survival

Escape room 2: mueres por salir

Nuevos puzles y poco más

Has filtrado por etiquetaa: survival

Great White

En Australia no es buena idea meterse al agua

Great White

Fellows y Charlie Brody son dos pilotos de avión que deciden volar hacia “Hell’s Reef” con Joji Minase, su mujer Michelle y el cocinero Benny para disfrutar de las bondades del arrecife. Por desgracia para ellos, la aparición de un depredador haré que sus vacaciones se conviertan en pasto de las peores pesadillas jamás imaginadas.

Australia es un lugar muy bonito, pero hay que tener cuidado. De esto que vas tan tranquilo dando un paseo, te pierdes, apareces en una zona repleta de cocodrilos y terminas como el menú del día. Eso, o vas a darte un baño a la playa y los tiburones deciden que no hay mejor proteína que la que proviene de nuestra carne. En los últimos años, la producción cinematográfica autóctona ha promocionado sin descanso los horrores que depara su fauna para turistas. Sin ir más lejos, uno de los productores del invento ya nos metió el miedo en el cuerpo con la muy reivindicable El arrecife (2010), a base de tiburones, y más recientemente y con menos fortuna en Black Water: Abyss (2020), con cocodrilos.

Cube (2021)

Regresamos al cubo, pero hablando en japo.

Cube (2021)

Un grupo de personas que no se conocen entre sí se encuentran encerradas en el interior de una estructura cúbica sin saber cómo han llegado allí. Pronto descubren que, a través de las caras de ese cubo, pueden acceder a otros cubos similares y deciden intentar escapar, aunque la compleja estructura no se lo va a poner fácil, y muchos de estos habitáculos rebosan trampas mortíferas.

Han pasado 23 años del estreno de Cube. Hace 23 años, centenares de espectadores quedaron sorprendidos en el Festival de Sitges con la opera prima del muy prometedor director italiano Vincenzo Natali, que al menos, para el que esto firma, no ha vuelto a alcanzar este nivel. De hecho, se coronó como la mejor película en la 31ª edición de certamen. Mucho se ha tardado, después del éxito y culto creado, en llevar la obra al tan explotado territorio del remake del siglo XXI. Y no, no han sido los de Hollywood, al menos por ahora, sino los japoneses. Y es que Cube vuelve a saltar a la palestra con un inesperado teaser surgido en las red los últimos días. El director de esta nueva versión es Yasuhiko Shimizu, cuya única otra película es una curiosa incursión en el terror, con toques bastante sádicos, titulada Vise. La película se estrenará en Japón el próximo 22 de octubre.

Superdeep

En el subsuelo nadie oirá tus bostezos

Superdeep

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

Superdeep

Era posiblemente una de las cintas más esperadas por el público de Sitges. Su trailer, la sinopsis, las primeras imágenes… Todo nos hacía esperar una autentica fiesta de ciencia ficción, mezclada con terror, al mas puro estilo de “La cosa”. Además, la idea de ambientar la acción en el misterioso pozo de Kola, se nos antojaba sumamente sugerente. El disgusto tras la proyección fue generalizado. Puede que precisamente por eso, en su siguiente pase, el propio director, a traves de mensaje de video, aclarara algunas cosas de este desastre.

Corre el año 1984. Rusia ha montado un complejo ultrasecreto a 12.000 metros de la superficie, en el interior del Pozo de Kola (el pozo artificial más profundo del planeta). Al poco tiempo de estar operativo, todo el personal de la estación empieza a experimentar sucesos extraños y finalmente se pierde el contacto con la superficie. Para averiguar el destino de estos miembros y la naturaleza de los acontecimientos que han causado esta incomunicación, se envia un dispositivo científico-militar liderado por una virólogo, Anna (Milena Radulovic), que no es la primera vez que se mancha las manos con asuntos turbios de su gobierno.

Lo mejor: La criatura tan de latex y su sabor a cine de los 80.

Lo peor: Malas decisiones por todas partes.


Fuel

Suspenso por todo lo alto

Fuel

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Fuel

He dudado mucho si escribía esta reseña, porque no me gusta poner mala nota y mucho menos cuando un proyecto es tan pequeño como este. Pero luego me recuerdo sentado en el Festival de Málaga perdiendo tiempo frente a “Fuel”, intentando ver si la historia despegaba en algún momento, y lo único que despegaba, de forma constante, es un dron para arriba y para abajo alargando innecesariamente la agonía de los espectadores asistentes. Y es que los interminables vuelos de una máquina sobre el coche que es el centro de la historia ocupan más del la mitad de metraje, sin que aporten absolutamente nada de valor al mismo. Algo que hace de sus 72 minutos una experiencia que parece durar horas.

Uno presupone que las cintas que concurren a un festival han sido seleccionadas siguiendo unos mínimos criterios de calidad, pero siempre te cuelan un gol. “Fuel” sin duda fue uno de esos tiros a puerta y sin portero que entran hasta el fondo de la red, dejando a los aficionados con cara de idiotas y deseando que rueden cabezas. Ya lo auguraba su endeble tráiler, pero su director defendió con la maestría de un buen tahúr la calidad de lo que íbamos ha ver. Incluso habló de la posibilidad de rodar el remake estadounidense de “Fuel”; algo que, inocentemente, nos hizo pensar que lo mismo bajo su simplona apariencia se escondía un prometedor filón… luego empezó la película y el castillo de naipes se vino abajo. Incluso los invitados del director que se sentaban a derecha e izquierda de él, rápidamente perdieron el interés y dedicaron media sesión a gestionar sus redes sociales desde su móvil.

La mítica Ruta 66 (simulada en el paisaje desértico de Almería) es recorrida por el protagonista Raúl: un sofisticado influencer que regresa a casa tras unos días en México. Prestando nula atención a las insistentes llamadas de teléfono de su novia, más interesado en que su ego luzca siempre con luz propia, hace una parada en un bar de carretera (el típico bar de la Ruta 66 con pegatina de ”Securitas direct”) tras la cual comienza a sentirse mareado hasta perder el conocimiento. Cuando despierte se encontrará atado a un coche destartalado a merced de la sed, el hambre y la desesperación… aunque lo más inquietante es el aire sobrenatural que parece tomar cada vez más peso.

Lo mejor: Si fuera un documental de Almería tendría planos curiosos. El guion esconde algo que podría haber funcionado

Lo peor: No es un documental de Almería. Estirar y estirar hasta el tedio más brutal


Voces

Terror español post confinamiento

Voces

Daniel y Sara son un matrimonio con un hijo de 9 años, Eric, que acaban de trasladarse a un nuevo hogar. Sin embargo, no saben que esa propiedad es conocida en el vecindario como la casa de las voces. Eric es el primero en percatarse de los extraños sonidos que se ocultan tras cada puerta y que intentan comunicarse con la familia. Pese a que al principio Daniel y Sara creen que se trata de un producto de la imaginación de su hijo, poco a poco comienzan a percibir también esos sucesos paranormales, convirtiéndolos en una realidad.

Antes del confinamiento, Malasaña 32 estaba siendo uno de los éxitos de los cines españoles. Y justo cuando los cines, por fin, vuelven a abrir, se espera la llegada de otra de terror sobrenatural, relativamente similar, de lo que ya empieza a ser una especie de Warrenverso de producción patria. No es que tengan unos personajes en común, como es el caso de los Warren, pero sí es un grupo de películas de evidente corte estadounidense, con el cine de James Wan a la cabeza, que repiten formula con historias que nos son más cercanas. Verónica (2017) fue el detonante.

Black Water: Abyss

Si es que no aprenden...

Black Water: Abyss

Bueno, esto es, ¿habéis visto The Descent (2005)? Pues si la reciente A 47 metros 2 (2019) era lo mismo, pero con tiburones, ahora Black Water: Abysss es lo mismo, pero con cocodrilos. Y también se trata de una secuela. Bastante tardía, eso sí. Allá por 2007 se estrenaba en Australia un pequeño survival que quedó un poco tapado por otro similar, pero más grande, El territorio de la bestia. De algún modo han pensado que era el momento de recuperar la marca, aunque llevándola a la formula Aliens: más monstruos, más acción, más espectáculo. Y como podéis imaginar por la comparación del comienzo, pasamos la acción a una cueva.

Repite director, Andrew Traucki, al que también debemos la que, para mí, es una de las mejores aportaciones al subgénero de tiburones de los últimos años: El arrecife (2010), aunque luego bajó varios escalones con La jungla (2013). Ya veremos si con Black Water: Abyss sale cara o cruz.