”, también productores de “Vampyres”.

Call Girl of Cthulhu

A Lovecraft le sale caspa

Call Girl of Cthulhu

Artist Carter desea, desesperadamente, perder su virginidad, pero sólo si encuentra a la persona adecuada. Cree que ha encontrado a la persona adecuada en Riley, una chica marcada con una extraña marca de nacimiento en sus posaderas. Los sueños de amor de Carter pronto se desvanecen, ya que varios miembros del culto de adoración a Cthulhu ven en la marca de nacimiento de Riley una señal de que la muchacha está destinada a convertirse en la novia de Cthulhu y dar a luz a su hijo. Ahora todo está en manos de Carter quien, ayudado por Edna Curwen y Squid, deberá encontrar la manera de detener el culto de Cthulhu.

No me considero un gran conocedor ni un gran aficionado a la obra de H. P. Lovecraft, aunque he leído algunos de sus libros (pocos), y por lo tanto no sé muy bien qué opinarán de una película como Call Girl of Cthulhu aquellos que de verdad seais auténticos fans del genio de Providence. Esos mismos fans que todavía estáis esperando la adaptación definitiva de alguna de las obras cumbres de Lovecraft (siempre he oído decir que la obra de Lovecraft, casi por tradición, ha sido más bien maltratada por el séptimo arte). En cualquier caso Call Girl of Cthulhu no pretende engañar a nadie: lo suyo es puro exploit repleto de tentáculos, mutilaciones, culos tatuados, tetas-monstruo y gore desquiciado. La página que la película tiene dedicada en la Wikipedia lo deja bien claro: “Una película probremente inspirada en la obra de Lovecraft”. Un entretenimiento cercano a la serie Z que fue recibido, por algunas páginas web especializadas en el género, como una de las mejores contribución del terror independiente al extinto 2014. Yo me apunto antes a Call Girl of Cthulhu que al remake de Poltergeist.