demonio

The offering

Terror hebreo

Has filtrado por etiquetaa: demonio

Krasue: Inhuman Kiss

Inhuman Kiss

Krasue: Inhuman Kiss

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Krasue: Inhuman Kiss

La Krasue, Penanggalan en Malasia, Ahp en Camboya y Kasu en Laos, es un fantasma o ser sobrenatural femenino oriundo de Tailandia. Su anatomía consiste en una cabeza flotante con los órganos internos colgando del cuello, como si hubieran sido arrancados del cuerpo. Despide un tenue resplandor, como fuego fatuo. Fue el monstruo titular de la mítica Mystics in Bali. Tal es el ser que habita la película Krasue: Inhuman Kiss, de 2019, de producción tailandesa.
En un pueblo apartado, una adolescente descubre que cayó sobre ella, o heredó, la maldición de la krasue. Todas las noches su cabeza y sus órganos se desprenderán de su cuerpo y flotaran, aterrorizando a los pobladores de la aldea en la que vive, buscando comida, matando y devorando el ganado. Un amigo de la infancia tratará de ayudarla a pesar de conocer la verdad, mientras otro se unirá a la búsqueda del monstruo, junto a un grupo de cazadores, que comanda un misterioso forastero, que quizás sea algo más.

Lo mejor: El uso de los propios mitos. La plasmación de la Krasue. La melancolía que emana la historia.

Lo peor: La narrativa morosa, un poco lenta para los estándares occidentales.


Tumbbad

La fiebre del oro

Tumbbad

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Tumbbad

Muchas de las producciones de género de otras latitudes (cercano oriente, sobre todo) están inexorablemente influenciadas por el cine norteamericano. Así vemos, por ejemplo, que en varias producciones turcas, los locales Djinns muchas veces se verán similares a los fantasmas o demonios occidentales, tanto en apariencia como en comportamiento. Las estéticas y los recursos para provocar miedo serán así mismo muy parecidos. Las producciones rusas también adolecen de esta influencia, con muchas de sus tramas calcadas de la enésima producción americana. Esto no sucede, afortunadamente, con Tumbbad (2017), reciente film de género hindú. Y no sucede porque está fuertemente influenciado por sus mitos (que, aunque estén creados para la ocasión, no tienen impronta occidental), en su historia, y en su gente.

En un templo dedicado a un dios olvidado, Hastar, y donde se rumorea que hay un fuerte tesoro en oro, su último sacerdote agoniza. Mientras, encerrada en una mazmorra, una anciana condenada debe ser alimentada para saciar un hambre maldito y eterno. Una mujer, la hija de la anciana, se encarga de cuidarlos a ambos. Esta cuidadora y su hijo, un niño fuertemente codicioso, abandonan el templo después de la muerte del sacerdote, dejando a la anciana encerrada. Años después, el niño, Vinayak Rao, ya adulto y que será el verdadero protagonista, volverá para interrogar a la anciana, o lo que queda de ella, sobre la manera de obtener el oro del templo ya abandonado. Con el secreto conocido, con el que consigue una módica cantidad de monedas de oro cada tanto, logra una lenta pero segura ascensión a la riqueza, lo que unida a su ya mencionada codicia, le traerá grandes y nefastas consecuencias. Develar más, por ejemplo, donde está el oro y como es obtenido, es arruinar la premisa para el espectador, solo decir que no tiene parecido con nada del cine occidental y que la representación del mal y lo mitológico está poderosamente enraizado en su milenaria cultura.

Lo mejor: El uso de la mitología propia, aunque inventada, sin influencia occidental. La ambientación y la narrativa histórica.

Lo peor: sin mayores fallas, quizás la narrativa un poco morosa para el público occidental.


Train to Busan: Peninsula

4 años después... ¡Todo está realmente jodido!

Train to Busan: Peninsula

Después de que la infección que se extendió hace 4 años, solo algunas partes de Corea del Sur permanecen resguardadas, aunque la Península de Busan es la única parte en donde pueden buscar refugio los coreanos, muchos aún mantienen la esperanza de ser rescatados por ayuda internacional.

Aunque el fenómeno de Parásitos (2019) congregó todas las miradas, de extraños a la materia, para con el cine surcoreano, el otro gran éxito mundial de su cine es Train to Busan (2016). Esta película de zombies/infectados ingresó 90 millones de dólares a nivel mundial, siendo otro de esos casos excepcionales en los que una producción surcoreana consigue amplia distribución y éxito en taquilla más allá de sus fronteras. Su paso por festivales especializados ya lo avisaba meses antes. Y es que Train to Busan fue la respuesta oriental a Guerra Munidal Z (2013), cogiendo sus bases de cine de zombies a gran escala, espectacular y accesible a un gran público, pero, a diferencia de aquella, sin descafeinar y con un apartado emocional y de personajes mucho más pulido.

Luz. The flower of evil

Mesias, poetas y fundamentalismo

Luz. The flower of evil

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Luz. The flower of evil

Juan Diego Escobar Alzate es un joven director colombiano de aspecto romántico (parece salido de un verso de Martín Fierro) que el pasado 2019, y en estos iniciales meses del 2020, ha logrado colocar su primera película en los más prestigiosos festivales internacionales de cine fantástico. Nosotros pudimos verla en el Festival de Sitges y semanas después en Madrid durante el Festival Nocturna. Se trata de una cinta hermética, de diálogos complejos, que recuerda en lo formal al western italiano de los 70, pero donde la acción pasa a un segundo plano, dejando todo el espacio a una lírica densa y contemplativa que requiere de un espectador entregado y preparado para sumergirse en su puzzle.

La cinta presenta a “El señor”, líder de una pequeña comunidad religiosa afincada y aislada en el corazón de la sierra colombiana. Ha secuestrado a un niño, y está convencido de que se trata de el nuevo Mesías. Mientras espera a que este muestre su poder, lidia con sus tres hijas, que tratan de comprender tanto la sociedad que construye su padre como su propia naturaleza femenina.

Lo mejor: Destila talento y nobles intenciones.

Lo peor: supone una escalada libre complicada, con pocos puntos de sujección


The antenna

La silenciosa invasión del sistema.

The antenna

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

The antenna

Atmosférica, oscura, siniestra e hipnótica, el film “Bina” (bautizada internacionalmente como “The antenna”) hubiera merecido mucha más atención y aplausos de los que recibió cuando la vimos en el festival de Sitges. La cinta muestra una estilosa pesadilla de autor plagada de fluidos oscuros, aromas retro y homenajes a autores del fantástico tan singulares como Lynch, Clive Baker o David Cronemberg.

Un cambio en la organización de los canales de comunicación obliga a los ciudadanos a sustituir sus antenas si quieren seguir viendo contenidos y programas. En un edificio suburbial, la llegada de la nueva antena desencadena una serie de misteriosos sucesos que son seguidos de cerca por el portero de la finca, empeñado en descubrir qué es lo que está amenazando a su vecindario antes de que la influencia termine con todos los inquilinos.

Lo mejor: Estilosa, fresca y a la vez deudora de los grandes autores del terror

Lo peor: Su ritmo invita a tomar café antes de verla


"Luz" premiere en Sitges 2019

La bruja colombiana

"Luz" premiere en Sitges 2019

“LUZ”, opera prima del director de cine de genero colombiano Juan Diego Escobar Alzate, recibirá su Premiere Mundial en el prestigioso Festival de Cine Fantástico de SITGES, el festival de cine de género y fantasía más importante del mundo.

Este Western de Fantasía con tintes de Folk Horror, rodado el año pasado en Colombia y finalizado este año, será el encargado de representar a su país dentro del festival en la Sección principal, la Oficial Fantàstic Competició en donde competirá por ser la mejor película frente a obras tan llamativas como la aclamada “Ready or Not”, “Come to Daddy” con Elijah Wood y que hizo su premiere en Tribeca, la ambiciosa cinta española “Paradise Hills” protagonizada por Milla Jovovich y Emma Roberts o la lovecraffiana “Color Out of Space” de Richard Stanley, entre otras.