maldiciones

Candyman

Pecado blanco, castigo negro

Has filtrado por etiquetaa: maldiciones

Salvaje

Violencia machista sobre ruedas

Salvaje

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Salvaje

Ya os hablamos de ella en Tailgate. Ahora nos animamos a escribir la reseña. Este thriller con olor a goma de neumático quemado nos brinda la oportunidad de ver a Russell Crowe haciendo las veces de sicópata asesino, empecinado en dar un mal rato a la actriz Caren Pistorius enfundada en el cuerpo de una madre recién separada a la que los problemas le salen por las orejas.

A nuestra protagonista se le ha puesto el día cuesta arriba. Se ha quedado dormida, llegará tarde al trabajo y para colmo se ve atrapada en un atasco. Cuando la furgoneta que tiene enfrente no se pone en marcha al cambiar el semáforo, decide alertar al conductor a base de claxon. Éste, ofendido, va a darle una lección que nunca olvidará.

Lo mejor: Lo cierto es que no aburre en ningún momento.

Lo peor: decisiones tontas y escenas inverosimiles.


Saint Maud

Dios compensa al que es paciente

Saint Maud

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4.5/5

Saint Maud

Sony ha esperado a que se terminase el año para soltar la artillería pesada. Saint Maud a buen seguro formará parte del top del terror de la próxima temporada para muchos de vosotros. En España tiene su fecha de estreno en cines el 25 de diciembre. Fecha envenenada para una cinta en la que la religión va paso a paso emponzoñando la mente de su protagonista. Hay que advertir que, el terror que se nos propone, nada tiene que ver con aparecidos, efectismos visuales, gore desmedido o ritmo vertiginoso en su historia.

Maud ha regresado a su profesión de enfermera tras un tiempo retirada a causa de un turbio suceso. Su nuevo destino es asistiendo en los cuidados paliativos de enfermos terminales. El aspecto cándido de la joven contrasta con la tormenta que le suscita una existencia sin demasiado sentido. Afortunadamente la fe crece en su interior, tratando de tapar las grietas de su mente frágil. Una fe que en sus momentos más álgidos la lleva al paroxismo; a una iluminación que, la eleva tanto, que corre el riesgo de no aterrizar. Su nueva paciente es una deslenguada, descreída, y sexualmente relajada, bailarina aquejada de una agresiva leucemia. La relación entre ambas va pasando del frio al calor hasta que Dios y las malas compañías de la artista enrarecen la atmósfera.

Lo mejor: Terror serio adulto. Sus 24 frames finales.

Lo peor: Carece de sorpresas o sustos, que por otro lado tampoco los precisa.


Bumperkleef (Tailgate)

Chupando rueda

Bumperkleef (Tailgate)

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Bumperkleef (Tailgate)

En 2021 se cumplen 50 años del estreno de “Duel”, titulada por estos lares como “El diablo sobre ruedas”, primera cinta que señaló al director Steven Spielberg como un talento a tener en cuenta. La película se perfila como una perfecta candidata a leif motiv para la proxima edición del festival de Sitges, con el permiso de otros sonados aniversarios como el de “La naranja mecánica”, “La amenaza de Andrómeda”, “Un hombre lobo americano en Londres”(40 años), “Evil dead” (40) o “The innocents” (60 años). Sin duda todas son excelentes alternativas. Pero la cinta de Spielberg, pese a su escueto presupuesto y ser un proyecto pensado para televisión, dejó una impronta e influencia visual que ha perdurado desde entonces. “Jeepers Creepers”, “Nunca hables con extraños”, “Carretera al infierno” o la que nos ocupa “Tailgate” son sin duda deudoras de aquella. Pero también son deudoras todas esas cintas, como “Christine”, en las que los faros de un coche se iluminan de forma amenazante desde un plano lejano, combirtiendo la máquina en un demonio de metal. Spielberg también acierta escondiendo al monstruo como en el slasher tras una máscara, en este caso un camión, invitando al espectador a imaginar la cara del ejecutor que, en otra valiente iniciativa, no se nos va a permitir ver (recurso del que tiraría Carpenter en “Halloween”). A todas estas decisiones, se suma un talento a la hora de crear el suspense que recuerda al mejor Hitchcock y que es el despertar de una forma de encuadrar y entender el cine que cambiaría la industria.

Lo mejor: Divierte y pone de los nervios. Su villano merece una peli nueva.

Lo peor: Es tan efectiva que se queda en simple entretenimiento.


Marea alta

Perros de mate

Marea alta

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Marea alta

Se nos había escapado en Sitges y hemos podido verla en la edición online del Festival de Huelva. La verdad es que estos certámenes vía plataforma son de lo poco positivo que rescato de este año que por fin parece terminarse. Marea alta había logrado el premio blood window en Catalunya como mejor película latinoamericana del certamen y ya antes, en Sundance, había recibido una muy buena acogida por parte de la prensa especializada. Se trata de un peculiar home invasion sin apenas violencia explícita, que logra subir la presión sobre su protagonista de tal forma que a mitad de película te tiene totalmente acongojado.

Laura (Gloria Carrá) es una mujer madura y privilegiada económicamente. Ha decidido supervisar las obras de ampliación de su casa familiar y de paso tomar cierta distancia de su marido e hijos. Días antes de terminar la reforma, y en vista de que el resultado es muy bueno, invita al jefe de obra Weisman (Jorge Sesán) a tomar con ella una copa de vino, promesa de solución posterior a la tensión sexual que se masca entre ambos. Tras varios tiras y aflojas donde queda palpable que aparte del deseo son caracteres bien distintos, terminan la noche en la cama dando rienda suelta a sus fantasías. A la mañana siguiente el capataz se marcha de forma precipitada, dejando a Laura sola con sus dos peones que, conscientes del encuentro sexual, cambian su actitud servil por una desafiante confianza.

Lo mejor: Edificantemente incómoda. La forma en la que va rompiendo los límites de su protagonista.

Lo peor: Su tercio final supone una ruptura compleja de asimilar.


Krasue: Inhuman Kiss

Inhuman Kiss

Krasue: Inhuman Kiss

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Krasue: Inhuman Kiss

La Krasue, Penanggalan en Malasia, Ahp en Camboya y Kasu en Laos, es un fantasma o ser sobrenatural femenino oriundo de Tailandia. Su anatomía consiste en una cabeza flotante con los órganos internos colgando del cuello, como si hubieran sido arrancados del cuerpo. Despide un tenue resplandor, como fuego fatuo. Fue el monstruo titular de la mítica Mystics in Bali. Tal es el ser que habita la película Krasue: Inhuman Kiss, de 2019, de producción tailandesa.
En un pueblo apartado, una adolescente descubre que cayó sobre ella, o heredó, la maldición de la krasue. Todas las noches su cabeza y sus órganos se desprenderán de su cuerpo y flotaran, aterrorizando a los pobladores de la aldea en la que vive, buscando comida, matando y devorando el ganado. Un amigo de la infancia tratará de ayudarla a pesar de conocer la verdad, mientras otro se unirá a la búsqueda del monstruo, junto a un grupo de cazadores, que comanda un misterioso forastero, que quizás sea algo más.

Lo mejor: El uso de los propios mitos. La plasmación de la Krasue. La melancolía que emana la historia.

Lo peor: La narrativa morosa, un poco lenta para los estándares occidentales.


Tumbbad

La fiebre del oro

Tumbbad

Ver ficha completa


DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Tumbbad

Muchas de las producciones de género de otras latitudes (cercano oriente, sobre todo) están inexorablemente influenciadas por el cine norteamericano. Así vemos, por ejemplo, que en varias producciones turcas, los locales Djinns muchas veces se verán similares a los fantasmas o demonios occidentales, tanto en apariencia como en comportamiento. Las estéticas y los recursos para provocar miedo serán así mismo muy parecidos. Las producciones rusas también adolecen de esta influencia, con muchas de sus tramas calcadas de la enésima producción americana. Esto no sucede, afortunadamente, con Tumbbad (2017), reciente film de género hindú. Y no sucede porque está fuertemente influenciado por sus mitos (que, aunque estén creados para la ocasión, no tienen impronta occidental), en su historia, y en su gente.

En un templo dedicado a un dios olvidado, Hastar, y donde se rumorea que hay un fuerte tesoro en oro, su último sacerdote agoniza. Mientras, encerrada en una mazmorra, una anciana condenada debe ser alimentada para saciar un hambre maldito y eterno. Una mujer, la hija de la anciana, se encarga de cuidarlos a ambos. Esta cuidadora y su hijo, un niño fuertemente codicioso, abandonan el templo después de la muerte del sacerdote, dejando a la anciana encerrada. Años después, el niño, Vinayak Rao, ya adulto y que será el verdadero protagonista, volverá para interrogar a la anciana, o lo que queda de ella, sobre la manera de obtener el oro del templo ya abandonado. Con el secreto conocido, con el que consigue una módica cantidad de monedas de oro cada tanto, logra una lenta pero segura ascensión a la riqueza, lo que unida a su ya mencionada codicia, le traerá grandes y nefastas consecuencias. Develar más, por ejemplo, donde está el oro y como es obtenido, es arruinar la premisa para el espectador, solo decir que no tiene parecido con nada del cine occidental y que la representación del mal y lo mitológico está poderosamente enraizado en su milenaria cultura.

Lo mejor: El uso de la mitología propia, aunque inventada, sin influencia occidental. La ambientación y la narrativa histórica.

Lo peor: sin mayores fallas, quizás la narrativa un poco morosa para el público occidental.